PersonajesMary Wollstonecraft | Mary Shelley | Godwin | Millicent Fawcett | Emma Goldman | Virginia Woolf

Wollstonecraft: una protofeminista que supo producir un reverberante eco

Mary Wollstonecraft nació el 27 de abril de 1759 en Spitalfields (un barrio del este de la capital de Inglaterra) y murió el 10 de septiembre de 1797 en esa misma ciudad. Además de haber sido la madre de la afamada creadora de “Frankenstein o el moderno Prometeo” (1818) -Mary Shelley-, fue una eminente filosofa y literata (escribió novelas, cuentos, ensayos, tratados, relatos de viajes y un innovador libro consagrado al público infantil) que, a día de hoy, sigue siendo considerada como una de las figuras más destacadas de su período histórico y del (pre)feminismo del mundo moderno occidental eurocentrado.

Produjo más de una decena de textos (entre sus propios escritos y traducciones de autores alemanes y franceses): “Thoughts on the Education of Daughters” (1787) -titulada en español como “Reflexiones sobre la educación de las hijas”-; “Mary: A Fiction” (1788) –titulada en español como “La novela de María”-; “Original Stories from Real Life” (1788) –titulada en español como “Relatos originales de la vida real”-; “Of the Importance of Religious Opinions” (1788) – una traducción del francés al inglés de la obra de Jacques Necker, titulada en español como “La importancia de las opiniones acerca de la religión”-; “The Female Reader” (1789) – una antología de cuentos moralistas dirigidos a las mujeres, titulada en español como “La lectora femenina”-; “Young Grandison” (1790) –titulada en español como “Una serie de cartas de la joven a sus amigos”-; “Elements of Morality” (1790) – una traducción del alemán al inglés del educador reformista Christian Gotthilf Salzmann, titulada en español como “Elementos de la moralidad para el trato con los niños”-; “A Vindication of the Rights of Men “ (1790) –titulada en español como “Vindicación de los derechos del hombre”-; “A Vindication of the Rights of Woman”(1792) –titulada en español como “Vindicación de los derechos de la mujer”-; “An Historical and Moral View of the French Revolution” (1794) –titulada en español como “Un análisis histórico y moral de la Revolución Francesa”-; “Letters Written during a Short Residence in Sweden, Norway and Denmark” (1796) –titulada en español como “Cartas escritas durante una corta estancia en Suecia, Noruega y Dinamarca”-. Todos de gran envergadura durante su época y contundente interés en nuestra contemporaneidad.

En su obra “Vindicación de los derechos de la mujer” (su creación intelectual de mayor trascendencia histórico-cultural), rebatió la postura sostenida por los teóricos políticos y educacionales de ese siglo de que las mujeres no debían tener acceso a una educación argumentando que sí era imperioso que la recibiesen ya que eran sustanciales para la nación porque eran ellas las encargadas de adoctrinar a sus hijos (ciudadanos y, en algunos casos, futuros gerifaltes). A su vez, argüía que proporcionarles el derecho y la habilidad de mantenerse económicamente era esencial para su dignidad y que impedirles el acceso a una ciudadanía completa iba en detrimento del liberalismo, el humanismo y la sociedad en general.

800px-MaryWollstonecraft jhon opie(1).jpg

Entre el círculo de intelectuales radicales en el que ella y Godwin (su íntimo amigo anarquista, luego esposo, padre de Mary Shelly y escritor de su biografía post mortem) se movían, “Vindicación de los derechos de la mujer” fue recibido con entusiasmo; muy contrariamente al resto del público georgiano. Horace Walpole, el conservador autor de la popular novela gótica “The castle of Otranto” –“El castillo de Otranto”- (1764), se refirió a Wollstonecraft como “una hiena con enaguas”.

La negatividad de su imagen pública empeoró cuando, tras su prematura muerte (gracias a una infección por una ruptura de placenta durante el parto de su hija Mary), en noviembre de 1797, su esposo publicó una retrospectiva de su vida: “Memorias de la autora de Vindicación de los derechos de la mujer” (1798). Godwin no omitió detalles no solo sobre su propia relación premarital con Wollstonecraft, sino también la relación previa que esta había tenido con Gilbert Imlay, la ilegitimidad de su primera hija (Fanny) y sus intentos de suicidio.

El escándalo ocasionado por esas sórdidas revelaciones oscurecieron su legado filosófico y literario por casi una centuria, hasta que a principios del siglo XX figuras como la sufragista Millicent Fawcett, la anarquista Emma Goldman y la autora Virginia Woolf, recuperaron y celebraron los “experimentos de su vida” (como Woolf los llamó en su famoso ensayo de 1929: “A room of one’s own” -“Una habitación propia”-) y la convirtieron en un ícono feminista.

Mary Wollstonecraft fue enterrada en St Pancras Old Church y allí se le construyó un memorial, aunque tanto sus restos como los de Godwin fueron trasladados posteriormente a Bournemouth. En su lápida puede leerse: “Mary Wollstonecraft Godwin, autora de “Vindicación de los derechos de la mujer”. Nacida el 27 de abril de 1759. Fallecida el 10 de septiembre de 1797”

Dejá tu comentario