PinturaBerthe Morisot | arte | Pissarro | Paul Valéry

Una suavidad que lo transmite todo

A lo largo de su vida, Berthe Morisot fue considerada por sus amigos cercanos, Renoir, Monet y Degas, como una figura central del movimiento impresionista. Mostró en siete de las ocho históricas exhibiciones impresionistas (solo Pissarro mostró en todas) y dejó tras de sí una obra experimental implacable que se desarrolla junto a Manet hasta la década de 1870, florece en las grandes pinturas de jardines de la década de 1880 y se anticipa al próximo siglo dando un giro hacia el expresionismo de búsqueda interior en la década de 1890.

Cuando Berthe Morisot murió, en 1895, Pissarro le rindió homenaje en una carta a su hijo: "Todavía en París, porque quiero asistir al funeral de nuestra compañera Berthe Morisot, quien murió después de un ataque de influenza. Difícilmente pueda concebir lo sorprendidos que estamos todos y lo conmovidos, también, por la desaparición de esta distinguida mujer, dueña un talento tan espléndido, y que honró a nuestro grupo impresionista que se está desvaneciendo, como todas las cosas. ¡Pobre madame Morisot, el público apenas la conoce!"

Cuando la segunda exposición impresionista se inauguró en la primavera de 1876 en París, un crítico de lengua afilada describió a sus participantes como "cinco o seis locos, uno de los cuales es una mujer". La mujer, por supuesto, era Berthe Morisot, quien a pesar de su género se convirtió en una figura destacada del movimiento artístico más famoso del siglo XIX.

Morisot_Lady_at_her_Toilette.jpg
<i>Mujer en su baño</i> (1875).
Mujer en su baño (1875).

Morisot cultivó su talento artístico y alcanzó el éxito a una edad temprana con la aceptación al Salón a los 23 años, y mantuvo tenazmente su rango en la vanguardia de los pintores franceses hasta su muerte 30 años después. Aunque con frecuencia era autocrítica con su trabajo y las convenciones sociales de la época le impidieron tratar el mismo tema que sus homólogos masculinos, Morisot, sin embargo, consiguió los contactos y el apoyo que le permitieron desarrollar su propia carrera independiente como artista por más de tres décadas, dejando una marca permanente en la dirección del arte francés.

Las curadoras francesas dieron crédito a las académicas feministas de América del Norte por haber ayudado a llamar la atención sobre Morisot a lo largo de las décadas, pero tampoco ha sido destacada propiamente como artista en aquella parte del planeta. En vida, Morisot fue atenta de las muestras y las negociaciones. Fue estratégica sobre los temas que pintaba. Los coleccionistas más importantes compraban sus obras. Pero Berthe, dueña de una holgada posición económica, no necesitaba vender de la manera en que Renoir y Monet tenían que hacerlo. Los distribuidores demoraron más en presionar a una mujer para exhibir o vender, y la artista murió justo cuando las obras impresionistas comenzaron a ser más apreciadas y recogidas. Tal vez Morisot hubiera tenido una influencia más reconocida en las siguientes generaciones de pintores si sus obras hubieran estado a la vista en la primera década del siglo XX, tal como lo fueron las de Cézanne y Monet. Morisot escribió en su diario en 1890: "No creo que haya habido un hombre que haya tratado a una mujer como a una igual, y eso es todo lo que hubiera pedido, sé que valgo tanto como ellos".

Morisot_Girl_with_Greyhound_.jpg
<i>Julie y su galgo</i> (1893).
Julie y su galgo (1893).
Berthe_Morisot_-_Sommertag_-_1879.jpeg
<i>Día de verano</i> (1879).
Día de verano (1879).

Un año después de su muerte, en 1896, Renoir, Monet y Degas hicieron una muestra conmemorativa con casi 400 obras, la exposición Morisot más grande que jamás se haya realizado, e incluyó pinturas a las que ningún curador ha tenido acceso desde entonces. Los descendientes de Morisot custodiaron sus pinturas como obras maestras y preciosas reliquias; muchos de ellos son de su hija Julie Manet, su sobrina Paule Gobillard y otros miembros del círculo familiar, incluido su esposo, Eugène Manet, hermano de Édouard. Una proporción asombrosa del trabajo más importante de Morisot todavía está en manos privadas. Pinturas significativas ni siquiera se han reproducido.

Berthe_Morisot_002.jpg
<i>Eugène Manet en la Isla de Wight</i> (1875) - Colección privada.
Eugène Manet en la Isla de Wight (1875) - Colección privada.

La influencia de Morisot se extendió a importantes poetas y compositores de su época. Uno de sus amigos más cercanos era el poeta Mallarmé, con quien compartía el amor por la brevedad y la música. El poeta Paul Valéry, sobrino de Morisot por matrimonio, vivió su vida adulta en lo que había sido su casa, rodeado de sus pinturas, escribió introducciones para los catálogos de sus espectáculos y representó la tradición continua de comprensión entre los descendientes de ese círculo íntimo. Valéry comentó las similitudes entre el efecto de los lienzos de Morisot y el de los poemas de Mallarmé. "Formados por la nada, multiplican esa nada, una sospecha de niebla o de cisnes, con un arte táctil supremo, la habilidad de un pincel que apenas penetra en la superficie. Pero esa suavidad lo transmite todo: el tiempo, el lugar y la estación, la experiencia y la rapidez que aporta, el gran regalo para aprovechar lo esencial, para reducir al mínimo la materia y dar así la impresión más fuerte posible de un acto mental".

Berthe_Morisot,_1875.jpg
Berthe Morisot en 1875, fotografía de Charles Reutlinger.
Berthe Morisot en 1875, fotografía de Charles Reutlinger.

Dejá tu comentario