EfeméridesHarriet Beecher Stowe | Inglaterra | literatura

Palabras de guerra

La novela más reconocida de Harriet Beecher Stowe, La cabaña del tío Tom fue publicada un día como hoy de 1852 en el periódico The National Era en formato serie. Su aparición estableció el debate sobre la esclavitud en la opinión pública, al mismo tiempo vendió medio millón de copias en un lapso de cinco años. La obra materializa el sentir de la causa abolicionista de mediados del siglo XIX, su narrativa refiere escenas cotidianas y su lectura despierta emociones de alta intensidad. Rápidamente fue considerada como una obra maestra en todo el mundo. Se tradujo a más de veinte idiomas y se la considera uno de los factores que precipitó la Guerra Civil estadounidense.

La Cabaña del Tío Tom fue la primera novela protagonizada por un esclavo que revolucionó el mundo de la literatura y se convirtió en un arma reivindicativa contra la esclavitud en la América del siglo XIX. Su autora, Harriet Beecher Stowe, sacudió los cimientos de la sociedad que le tocó vivir hasta el punto de que el presidente Lincoln habría insinuado que su obra fue el detonante de la Guerra de Secesión.

El lenguaje del libro es crudo y realista. De manera que el lector se involucra de forma directa en el relato que registra vivamente las penurias que los personajes sobrellevan. La trama central de la historia gira en torno a Tom, un esclavo negro de avanzada edad y personalidad encantadora. Su amo, Mr. Shelby, se ve obligado a vender a un comerciante de esclavos execrable, a Tom y al hijo de su mujer, el pequeño Enrique, porque por ellos dos le pagarán muy bien y está arruinado económicamente. A medida que se avanza en la lectura de los capítulos, el lector descubrirá como Tom va atravesando su papel de esclavo a manos de distintos dueños, algunas grandes personas, otros grandes tiranos.

Harriet Elizabeth Beecher Stowe fue la séptima hija de un pastor protestante, Lyman Beecher. Su familia siempre apoyó la causa abolicionista, apoyo que influyó en su vida y su obra para la posterioridad. Harriet se desempeñó como maestra y contrajo matrimonio con Calvin Stowe, pastor y profesor de literatura bíblica. A lo largo su vida, escribió poemas, libros de viajes, bocetos biográficos, y libros para niños, así como novelas para adultos. Conoció y se relacionó con personajes de su época tan variados como la Dama de Byron, Oliver Wendell Holmes, y George Eliot. La cabaña del tío Tom, fue su obra cumbre publicada en un principio en 1851 por entregas, un total de 38 episodios, en el periódico estadounidense “The National Era” editado por Gamaliel Bailey. En 1852 se publica como libro. Al año siguiente, en 1953, escribió Una llave para la cabaña del Tío Tom, en la que documenta ampliamente las realidades en las que se basa su historia, para defenderse de las críticas que el libro había suscitado. Publicó una segunda novela sobre la lucha contra la esclavitud, Dred, Una historia del gran triste pantano, en 1856. El resto de su obra como, por ejemplo, Cuentos de la Vieja Ciudad, El cortejo del ministro, La perla de la isla de Orr, Tiranía Rosa y Blanca, se vieron eclipsadas por el éxito de La cabaña del Tío Tom.

Terminada la Guerra Civil americana, continuó escribiendo y se dirigió también a los derechos de las mujeres a las que llegó a comparar con los esclavos por lo precario de su situación legal.

_Harriet_Beecher_firma.png
Firma de <b>Harriet Beecher Stowe.</b>
Firma de Harriet Beecher Stowe.

Además de novelas, redactó numerosos textos polémicos y didácticos, entre los cuales figura un célebre escrito en el que acusaba a lord Byron de incesto (Lady Byron Vindicated, 1870) y una larga serie de novelas dedicadas a una afectuosa descripción de cuanto más amaba: las maneras, las costumbres y la compleja vida interior de la Nueva Inglaterra puritana.

En el año 1886, Harriet Beecher Stowe vio morir a su esposo. A partir de ese momento su vida, y especialmente su salud, empezaron a declinar de manera vertiginosa. Su mente se fue deteriorando hasta tal punto que empezó a escribir La cabaña del Tío Tom pensando que su historia aún no había sido puesta por escrito. Su larga agonía duró una década, hasta que el 1 de julio de 1896 fallecía en Hartford.

Dejá tu comentario