PinturaRaquel Forner | Argentina | Buenos Aires

Raquel Forner, pintora argentina

Se cumplen treinta años de la muerte de una de las grandes protagonistas de la escena artística porteña. Junto al escultor Alfredo Bigatti, su marido, creó la fundación que lleva el apellido de ambos en el barrio de San Telmo.

A los 12 años viajó con sus padres a España y fue allí cuando nació su pasión por el arte. Sus primeras obras son de esa época. Con una definida vocación ingresa en la Academia Nacional de Bellas Artes en donde obtiene el título de Profesora de Dibujo en 1922. Un año antes la revista El Hogar ya la menciona dentro de las futuras graduadas de la Escuela de Bellas Artes.

Se presenta por primera vez en el Salón Nacional en 1924, obteniendo el Tercer Premio. La crítica de la época le da gran difusión: Fray Mocho, Atlántida, Revista América, La Prensa, Plus Ultra, Martín Fierro, La Vanguardia destacan su temprana personalidad y la fuerza expresiva de su obra.

En 1929 Forner regresó a Europa, donde entró en contacto con artistas europeos y con los argentinos que conformaron la llamada Escuela de París. Todos eran conscientes de la gran renovación y expusieron muchas veces, reunidos con el adjetivo de "modernos".

En 1930 expone en el Salón de las Tullerías y participa en la 1ª Exposición del grupo latinoamericano de París, en la Galería Zak. Junto a ella exponen, entre otros, Butler, Del Prete, Pissarro, los uruguayos Carlos Alberto Castellanos, Figari y Torres García y los mexicanos Rivera, Orozco y Lazo. Regresa a Buenos Aires ese mismo año y en octubre, invitada por Alfredo Guttero, realiza una muestra individual de óleos, acuarelas y dibujos en el Salón de la Wagneriana.

En 1932, con Alfredo Guttero, Pedro Domínguez Neira y el escultor Alfredo Bigatti fundaron los Cursos Libres de Arte Plástico, y en 1934 obtuvo el Segundo Premio de Pintura en el XXIV Salón Nacional de Bellas Artes. Dos años más tarde se casó con Alfredo Bigatti; juntos encargaron a Alejo Martínez otro miembro del grupo de París, importante difusor de la arquitectura racionalista en la Argentina la casa-taller en San Telmo.

forner bigatti.png

Sobre los años treinta, la realidad nacional e internacional que iba inundando el panorama de artistas e intelectuales, invadió también la obra de Raquel Forner: la guerra civil y la Segunda Guerra Mundial la obligan a observar el paisaje caótico del mundo y a operar un viraje hacia el compromiso con la actualidad. Se identificó con las luchas que encarnó la internacional antifascista y dio un nuevo rumbo a su carrera construyendo una iconografía poderosamente expresiva centrada en la imagen de la mujer como protagonista. El sentido dramático inunda su obra en estos años. En 1937 comienza su Serie de España, en 1939 la del Drama, que seguirá hasta 1946, año en que inicia la serie Las rocas. «Necesito que mi pintura sea un eco dramático del momento que vivo», declaraba Raquel Forner en 1938 después de haber presentado Mujeres del mundo, una de las obras que integra la larga saga de piezas que realiza a partir de 1937 ligadas al drama de la guerra (la española primero, la mundial luego).

forner el drama.jpg
<i>El Drama</i> - Forner, Raquel - Museo Nacional de Bellas Artes.
El Drama - Forner, Raquel - Museo Nacional de Bellas Artes.

RF_Mujeres-del-Mundo.jpg
<i>Mujeres del mundo</i> - Forner, Raquel.
Mujeres del mundo - Forner, Raquel.

En 1946 expone en forma individual en la galería Müller y obtiene el Premio Palanza que le otorga la Academia Nacional de Bellas Artes.

Recibe el Gran Premio de Honor del Salón Nacional en 1956 y al año siguiente viaja a los Estados Unidos. Expone en la Pan-American Union de Washington y en la Bienal Interamericana de Porto Alegre, Brasil. El Museo de Arte Moderno de Nueva York adquiere Lunas. En 1958 participa en la Bienal de Venecia.

En 1960 realiza una exposición individual en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro y en 1961 es invitada de Honor de la Sección Argentina en la VI Bienal de San Pablo. El Museo Nacional de Bellas Artes le dedica una muestra durante 1962 y recibe el Gran Premio de Honor de la Bienal Americana de Arte organizada por IKA en Córdoba.

Múltiples exhibiciones personales y colectivas se suceden entre 1966 y 1988, tanto en Latinoamérica como en Europa, Japón, Canadá y los EE.UU. La individual que realiza en 1967 en Drian Galleries de Londres, incluye un catálogo con prólogo de Herbert Read.

forner 3.jpg

Hacia 1982 crea, en su casa-taller del barrio de San Telmo, la Fundación Forner-Bigatti. En ese año realiza el mural Origen de una nueva dimensión, destinado al edificio de la OEA en Washington. En 1984 participa de la Bienal de La Habana.

Fallece en Buenos Aires, el 10 de junio de 1988 a los 86 años y el Museo de Arte Moderno le dedica una exposición-homenaje. Aún existe en Buenos Aires la Fundación Forner-Bigatti que funciona en la casa que utilizaba como taller.

Dejá tu comentario