PersonajesJames Esdaile | hipnosis | medicina

James Esdaile y la analgesia con hipnosis

James Esdaile los inicios de la analgesia mediante hipnosis o hipnoanalgesia.

James Esdaile nace en Montrose, Escocia, el 6 de febrero de 1808. Hijo de sacerdote protestante (el reverendo James Esdaile), estudia medicina en la universidad de Edimburgo, y se gradúa en 1830. Puesto que su familia no dispone de grandes recursos y eran tres hermanos, rápidamente presenta sus credenciales a las compañías renombradas de la época.

A finales de ese mismo año obtiene una oferta de trabajo como cirujano y asistente civil por la «Compañía de las indias orientales«, y dado que era un hombre que desde niño padecía bronquitis crónica y asma, su padre le aconsejó que el clima de la India seguramente le sentaría mejor a su sistema respiratorio que el frío y húmedo clima de Edinburgo, por lo que acepta el trabajo y se traslada a Calcuta, llegando en 1831. Una vez instalado, se hace cargo del pequeño Hospital Hooghly, y también comienza a trabajar como responsable del hospital local de la cárcel.

Se casa con Mary Ann Christie de 18 años, el 6 de junio de 1938, quien fallece de forma súbita ese mismo año, por lo que contrae nupcias por segunda vez con Sophia Ullmann, una acomodada señorita de Delaware, cuya familia se dedica a la banca, y muy bien vista por la alta sociedad británica de la India. Este matrimonio beneficia mucho a Esdaile, que pronto recibe más ofertas de trabajo, además de su ocupación hospitalaria, como la dirección del prestigioso Hooghly College, y poco después, la secretaría de la «Sociedad de Agricultura y Horticultura de la India«. Unos años después sería nombrado cirujano de la marina, al servicio de la armada británica de la India, lo que le convierte en un hombre socialmente distinguido y bien situado.

Desde su matrimonio en segundas nupcias, la posición de Esdaile mejoró notablemente y con frecuencia era invitado a eventos sociales de la burguesía británica en la India. Uno de estos eventos está protagonizado por un mago nativo de Calcuta, que realiza un espectáculo

de mesmerismo en el cual es capaz de recostarse sobre una cama de púas con un peso sobre su viente, y atravesar sus mejillas con una espada sin sentir dolor alguno.

Esto llama poderosamente la atención de James Esdaile, ya que en su asistencia hospitalaria debe enfrentarse a extracciones e incisiones dolorosas. Debe tenerse en cuenta que James Young Simpson aún no había inventado el cloroformo para la cirugía médica. Decide invitar al mago y darle un trato de favor, con objeto de que le confíe sus secretos, aludiendo a la humanidad de los enfermos, y tentándole con alguna influencia sobre su espectáculo, ya que gozaba de una acomodada posición.

De esta mundanal forma, James Esdaile entra en contacto por primera vez con el mesmerismo, sin experiencia ni conocimiento alguno sobre el tema. Aprende con rapidez y facilidad, hasta tomar una cierta confianza con el procedimiento. No obstante, Esdaile entiende que su fuente no está ilustrada en medicina, por lo que decide buscar entre sus colegas británicos una información más científica. De esta forma llega hasta su colega James Braid y devora su libro «Neurypnology, or The rationale of nervous sleep«. Se considera que a partir de esta lectura, Esdaile abandona la palabra mesmerismo, y comienza a utilizar la expresión de hipnosis. La oportunidad de experimentar por primera lo que había aprendido aparece el 4 de abril de 1845, cuando en su asistencia hospitalaria de la cárcel, debía tratar a un convicto que padecía hidrocele. El drenaje y la inyección en un lado del escroto

causaban tanto dolor a su paciente que Esdaile decidió probar por primera vez el procedimiento. Le pregunta a su asistente nativo (un estudiante de la facultad de medicina): «¿alguna vez has visto la hipnosis?«. A lo que responde que lo había visto en la facultad de medicina, pero sin efectos. A lo que Esdaile aduce: «Quiero intentarlo con este hombre, pero nunca lo he practicado, sólo he leído sobre ello, así que probablemente no lo conseguiré«.

Sorprendentemente para James Esdaile el paciente convicto no sintió dolor alguno al practicarle el segundo drenaje, y mostró un sincero agradecimiento, lo que le animó a continuar. Pronto realiza intervenciones cada vez más complejas y prolongadas con la única sedación de la hipnosis, pero este primer caso marcaría su carrera. Esdaile siempre sintió la percepción de que no tenía los suficientes conocimientos, lo que le producía cierta angustia ante el miedo de que sus pacientes sintieran súbitamente dolor en el momento más delicado de la operación, por lo que finalmente acabó por sufrir una crisis nerviosa.

Al mismo tiempo, su asistente nativo no dudaba en proclamar las excelencias de la hipnosis, y los éxitos que observaba en las operaciones, tanto en la universidad como fuera de ella, por lo que la fama de James Esdaile se extendió rápidamente entre la población india. Llegados a este punto, decide cartearse con James Braid.

Los fragmentos de alguna de estas cartas llegaron a tener relevancia mundial, especialmente cuando le comenta: «Durante los últimos seis años he realizado más de 300 operaciones de todo tipo, muchas de ellas bastante complejas y prolongadas, sin infligir dolor a mis pacientes, y en todos los casos, he producido esta insensibilidad mediante el hipnotismo, intentando ocultar esta práctica a los pacientes, cosa que nunca he conseguido, observando que si nunca han oído hablar de hipnotismo y las operaciones sin dolor, tanto mejor para mí«.

En cuestión de pocos años James Esdaile se ganó una gran reputación entre las comunidades europeas e indígenas por su cirugía indolora, especialmente en casos de tumores escrotales que eran endémicos en Bengala en aquella época debido a una especie de elefantiasis transmitida por los mosquitos. Comienza también a escribir sobre su experiencia médica y entre sus afirmaciones notables, manifiesta «para la satisfacción de aquellos que aún no tienen un conocimiento práctico del tema, debo indicar que no he visto malas consecuencias que surjan de las personas que son operadas con el trance hipnótico. He tenido casos en los que el paciente tampoco ha sentido ningún dolor posterior a la operación.

Sus heridas sanan en pocos días, y en general, no he visto indicios de ningún daño en el organismo. Por el contrario, me parece que los pacientes se recuperan más rápido, y que ha habido menos complicaciones e infecciones post-operatorias de las normales. Tampoco he tenido ningún caso de muerte entre los pacientes operados«.

En 1846, el trabajo de James Esdaile con la cirugía indolora asistida por la hipnosis llama la atención del vice-gobernador de Bengala (Sir Herbert Maddocks), quien nombra un comité de siete funcionarios acreditados (médicos y no médicos) para investigar las prácticas de Esdaile, presentando un informe positivo el 9 de octubre de 1846, por lo que el vice-gobernador pone un pequeño hospital en Calcuta a su disposición. Dos años más tarde, se abre en Calcuta otro hospital totalmente financiado por el erario público, destinado a su trabajo.

La influencia de James Esdaile

La influencia de James Esdaile se refiere únicamente al ámbito de la analgesia hipnótica o hipnoanalgesia. En este ámbito está considerado como una autoridad histórica de absoluta relevancia. Gracias a Esdaile la analgesia mediante hipnosis fue el primer campo en desarrollarse clínicamente, y envió un claro mensaje a la comunidad médica internacional respecto de la eficiencia de este tipo de analgesia, en un memento históricamente muy sensible de la cirugía, en la que el cloroformo no existía en los quirófanos, y la asepsia no era apropiada, por lo que el número de infecciones post-operatorias era muy elevado.

En nuestros días la actual hipnoanalgesia está naturalizada en muchos hospitales europeos y americanos como alternativa viable para pacientes que padecen algún tipo de intolerancia hacia la analgesia farmacológica. Gracias a James Esdaile se pudo corroborar clínicamente las observaciones que había transmitido a la comunidad científica, respecto a la cicatrización más rápida y menos caloide de las suturas, así como una incidencia considerablemente menor de complicaciones post-operatorias y menor o ninguna administración de analgésicos, lo que propicia una mejor movilidad en la recuperación de los pacientes.

Texto extraído del sitio https://hipnosisclinica.org/clasicos-de-la-hipnosis/james-esdaile-analgesia-con-hipnosis/

Dejá tu comentario