De familia burguesa, comenzó a estudiar Derecho, pero al comienzo de la Revolución Francesa se presentó voluntario, y rápidamente fue sargento de granaderos, enviado al sitio de Tolón. El general Bonaparte le nombró su ayuda de campo. A partir de este momento el sargento adora al general, a quien sigue en la campaña de Italia: es él quien lleva al Directorio los banderas tomadas al enemigo, lo que le vale el ascenso a coronel. Participa también en la expedición de Egipto, en la que alcanza el generalato, y en la que se distingue en combate contra los turcos cerca de Nazaret, el 8 de agosto de 1799. Vuelve a Francia el mismo día de la batalla de Marengo, el 14 de junio de 1800, en la que no toma parte.

Se casa con Laure Saint-Martin-Permon, la cual publicará entre 1831 y 1835 unas interesantes Mémoires (hay ediciones posteriores).

Nombrado gobernador de París, comete tantos excesos que Napoleón tiene que mandarlo a Arras, con el pretexto de organizar un cuerpo de granaderos -lo que hace excelentemente-. Las muestras públicas de desilusión al no ser promovido mariscal le valen un segundo exilio: esta vez es nombrado embajador en Portugal. Pide a Godoy que le conceda la gran cruz de Carlos III, pero Godoy no consiente: causa, se dice, de la enemistad entre los dos.

Vuelve al ejército, al tiempo de participar en la batalla de Austerlitz, el 2 de diciembre de 1805. Su amistad con el banquero Récamier le vale un tercer exilio, al ser enviado a Parma para reprimir una insurrección. A su vuelta a París recobra el puesto de gobernador de la ciudad, pero cae en los mismos excesos de antes, con lo que se gana el cuarto exilio, al ser nombrado jefe del ejército que va a invadir Portugal. Pasa el Bidasoa el 8 de octubre de 1807, y en dos meses se planta en Lisboa. En el camino recibe el título de duque.

Nombrado gobernador de Portugal, ausente la duquesa, organiza un verdadero harén, al mismo tiempo que se ocupa de la administración del país. A esta época corresponde una serie de proclamas, algunas en francés y en portugués, órdenes al ejército y el Diario de la primera invasión de Portugal, manuscrito de la Biblioteca de Ajuda, publicado después, que se detallan en la Bibliografía de Sepúlveda.

Por la Convención de Cintra, 30 de agosto de 1809, tiene que abandonar Portugal con su ejército. Napoleón le da el mando del tercer cuerpo, encargado del sitio de Zaragoza. En 1809 toma parte en la campaña de Austria, y de nuevo, al mando del 8º cuerpo, se le encarga que eche a los ingleses de Portugal. Pero se le coloca a las órdenes de Massena, lo que no puede tolerar. La expedición fracasa, y Junot es llevado a su mujer gravemente herido.

A esta época parece corresponder la "Oración al pueblo de Astorga", que el Diario Mercantil de Cádiz, publica, con notas, el 20 de junio de 1810. Obtiene todavía un puesto de mando en la campaña de Rusia, pero su apatía en la batalla de Valutina, el 19 de agosto de 1812, impide que Napoleón obtenga una victoria decisiva. Privado de su mando, acusado de irresolución en el Bulletin, cae en una represión rayana en la locura. Nombrado todavía gobernador de las Provincias Ilíricas, organiza en Ragusa un gran baile, en el que se presenta vestido solamente de sus condecoraciones. Vuelto a Borgoña, se arroja por una ventana y muere a consecuencia de sus heridas.

Texto extraído del sitio: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=junot-jean-androche-duque-de-abrantes

Dejá tu comentario