MúsicaLouis Armstrong | Frank Sinatra | música

Punta de lanza

En un nuevo aniversario de su muerte repasamos la vida de Louis Armstrong, el cantante, trompetista y cornetista que transformó el jazz abriéndose paso desde la marginalidad de Nueva Orleans de los años 20, cuando todavía los afroamericanos no eran bienvenidos en la industria del entretenimiento.

Louis Armstrong, apodado Satchmo o también Pops, nació en el seno de una familia muy pobre en un barrio marginal de Nueva Orleans, Louisiana. Luego de que su padre abandonara a la familia, Louis pasó parte de su infancia y adolescencia trabajando como chatarrero por las calles de su barrio.

Mas tarde se involucró laboralmente con una familia de inmigrantes judíos lituanos, los Karnofsky, que lo aceptaron como a uno más de la familia. El interés de Armstrong por la música nació al ver celebres bandas de Nueva Orleans tocando en las avenidas de la ciudad. Y fue el señor Karnosfsky quien le obsequió a Louis su primera trompeta.

Alcanzó la fama en la década de 1920 como un trompetista original e inventivo, Armstrong fue una influencia fundamental en el jazz, llevando el foco de la música de improvisación colectiva a la interpretación en solitario. Con su voz grave, reconocible al instante, Armstrong también fue un cantante influyente, demostrando una gran destreza como improvisador, torciendo la letra y la melodía de una canción hasta volverlas casi irreconocibles.

louis-armstrong_.jpg
Un joven Louis Armstrong.
Un joven Louis Armstrong.

Fue experto en el canto denominado scat (vocalizar usando sonidos y sílabas en lugar de letras reales). Reconocido por su carismática presencia en el escenario y su voz casi tanto como por su trompeta, la influencia de Armstrong se extiende mucho más allá de la música de jazz, y al final de su carrera en la década de 1960, era considerado como una profunda influencia en la música popular en general.

Armstrong fue uno de los primeros artistas afroamericanos verdaderamente populares en trascender los prejuicios raciales. Su color de piel fue secundario a su música en medio de una Norteamérica severamente dividida por el racismo. Las pocas veces que realizó declaraciones políticas públicas, fueron para consternación de sus compatriotas afroamericanos, pero adoptó una postura clara y firme sobre la segregación durante los episodios conocidos como la crisis de Little Rock en septiembre de 1957, en la que un grupo de nueve estudiantes de color se presentaron a clase en Little Rock Central High School, lo que derivó en una sentencia de inconstitucionalidad a la segregación de la gente de color a las escuelas públicas por parte de la corte suprema.

El arte y personalidad de Armstrong le dieron acceso a los escalones más altos de la sociedad estadounidense que hasta ese momento se encontraban restringidos para un hombre negro.

Louis Armstrong - What a wonderful world
Louis Armstrong - What a wonderful world (1967).

Louis Armstrong murió de un ataque al corazón mientras dormía, un mes antes de cumplir 70 años y 11 meses después de realizar su famoso espectáculo en el Empire Room de Waldorf-Astoria. Fue enterrado en el cementerio de Flushing, en Queens, Nueva York.

Entre los portadores de su féretro estuvieron Bing Crosby, Ella Fitzgerald, Dizzy Gillespie, Count Basie, Frank Sinatra, Ed Sullivan, Johnny Carson y David Frost.

Peggy Lee cantó The Lord’s Prayer en el servicio, mientras que Al Hibbler cantó Nobody Knows the Trouble I’ve Seen y Fred Robbins, su amigo de toda la vida, dio un discurso en su honor.

louis-armstrong-funeral-

Dejá tu comentario