FotografíaFrank Percy Smith | naturaleza | ciencia | cine | fotografía

Un nuevo modo de ver el mundo

Las increíbles filmaciones de Frank Percy Smith, realizadas desde la primera década del siglo XX, fueron pioneras en la cinematografía científica, mostrando la vida de insectos y plantas de una manera que la gente nunca había visto antes. La historia de estas imágenes y su creador, dieron forma a los documentales y programas de televisión tal como hoy los conocemos.

Frank Percy Smith nació en 1880 en Islington, un vecindario al norte de Londres. Desde muy pequeño se sintió atraído por estudiar la naturaleza por sus propios medios: construyó su primer microscopio cuando era un adolescente, colocando un ocular y un objetivo en un rociador de plantas que encontró en el jardín y usando un mango de escoba como trípode. Su interés particular se enfocó en las arañas británicas. Pasó horas recolectándolas en Epping Forest, un viaje en tren relativamente corto desde Londres. A pesar de su atracción por la historia natural y la ciencia en general, su familia lo instó a aceptar un trabajo como empleado de la Junta de Educación. Comenzó a trabajar a los 14 años, e incluso durante esas horas diseñó dispositivos para ahorrar tiempo, como un duplicador rotatorio hecho con una lata de cacao. Pasaba sus horas libres recogiendo arañas y examinándolas bajo su microscopio, o leyendo revistas de divulgación científica. En 1899, Smith, de 19 años, se unió al Club Microscópico de Quekett, fundado en 1865 por y para entusiastas de los microscopios. Poco después, estaba complementando sus pequeños ingresos con conferencias, ayudado en las proyecciones por una "linterna mágica" con fotografías que él mismo tomaba.

Sus primeros experimentos con la cinematografía comenzaron en 1908, con una mosca que tomo por mascota. Para disminuir el aburrimiento de su trabajo, Smith se hizo amigo de una bluebottle (una mosca común de la familia Calliphoridae). Ató un hilo al insecto y lo alimentó con leche. Smith tomó una foto increíblemente ampliada de la mosca bebiendo, de su lengua larga y esponjosa absorbiendo la leche, y la mostró en su oficina. La historia dice que uno de sus compañeros mostró la imagen a Charles Urban, uno de los primeros productores y distribuidores de películas que se especializó en lo que se denominaron películas de "interés". En mayo de 1908, Urban le entrega a Smith una cámara de cine y dos rollos de película de 35 mm, diciendo: "Muéstrame lo que puedes hacer". Smith regresó con imágenes de libélulas, hormigas peleando y hormigas ordeñando pulgones. Volvieron a darle otros dos rollos de película. Sin darse cuenta, Smith estaba trabajando, a tiempo parcial, para el hombre que, si no había inventado la divulgación moderna y cinematográfica, ciertamente hacía mucho para promoverla.

percy.jpeg

En 1903, Charles Urban había exhibido una serie de películas tomadas por el zoólogo y cineasta F. Martin Duncan en el Teatro Alhambra de Leicester Square, Londres. El programa incluyó el film Cheese Mites, en el cual un caballero muy elegante, descubría dentro de su propio almuerzo, y con su práctica lupa de mano, todo un mundo de bestias con forma de cangrejo de extremidades velludas. Esta clase de películas ocupaban el mismo lugar en el entretenimiento de la población que las canciones románticas o los espectáculos de comedia. Las salas de música eran de los pocos lugares que contaban con proyectores.

percy mites
Cheese Mites (1903).

La película de la mosca-mascota (The Balancing Bluebottle, 1908) realizando acrobacias fue el primer lanzamiento de Smith con Urban. Smith explicó que fue filmada "como resultado de un experimento científico técnico", un esfuerzo por "demostrar, de la manera más gráfica posible, su gran fuerza y poder de resistencia".

percy fly mosca
The Acrobatic Fly (1910).

Con el respaldo de Urban, Smith estaba en camino de convertirse en algo sin precedentes en su época: un cineasta. En 1909, Smith comenzó a experimentar con la animación stop-motion en: Demostrando cómo vuelan las arañas (To Demonstrate How Spiders Fly, 1909), con una araña mecánica que lanza un hilo de seda al viento para "volar".

percy spiders
To Demonstrate How Spiders Fly (1909).

Su siguiente gran logro fue ¨El nacimiento de una flor¨, de 1910 (The Birth of a flower), una serie en timelapse, o como él lo llamó "ampliación del tiempo", con grabaciones de tulipanes, azucenas, y rosas que florecen. Ese año, dejó su puesto en la Junta de Educación para convertirse en un "experto en fotografía y cinemática", tal como fue registrado en el censo de 1911.

flor percy
The Birth Of A Flower (1910).

Es difícil exagerar los desafíos que enfrentó Smith para obtener las imágenes que lograba con la tecnología disponible en ese momento. Su cámara tenía una manivela y era muy grande, y sus primeros planos extremos hacían que cualquier vibración pudiera arruinar un disparo. El material de la película requería luz muy brillante, que muchas veces era perjudicial para los organismos microscópicos que intentaba filmar. Pero Percy era implacablemente inventivo. Montó alarmas en sus dispositivos de timelapse para avisarle cuándo cambiar la película o si algo había salido mal. En una película de 1912, usó arcilla para modelar y detener el movimiento para hacer que un lagarto se fundiera en una bota. Y fue persistente, durante meses, incluso años, para capturar la apertura de un capullo, una nutria atrapando un pez, los mundos microscópicos de la vida orgánica escondida en el agua de un estanque.

Luego llegó la guerra y los aficionados al cine tuvieron menos tiempo para dedicarle a la naturaleza. Smith fue reclutado como camarógrafo para el Royal Naval Air Service, y finalmente filmó la rendición de la flota alemana desde una aeronave. Incluso después de la guerra, no hubo mucho interés en su trabajo. Urban, que era estadounidense, se había mudado a Nueva York. Entonces, cuando Harry Bruce Woolfe, un productor de cine y empresario, lo llamó, Smith aceptó inmediatamente. La compañía de Woolfe, British Instructional Films, producía regularmente películas de "interés" sobre la guerra que recién finalizaba, sobre viajes, ciencia y naturaleza. En 1922, Woolfe lanzó la serie Secrets of Nature, cortometrajes dedicados a temas como el ciclo de vida de los insectos o plantas. Se acercó a Smith en 1924 para filmar insectos, animales acuáticos, flora y microscópicos. Smith desempolvó sus máquinas y se puso a trabajar. Uno de sus primeros lanzamientos para Woolfe, Battle of the Ants, fue una batalla organizada entre dos nidos de hormigas de madera, creada por la Royal Zoological Society. "Era como ver un partido de fútbol entre varios miles de jugadores con la misma camiseta", recordó Smith.

smith_with_herons.jpg

La devoción de Smith por su oficio se ve acentuada en el hecho de que la mayoría de sus películas fueron filmadas en su casa; su estudio-conservatorio hacía tiempo que se había expandido para ocupar gran parte de la casa. El jardín estaba repleto de maleza, un tema frecuente en sus pelicula. Los insectos estaban por todas partes, por dentro y por fuera. A finales de la década de 1920, la casa estaba repleta con moho de varios tipos. Comenzó con platos de comida podrida y jarras de agua de estanque por todas partes, eran los actores y las actrices principales de lo que fuera que estuviera filmando. El moho se extendió, eventualmente levantó la pintura y el papel de una pared entera y nunca abandonó completamente el living. Esto se convirtió en un problema para fines de la década: su reputación como científico cinematográfico, impulsada por Secrets of Nature, era suficiente grande para que personas importantes quisieran visitarlo en su laboratorio y estudio. Debido a ello, los ejecutivos de British Instructional Film, conscientes de como vivía, construyeron un set de filmación en sus propios estudios. Al final de su carrera en 1933, Smith había hecho un tercio de las 144 películas de Secrets of Nature, lo que significa que, aunque no era el único cineasta científico, su estilo cinematográfico era bastante influyente. Sus películas, en muchos aspectos, fueron el estándar en la forma en que funcionaban los documentales de naturaleza y vida silvestre y, algunos dirán, siguen siéndolo. En Battle of the Ants, por ejemplo, la batalla titular se organizó en beneficio de los espectadores. No habría ocurrido sin la intervención del cineasta y los científicos. Si bien el trabajo de Smith fue pacientemente observacional, también era consciente de que tenía que haber alguna acción: las hormigas tenían que estar haciendo algo, como público queremos ver las púas del puercoespín o ver al hurón atacar una serpiente.

percy23.jpg

A pesar de su estatus de semi celebridad, se sabe muy poco sobre la vida privada de Smith. Pero entre los años 30 y 40, sabemos que sufrió una enfermedad intermitente, posiblemente una depresión. Parecía sentirse una persona fuera de lugar en el tiempo. “El mundo ahora sacrifica todo a la velocidad. La tranquilidad parece ser considerada como una condición detestable para ser expurgada por cualquier medio que la ciencia aplicada pueda idear ", escribió Smith en la década de 1930," y este estado de cosas no fomenta la producción del tipo de individuo que puede satisfacerse a sí mismo en una Investigación de las bellezas ocultas de la naturaleza ". El 24 de marzo de 1945, Frank Percy Smith murió. La biografía en la parte posterior de See How They Grow, el libro que acompañó a su serie de películas sobre los ciclos de vida de las plantas afirmaba que había sido asesinado en un bombardeo durante la guerra. Falso: Smith, de acuerdo con el juicio del juez de instrucción, metió la cabeza en el horno a gas en la cocina de su casa de Southgate y se suicidó. Lo sobrevivió su esposa, Kate, y su hija, pero su reputación como uno de los científicos cinematográficos más importantes de Gran Bretaña apenas duró una generación. Sus innovaciones técnicas fueron adoptadas en gran medida por otros cineastas, pero sin siquiera un reconocimiento tácito de quién las había inventado. Las máquinas mismas se perdieron. Su nombre fue en gran parte olvidado. Cualquiera sea el legado de Smith, está claro que, sin él, los documentales científicos sobre la vida salvaje y la naturaleza modernos se verían muy diferentes. No tendríamos la misma televisión sobre historia natural si Percy Smith no se hubiera dedicado a realizar esas películas entre las dos guerras mundiales.

percy magic
Secrets Of Nature - Brewster's Magic (1933).
percy micro nature
Micro Nature (1938).

Dejá tu comentario