PersonajesHelen Keller | ceguera | sordera | Alexander Graham Bell | Anne Sullivan | Estados Unidos | Grover Cleveland | John F. Kennedy | Mark Twain | Chaplin

Helen Keller

Hoy se conmemora el Día de la Sordoceguera, un buen día para recordar las palabras de la famosa escritora, Hellen Keller: "las cosas más bellas de este mundo no pueden verse ni oírse, pero sí sentirse en el corazón".

Helen Keller nació el 27 de junio de 1880, en Tuscumia, Alabama, Estados Unidos. No nació ciega ni sorda, sino como una niña perfectamente normal. No fue sino hasta diecinueve meses después que contrajo una enfermedad que los doctores describieron como una congestión aguda del estómago y el cerebro. Helen no tuvo la enfermedad por mucho tiempo, pero ésta dejó sus huellas: sordera, ceguera e incapaz de hablar. Pero su intelecto pudo más que todas sus limitaciones: a la edad de siete años ya había inventado más de sesenta distintas señas que podía emplear para comunicarse con su familia.

Helen-nia-1888.png

En 1887, sus padres, el Capitán Arthur H. Keller y Kate Adams Keller, finalmente se pusieron en contacto con el mismísimo Alexander Graham Bell, quien trabajaba con jóvenes sordos. Graham Bell sugirió contactar al Instituto Perkins para los Ciegos en Watertown, Massachusetts. Le delegaron a la profesora Anne Sullivan, quien al momento de recibirla tenía tan sólo 20 años, para intentar estimular a Helen y enseñarle el lengua de señas. Esto fue el inicio de un período de 49 años de amistad y trabajo en conjunto.

Sullivan exigió y recibió permiso del padre de Helen para aislar a la niña del resto de la familia, en una pequeña casa en su jardín. Su primera tarea era disciplinar a la niña mimada. Pero el gran paso lo dio Helen cuando un día cuando se dio cuenta de que los movimientos que su maestra estaba haciendo con sus palmas simbolizaban la idea de “agua”. Lo que vino fue insistirle a Sullivan, a quien siguió exigiendo nombres de otros objetos familiares en su mundo (incluyendo su preciada muñeca).

Helen-Keller-y-Anne-Sullivan-1888.jpg
Helen Keller y Anne Sullivan, 1888
Helen Keller y Anne Sullivan, 1888
Helen-Keller-texto-1887.jpg
Helen Keller texto, 1887

Helen Keller texto, 1887

Anne pudo enseñar a Helen a pensar inteligiblemente y a hablar, usando el método Tadoma: tocando los labios de otros mientras hablan, sintiendo las vibraciones, y deletreando los caracteres alfabéticos en la palma de la mano de Helen. También aprendió a leer francés, alemán, griego, y latín en braille.

Helen-Keller-Alexander-Graham-Bell-y-Annie-Sullivan-1894.jpg
Helen Keller, Alexander Graham Bell y Annie Sullivan, 1894
Helen Keller, Alexander Graham Bell y Annie Sullivan, 1894

En 1888, asistió al Instituto Perkins para ciegos y a la Escuela Wright-Humason para los Sordos en Nueva York. Cuando Helen tenía 24 años, en 1904, se graduó cum laude de Radcliffe College, donde Anne Sullivan había traducido cada palabra en su mano, y llegó a ser la primera persona sorda en graduarse de la universidad.

Helen-graduacion-1904.jpg
Helen en el día de su graduación en Radcliffe, 1904
Helen en el día de su graduación en Radcliffe, 1904

Helen se convirtió con una tremenda fuerza de voluntad en una oradora y autora mundialmente famosa. Estableció la lucha por los sensorialmente discapacitados del mundo como la meta de su vida. En 1915, fundó Helen Keller International (Helen Keller Internacional), una organización sin fines de lucro para la prevención y tratamiento de la ceguera. Helen y Anne Sullivan viajaron a más de 39 países, e hicieron varios viajes a Japón, llegando a ser favorecidas por la gente japonesa. Helen Keller conoció a cada presidente estadounidense desde Grover Cleveland hasta John F. Kennedy y fue amiga de varios personajes famosos incluyendo Alexander Graham Bell, Charlie Chaplin, y Mark Twain.

Helen-Keller-Polly-Thomson-Hiroshima-1948.jpg
Helen acompañada de Polly Thomson visitan Hiroshima, Japón, para experimentar de primera mano las consecuencias de las bombas atómicas lanzadas, 1948
Helen acompañada de Polly Thomson visitan Hiroshima, Japón, para experimentar de primera mano las
consecuencias de las bombas atómicas lanzadas, 1948
Helen-Keller-veteranos-guerra-1919.jpg
Helen con veteranos que quedaron ciegos por los bombardeos o por el gas mostaza en la Primera Guerra Mundial, 1919
Helen con veteranos que quedaron ciegos por los bombardeos o por el gas mostaza en la Primera Guerra Mundial, 1919
Helen-Keller-Sari-1955.jpg
Helen vistiendo un Sari (vestido tradicional), Bombay, India, 1955
Helen vistiendo un Sari (vestido tradicional), Bombay, India, 1955
Helen-Keller-y-Chaplin-1918.jpg
Junto a Chaplin en el rodaje de la película
Junto a Chaplin en el rodaje de la película "Sunnyside", Los Angeles, E.E.U.U. 1919

Fue miembro activo del partido socialista, hacía campañas y escribía en apoyo de las clases trabajadoras desde 1909 hasta 1921, apoyó al candidato Eugene V. Debs del Partido Socialista de América en cada una de sus campañas para la presidencia. Sus opiniones políticas se reforzaban por frecuentes visitas de trabajadores. En sus propias palabras, dijo “He visitado talleres donde se explota al obrero, fábricas, barrios afectados. Si no lo podía ver, lo podía oler.”

Helen Keller también se unió a la llamada Unión industrial, los Trabajadores Industriales del Mundo (Industrial Workers of the World, IWW) de orientación entre el sindicalismo revolucionario y el anarcosindicalismo, en 1912 después de sentir que el socialismo parlamentario "se hundía en el pantano político". Helen Keller escribió: "Me convertí en un trabajador industrial del mundo". Helen escribió incansablemente sobre su motivación para el activismo, el que fue motor de su interés por la ceguera y otras incapacidades. Tuvo una larga y feliz vida, muriendo a los 88 años de edad. Hasta hoy es un ícono de la superación y de los corazones fuertes.

Helen-Keller-1960.jpg

Texto extraído de: https://www.chk.cl/

Dejá tu comentario