HistoriaSamuel Taylor Coleridge | Kubla Khan | John Milton | Jorge Luis Borges | Lord Byron | opio

Soñando un poema

Este poema se ha convertido en un clásico de la literatura inglesa, compuesto por un joven autor que buscó inspiración en la elación que brinda el opio.

Samuel Taylor Coleridge dijo que escribió “Kubla Khan” en el otoño de 1797, pero no fue publicado hasta que leyó a George Gordon, Lord Byron en 1816, e insistió en que se vaya a imprimir inmediatamente. Es un poema de gran alcance, legendaria y misteriosa, compuesto durante un sueño de opio, sin duda un fragmento. En la nota preliminar publicada con el poema, Coleridge afirmó que escribió varios cientos de líneas durante su ensimismamiento, pero no fue capaz de terminar de escribir el poema, cuando se despertó porque su frenética escritura se interrumpe:

El siguiente fragmento está aquí publicada a petición de un poeta de gran y merecida celebridad [Lord Byron], y, en lo que se refiere a las propias opiniones del autor, y no como una curiosidad psicológica, que en el suelo de los méritos poéticos supuestos.

En el verano del año 1797, el autor, a continuación, en la mala salud, se había retirado a una granja-casa solitaria entre Porlock y Linton, en los confines de Exmoor Somerset y Devonshire. Como consecuencia de una ligera indisposición, un calmante habían prescrito, de los efectos de los que se quedó dormido en su silla en el momento en que estaba leyendo la siguiente frase o palabras de la misma sustancia, en la Peregrinación de Purchas : “Aquí el Kubla Khan ordenó un palacio que se construyó, y en ello jardín señorial. Y por lo tanto diez millas de terreno fértil cercadas con una pared.”El autor continuó durante unas tres horas en un profundo sueño, al menos de los sentidos externos, tiempo durante el cual cuenta con la confianza más vivo, que no habría podido componer menos que de dos a tres cientos de líneas; si ese hecho puede ser llamado composición en la que todas las imágenes levantaron contra él como cosas, con una producción paralela de las expresiones correspondientes, sin ninguna sensación o conciencia del esfuerzo. Al despertar, se le apareció a sí mismo para tener un recuerdo distinto del conjunto, y tomando su pluma, tinta y papel, y al instante se apresuraron a escribir las líneas que están preservados. En este momento en que fue llamado por desgracia a cabo por una persona de negocios de Porlock, y detenido por él más de una hora, ya su regreso a su habitación, que se encuentra, a su no poca sorpresa y mortificación, que a pesar de que aún conservaba algún recuerdo vago y tenue del sentido general de la visión, no obstante, con la excepción de unos ocho o diez líneas dispersas e imágenes, todo el resto había fallecido como las imágenes en la superficie de una corriente en la que se ha echado una piedra, pero, por desgracia! sin el después de la restauración de este último!

A continuación, todo el encanto

Está roto - todo lo que phantom-mundo tan justa

del expreso, y mil circlets extendió,

y cada una mala forma de la otra. Manténgase awile,

Pobre juventud! que apenas dar’st alza tu ojos–

La corriente pronto renovar su suavidad, poco

Las visiones volverán! Y he aquí, se queda,

y luego los fragmentos oscuros de formas preciosas

acudirán velozmente de vuelta, unir, y ahora, una vez más

La piscina se convierte en un espejo.

Sin embargo, a partir de los recuerdos todavía sobreviven en su mente, el autor se ha propuesto con frecuencia para terminar por sí mismo lo que había sido al principio, por así decirlo, dado a él, mas el día siguiente a que está por venir.

“Kubla Khan” es famoso incompleta, y por lo tanto no puede decirse que sea un poema aún estrictamente formal de su uso del ritmo y de los ecos de finales rimas es magistral, y estos dispositivos poéticos tienen mucho que ver con su poderosa influencia sobre la imaginación del lector. Su metro es una serie de canto IAMB s , a veces tetrameter (cuatro pies en una línea, da DUM DUM da da da DUM DUM) y, a veces pentámetro (cinco pies, da DUM DUM da da da DUM DUM DUM da). Rimas terminando alineación están en todas partes, no en un patrón simple, pero entrelazadas de una manera que se acumula al clímax del poema (y hace que sea muy divertido para leer en voz alta). El esquema de la rima se puede resumir de la siguiente manera:

ABAABCCDBDB

EFEEFGGHHIIJJKAAKLL

MNMNOO

PQRRQBSBSTOTTTOUUO

(Cada línea de este esquema representa una estrofa. Tenga en cuenta que no he seguido la costumbre de comenzar cada nueva estrofa con “A” para la rima-sonido, porque quiero hacer visible cómo Coleridge rodeó a utilizar rimas anteriores en algunas de las estrofas posteriores -. por ejemplo, las s “a” en la segunda estrofa, y las s “B” en la cuarta estrofa)

“Kubla Khan” es un poema claramente destinado a ser hablado. Así que muchos de los primeros lectores y críticos encontraron que literalmente incomprensible que se convirtió en una idea comúnmente aceptada de que este poema se “compone de sonido en lugar de sentido”. Su sonido es hermoso, como será evidente para cualquiera que lo lea en voz alta.

El poema es, sin duda , no carente de significado, sin embargo. Comienza como un sueño estimulado por la lectura del 17 de libro de viajes del siglo Samuel Purchas’ de Coleridge, purchas su peregrinación, o Relaciones del mundo y las religiones observó en todos los tiempos y lugares descubiertos, desde la Creación hasta el presente (Londres, 1617). La primera estrofa describe el palacio de verano construida por Kublai Khan, el nieto del guerrero mongol Gengis Khan y fundador de la dinastía Yuan de los emperadores chinos en el siglo 13, en Xanadu (o Shangdu):

En Xanadu hizo Kubla Khan

Un decreto imponente cúpula de placer

Xanadu, al norte de Beijing en Mongolia interior, fue visitada por Marco Polo en 1275 y después de su relato de sus viajes a la corte de Kublai Khan, la palabra “Xanadu” se convirtió en sinónimo de opulencia y esplendor extranjera.

Para agravar la calidad mítica del lugar Coleridge está describiendo, próximas líneas del poema conocido como el lugar de Xanadu

Donde Alph, el río sagrado, corrió

a través de cavernas inconmensurables para el hombre

Esta es probablemente una referencia a la descripción del río Alfeo en la Descripción de Grecia por el segundo geógrafo Pausanias siglo (traducción de Thomas Taylor 1794 estaba en la biblioteca de Coleridge). Según Pausanias, el río se eleva hasta la superficie, y luego desciende a la tierra de nuevo y viene en otras partes de las fuentes-claramente la fuente de las imágenes de la segunda estrofa del poema:

Y a partir de este abismo, con hirviente torbellino incesante,

como si esta tierra en pantalones gruesos rápidas respirara,

una poderosa fuente por momentos se vio obligado:

En medio de cuya rápida ráfaga de entramado de intermitente

enormes fragmentos de bóveda como los rebotes granizo,

o grano chaffy debajo de desgranado de la trilladora:

y ‘mediados estas rocas de baile a la vez y para siempre

Se arrojó hasta por momentos el río sagrado.

Pero donde se miden las líneas de la primera estrofa y tranquila (en tanto el sonido y el sentido), esta segunda estrofa se agita y extrema, como el movimiento de las rocas y el río sagrado, marcado con la urgencia de signos de admiración tanto al principio de la estrofa y en su extremo:

Y ‘mediados de este tumulto Kubla escuchar a lo

voces ancestrales profetizando guerra!

La descripción fantástico se vuelve aún más en la tercera estrofa:

Fue un milagro de dispositivo rara,

un placer de cúpula soleado, con cuevas de hielo!

Y luego la cuarta estrofa hace un giro repentino, la introducción de “I” del narrador y girando partir de la descripción del palacio de Xanadú a otra cosa que el narrador ha visto:

Una doncella con un dulcimer

En una visión, una vez vi:

Era una dama de Abisinia,

Y en su dulcimer juega ella,

Canto del monte Abora.

Algunos críticos han sugerido que el monte Abora es el nombre de Coleridge de Monte Amara, la montaña descrito por John Milton en El paraíso perdido en la fuente del Nilo en Etiopía (Abisinia) - un paraíso africano de la naturaleza que aquí se encuentra junto al paraíso creado de Kubla Khan en Xanadu.

A este punto “Kubla Khan” es todo magnífica descripción y la alusión, pero tan pronto el poeta realidad se manifiesta en el poema de la palabra “yo” en la última estrofa, se vuelve rápidamente de la descripción de los objetos en su visión para describir su propia esfuerzo poética:

Pude revivir dentro de mí

Su sinfonía y el canto,

a un profundo deleite ‘tales twould conquistarme,

que con música fuerte y largo,

me gustaría construir esa cúpula en el aire,

esa cúpula de sol! esas cuevas de hielo!

Este debe ser el lugar en que se interrumpió la escritura de Coleridge; cuando volvió a escribir estas líneas, el poema resultó ser sobre sí mismo, sobre la imposibilidad de que materializa su visión fantástica. El poema se convierte en el placer de cúpula, el poeta se identifica con Kubla Khan-ambos son creadores de Xanadú, y Coleridge se apeaking de ambos poeta y Khan en últimas líneas del poema:

Y todo debe llorar, ¡Cuidado! ¡Tener cuidado!

Sus ojos brillantes, su cabello flotando!

Tejer un círculo alrededor de él tres veces,

y cierra los ojos con temor santo,

para que el rocío de miel hath alimentado,

y se bebe la leche del paraíso.

*

“… lo que él llama una visión, Kubla Khan - el que dijo visión que se repite con tanto encanto que irradia y trae el cielo y glorietas Elysian en mi sala.”

–De una carta de 1816 a William Wordsworth , en las cartas de Charles Lamb (Macmillan, 1888)

*

“El primer sueño añadió un palacio a la realidad; la segunda, que se produjo cinco siglos después, un poema (o el comienzo de un poema) sugerido por el palacio. La similitud de los sueños toques de un plan …. En 1691 Padre Gerbillon de la Compañía de Jesús confirmó que ruinas eran todo lo que quedaba del palacio de Kubla Khan; sabemos que apenas cincuenta líneas del poema fueron rescatadas. Estos hechos dan lugar a la conjetura de que esta serie de sueños y trabajos aún no ha terminado. El primer soñador se le dio la visión del palacio, y lo construyó; la segunda, que no sabía de sueño del otro, se le dio el poema sobre el palacio. Si el plan no falla, algún lector de ‘Kubla Khan’ soñará, en una noche siglos alejados de nosotros, de mármol o de la música. Este hombre no va a saber que otros dos también soñaron.

–de “El sueño de Coleridge” en Otras inquisiciones, 1937-1952 por Jorge Luis Borges , traducido por Ruth Simms (University of Texas Press, 1964, reimpresión próxima noviembre de 2007)

Texto extraído de la web: https://www.greelane.com/es/humanidades/literatura/samuel-taylor-coleridges-poem-kubla-khan-2725508/

Dejá tu comentario