Marjorie Henderson Buell | comics

La pequeña Lulú

Una niña traviesa, con un liderazgo bien marcado, quien secundada por sus amigos siempre nos deja entrever disímiles situaciones que nos hacen reflexionar de una manera divertida y amena.

Lulú es una chica que no teme a nada y que es capaz de enfrentarse a todo para conseguir lo que quiere, incluso desafiando a los chicos y ganándoles en su terreno. En muchos aspectos se trata de uno de los primeros personajes feministas de la historia del cómic. Los personajes que acompañan a Lulú son también arquetípicos: desde Toby que es capaz de hacer las mayores travesuras con tal de ganar a Lulú, pasando por Gloria, la guapa de la pandilla que sólo piensa en su belleza, el rico Pepe (Wilbur en inglés) que restriega a todos su dinero y el insoportable Memo (Alvin en el original) que se divierte poniendo en un gramófono la misma canción toda una mañana y al que Lulú para tranquilizarlo debe contarle unos cuentos, a cual más raro.

Historia

La pequeña Lulú es un personaje de historietas, creado en 1935 por Marjorie Henderson Buell, conocida como «Marge», y posteriormente adaptado a dibujos animados. Marjorie Henderson Buell, fue una de las primeras mujeres dibujantes de cómics estadounidenses. Ella fue la autora de «La pequeña Lulú» publicada en el Saturday Evening Post como una simple tira, espués de unos cuantos años llegó el éxito y en 1944 empezó a publicarse como cómic independiente donde la autora conservó los derechos de publicación de las tiras para controlar las historias. Muy pronto «La pequeña Lulú» se convirtió en un personaje muy popular en los EEUU llegando a exportarse a numerosos países. Marge, mujer muy independiente, supo aprovechar el éxito de su creación y se convirtió en una de las primeras mujeres empresarias, comercializando su personaje al estilo Disney. El espíritu de «La pequeña Lulú» se mantuvo con una gran vitalidad hasta finales de los 40, donde el personaje se edulcoró bastante. En cuanto los otros dibujantes tomaron el relevo a Marge, las historias perdieron fuerza y desapareció su originalidad, llegando incluso a difuminarse con el tiempo toda su personalidad original. Sin embargo La pequeña Lulú se ganó un espacio reconocido en la historia de la historieta, por su fuerza y originalidad, así como el saber mostrar con gracia aspectos singulares de la sociedad Norte Americana en los difíciles años de las década de 1930 y 1940.

Dejá tu comentario