PersonajesTita Merello | San Telmo | Victoria Ocampo | Luis Sandrini | Argentina | cine | tango

Se dice de mí: La figura de Tita Merello

Tanguera aguerrida y mujer de personalidad avasallante, con su pensamiento logró romper y transgredir los esquemas de una época por demás conservadora.

Laura Ana Merello, “Tita”, nació en el barrio porteño de San Telmo, exactamente en la calle Defensa 715, el 11 de octubre de 1904. Su madre era Ana Gianelli, planchadora, y su padre, Santiago Merelli, cochero de mateos, murió cuando ella tenía 7 meses de vida.

La infancia de Tita Merello, en sus propias palabras: ¨Yo conocí el hambre. Yo sé lo que es el miedo y la vergüenza¨. ¨Mi infancia fue breve. La infancia del pobre es más breve que la del rico. Era triste, pobre y fea. ¨

Cuando tenía quince años, se cruzó con el redactor periodístico del diario La Nación, Eduardo Borrás, de quien se hizo muy amigo y se volvió su gran maestro. Fue tan lista que de ser analfabeta pasó a ser parte de la revista Voces en 1931, publicando los artículos que escribía. Disfrutaba escribir crónicas, poemas, consejos y su historia de vida, que luego publicaría en su libro La calle y yo que editó en 1972.

la_calle_y_yo_tita_merello.jpg

Su primer acercamiento a los escenarios cuando acudió a un pedido de coristas en un teatro cercano el puerto, frecuentado por marineros, llamado "Ba ta clán”, a partir de entonces, a las coristas se las llamó "bataclanas", sinónimo de "mujer alegre". Luego se convirtió en vedette y estrenó la obra "Leguisamo solo", de gran éxito.

Fue una de las primeras cantantes de tango surgidas en la década de 1920 que crearon la modalidad vocal femenina en el rubro. Adquirió popularidad principalmente por sus interpretaciones de Se dice de mí y La milonga y yo.

tita merello

Su debut en cine fue en el primer filme sonoro argentino, ¡Tango!, junto a Libertad Lamarque. Luego de realizar una serie de películas a lo largo de la década de 1930, se consagró como actriz dramática en La fuga (1937), dirigida por Luis Saslavsky.

Fue gran amiga de Victoria Ocampo, y aunque se la conoció como una mujer muy solitaria, tuvo romances con varios actores con los que trabajó. Probablemente el más importante fue Luis Sandrini, con quien estuvo durante seis años. Cuando él tuvo que viajar a México, Tita lo acompañó. Allí surgieron propuestas actorales de considerable importancia. La crítica mexicana elogio su trabajo de tal manera que ganó el premio Ariel, el más importante del país. En un viaje a Europa Luis Sandrini conoció a la actriz Malvina Pastorino con quien se casó y tuvo 2 hijas. Merello, muy dolida, la consideró su gran enemiga durante casi toda su vida.

tita merello

En 1955 no tenía muchas posibilidades de trabajo y fue acusada de traficar té de Ceylán. Desesperada, decidió viajar a México tras el derrocamiento del Presidente Juan Domingo Perón.

A partir de los primeros años de 1960, regresó a Argentina, y la mayoría de sus trabajos fueron dirigidos por su amigo Enrique Carreras. Fue una asidua partícipe del ciclo televisivo Sábados circulares y su actuación en La Madre María (1974), dirigida por Lucas Demare, fue muy elogiada por los críticos y le proporcionó una renovada popularidad. Se retiró en 1985 aunque continuó realizando apariciones públicas y brindando consejos en radio y televisión. En 1990 fue distinguida como «Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires» por ser un «mito viviente de la iconografía porteña». En 1989 y en 1991 recibió el premio Podestá a la Trayectoria.

Falleció a los 98 años en la Nochebuena de 2002, en la Fundación Favaloro. Al momento de su muerte, contaba en su haber con treinta y tres películas, veinte obras teatrales, tres ciclos radiales y varias participaciones en espectáculos de revista y televisión.

tita merello.jpg

Dejá tu comentario