Músicapoesía | Uruguay | Montevideo

La voz negra del folclore

Alfredo Zitarrosa, nacido el 10 de marzo de 1936, fue un cantautor, poeta y periodista uruguayo. Se especializó en géneros folclóricos como la zamba y la milonga, y se convirtió en una figura principal en el movimiento de la nueva canción en su país. Partidario incondicional de los ideales comunistas, vivió en el exilio entre 1976 y 1984. Es considerado como uno de los cantautores más influyentes de América Latina.

Alfredo Zitarrosa nació como hijo ilegítimo de Jesusa Blanca Nieve Iribarne, de 19 años. Poco después de nacer, Blanca entregó a su hijo para que lo criara Carlos Durán, un hombre de oficios diversos, y su esposa, Doraisella Carbajal. Se mudaron a la ciudad de Santiago Vázquez. Con frecuencia visitaban el campo cerca de Trinidad, ciudad capital del departamento de Flores, donde nació la madre adoptiva de Alfredo. Esta temprana experiencia lo acompañó durante años, especialmente en su repertorio ya que la mayoría de sus canciones contiene ritmos de origen campesino, principalmente milongas.

Zitarrosa.jpg
Alfredo Zitarrosa con su guitarra.
Alfredo Zitarrosa con su guitarra.

Comenzó su carrera artística en 1954, como locutor de radio, ingresando como presentador y animador, libretista, o incluso como actor. También fue escritor, poeta y periodista, y trabajó para el famoso periódico semanal Marcha.

Estuvo en Perú, donde obligado por las circunstancias económicas y de forma algo fortuita, hizo su debut profesional como cantante. Ocurrió el 20 de febrero de 1964, en un programa en el Canal 13, Panamericana Televisión, comenzando así una carrera ininterrumpida. Zitarrosa recordó esta experiencia: "No tenía ni un peso, pero sí muchos amigos. Uno de ellos, César Durand, regenteaba una agencia de publicidad y por sorpresa me incluyó en un programa de televisión, y me obligó a cantar. Canté dos temas y me pagaron 50 dólares por dos canciones. Fue una sorpresa para mí y me permitió ganar algo de dinero ... ".

Zitarrosa en acción
Zitarrosa en acción
Zitarrosa en acción

Poco después, en Bolivia, realizó varios programas en Radio Altiplano de La Paz. Más tarde, en 1965, debutó en Montevideo, en el auditorio de SODRE (Radio Broadcasting ServiceOfficer). Su participación en este espacio le sirvió como un trampolín para ser invitado, a principios de 1966, al reconocido Festival de Cosquín, en Argentina.

Atahualpa Yupanqui y Alfredo Zitarrosa .jpg
Atahualpa Yupanqui y Alfredo Zitarrosa.
Atahualpa Yupanqui y Alfredo Zitarrosa.

Con claras raíces folklóricas y de izquierda, se estableció como una de las grandes voces de la canción popular latinoamericana. Su voz gruesa y un acompañamiento típico de guitarras le dieron su sello distintivo. Ingresó y se adhirió al Frente Amplio de la izquierda uruguaya, hecho que le valió el ostracismo y finalmente el exilio durante los años de dictadura. Sus canciones fueron prohibidas en Argentina, Chile y Uruguay durante los regímenes dictatoriales que gobernaron en esa época. Vivió sucesivamente en Argentina, España y México, a partir del 9 de febrero de 1976.

Después de que se eliminara la prohibición de su música, como la de tantos en Argentina después de la Guerra de las Malvinas, se instaló nuevamente en Buenos Aires, donde dio tres conciertos memorables en el estadio Obras Sanitarias el primer día de julio de 1983. Casi un año después, regresó a su país, tuvo una recepción masiva y dio un concierto histórico del 31 de marzo de 1984, que fue descrito por él como la experiencia más importante de mi vida.

Entre las canciones que se convirtieron en grandes éxitos están “Doña Soledad”, “Crece desde el Pie”, “Recordándote”, “Adagio a mi país”, “Zamba por vos”, “el violín de Becho” y el poema en milonga “Guitarra negra”.

Como poeta, fue distinguido por la Inspección de Montevideo con el Premio de Poesía Municipal de 1959, por el libro Explicaciones, que nunca quiso publicar. En 1988, se publicó su libro de cuentos Por si el recuerdo, que contiene historias escritas a lo largo de su vida.

Zitarrosa poeta
Zitarrosa y las letras.
Zitarrosa y las letras.

Dejá tu comentario