PersonajesLos Tres Chiflados | comedia | judíos | TEATRO

Moe, el cruzado antinazi

Entre cachetazos y payasadas Moe y sus hermanos fueron los primeros es poner en ridículo la farsa racista de Hitler y Mussolini. Más allá de las parodias, existía un clara percepción de los problemas que se avecinaban. Ridiculizar al enemigo es el primer camino de la resistencia.

Los protagonistas, Moe Howard (Moises Horwitz), sus hermanos Curly (Jerome Lester Horwitz) y Shemp (Samuel Horwitz) eran los hijos de Solomon y Jennie Horwitz, una sacrificada familia de inmigrantes judíos provenientes de la pobre Lituania, en la lejana Europa del Este. Fue tal vez el duro camino que les tocó sortear a sus padres lo que inspiró a estos genios de la comedia a crear una comedia anárquica, agresiva, y cínica en algunos momentos, que logró despertar a la conformista, pero a la vez deprimida, sociedad norteamericana de la década del treinta, rompiendo todas las normas sobre el comportamiento “políticamente correcto” en la sociedad.

Pero el camino para formar la leyenda de Los Tres Chiflados fue duro y lleno de dificultades, recibiendo a cambio el tributo de un público que no dudó en ovacionarlos hasta el cansancio, (el cual dura hasta hoy en día), pero no así su correspondiente reconocimiento económico, ya que de hecho sólo llegaron a recibir no más de 8 mil dólares por sus producciones, y jamás consiguieron la estabilidad económica que su estrellato les debió.

3-chiflados_e.jpg

Comienza la leyenda

Corría el año 1922, cuando Ted Healy, un cómico de vodevil, tuvo algunas discusiones referentes a su acto de acrobacia alemana, tan sólo un rato antes que comenzará su exhibición en el Brooklyn Prospect Theatre, de Nueva York. El show de Healy fue cancelado, por lo que Ted quedó sólo y decidió llamar dos de sus amigos antiguos, con quienes hacía shows de slapstick, Moe y Shemp Howard, para formar un nuevo grupo.

En su primera presentación, los tres hicieron una función inolvidable, a la que todo el público aplaudió de pie, y este fue sin dudas el comienzo de la leyenda de los Tres Chiflados, aunque todavía sin su nombre.

Finalmente, para 1930, Moe, Larry, y Shemp se había cansado de los abusos de Healy, así como de su constante adicción a la bebida. Fue así que decidieron separarse de Ted y comenzar un show propio. Un agente de MGM los encaró en uno de sus actos, y les propuso firmar un contrato de un año. Los Tres Chiflados dieron a luz.

tres chiflados.jpg

El éxito fue evidente, y a principios de 1934, la Columbia le ofreció a los Chiflados firmar un contrato. Moe, Larry, y Curly aprovecharon la ocasión y firmaron el contrato. Así comenzó su asociación con la Columbia, donde ellos comenzaron a ser oficialmente los Tres Chiflados, actuando sus personajes durante largos veinticuatro años, hasta 1958, lo que significó el contrato más largo en la historia de Hollywood.

El 20 de diciembre de 1957, los Tres Chiflados finalizaron su serie de 190 películas en veinticuatro años.

Entonces, algo increíble sucedió. En enero de 1958, el canal de televisión Screem Gems repitió 78 cortos de los Tres Chiflados, y con ellos, toda una nueva generación de niños los descubrió, haciéndolos nuevamente tremendamente populares. Repentinamente, los Tres Chiflados eran incluso más famosos que lo que lo habían sido jamás, y fueron convocados para hacer todo tipo de actuaciones en teatro.

os tres chiflados
moe

Dejá tu comentario