PersonajesLino Palacio | Caras y Caretas

La historia del sangriento asesinato de Lino Palacio

En 1984, el dibujante Lino Palacio y su esposa fueron asesinados a golpes y puñaldas en su departamento de Recoleta. Entre los homicidas se encontraba Claudia Alejandra Sobrero, quien purgó la mitad de su vida en la cárcel para volver a ser detenida por un robo.

Claudia Alejandra Sobrero pasó la mitad de su vida en la cárcel por el doble crimen del dibujante Lino Palacio y su esposa Cecilia de Tavera en 1984.

La homicida fue condenada el 7 de julio de 1990, pero ya cumplía con prisión preventiva al ser apresada poco después del asesinato del dibujante y su esposa.

El doble crimen ocurrió el sábado 14 de septiembre de 1984 en el departamento donde vivía el matrimonio, en avenida Callao 2094, en Recoleta.

A las 1.30 de ese día, la hija de la pareja, Cecilia Palacio, llegó a la casa en donde vivía junto a sus padres, de 81 años, y los encontró muertos.

El matrimonio había sido asesinado a golpes y puñaladas y los autores dejaron en el lugar los cuchillos utilizados en el crimen y la plancha con la que virtualmente aplastaron sus cabezas contra el suelo.

El caso conmocionó a la opinión pública de entonces por la trascendencia profesional de Palacio, padre de los personajes de famosas tiras cómicas de los 40, 50, 60 y 70. Entre ellas se destacaron "Don Fulgencio", "Ramona", "Avivato", "Doña Tremebunda", y sus participaciones en las revistas "Caras y Caretas", "Billiken", "Primera Plana" y "Tía Vicenta", entre otras.

DF 002.jpg
3.jpg

El doble crimen fue resuelto en cinco días y la policía detuvo en Tucumán a Sobrero y a su cómplice Oscar Odín González Muñoz. El tercer implicado, Pablo Zapata, fue apresado en Don Torcuato y se ahorcó en su celda un año después.

Al esclarecerse el caso se supo que Sobrero se había separado hacía unos meses del sobrino nieto del dibujante, Jorge Palacio Zorrilla, quien fue el que les otorgó las llaves y proporcionó los datos acerca del movimiento de la casa de Palacio, por lo que fue condenado a dos años de prisión en suspenso.

El día del homicidio Sobrero y dos cómplices creían que el dibujante y su mujer estaban en Mar del Plata. Al encontrarlos en casa se enfurecieron. Estaban drogados y decidieron matarlos porque los habían reconocido.

Después, con las joyas y dinero en su poder, se fueron a jugar al pool como si nada hubiera pasado.

Dejá tu comentario