HistoriaEuropa | Francia

Europa en llamas

En el año 1848 se desataron a todo lo largo de Europa una serie de reclamos populares violentos que jaquearon a las monarquías y dieron lugar a movimientos republicanos, como aconteció en Francia. Este es un resumen de los principales acontecimientos a lo largo de ese año.

Las Revoluciones De 1848

Una nueva oleada revolucionaria convulsionó Europa en 1848. A las ideas liberales y nacionalistas defendidas por la burguesía se unieron en esta ocasión las inquietudes sociales y los planteamientos democráticos de la nueva clase social que empezaba a adquirir protagonismo: el proletariado.

Características de las nuevas revoluciones

En muchos aspectos, las revoluciones de 1848 estuvieron motivadas por las mismas causas que las de 1830, pero también hubo diferencias significativas.

  • Liberalismo y nacionalismo: al igual que en 1830, se pretende acabar con el absolutismo y el autoritarismo de las monarquías.
  • Ideales democráticos: en 1848 irrumpe con fuerza la reivindicación de la democracia, claramente separada de los planteamientos liberales. Se pide el sufragio universal, se exige un mayor contenido en las libertades constitucionales, se propugna una igualdad no sólo legal, sino social, y se defiende la República como forma de Estado.
  • Crisis económica: las malas cosechas de 1847 hicieron subir los precios de los productos agrícolas y extendieron el hambre y las enfermedades. A ello se unió una crisis industrial, debida a un exceso de producción en un momento de caída de la demanda. La consecuencia fue un enorme aumento del paro.
  • Crisis sociales: la pobreza y el paro hicieron aparecer formas incipientes de protesta obrera, frecuentemente dirigida contra las máquinas. Al mismo tiempo, los primeros socialistas, como Blanc, Blanqui y Proudhon, aportaron a la revolución una nueva ideología.

El 48 en Francia

La monarquía de Luis Felipe contentó a la alta burguesía y a las clases acomodadas, pero provocó el descontento de las clases populares.

El primer ministro, François Guizot (1787-1874), ejerció una política conservadora y de represión de la oposición republicana que, apoyada por demócratas y socialistas, intentó sin éxito presionar por la vía política para conseguir una reforma constitucional.

Los días 22, 23 y 24 de febrero de 1848 se produjo en París un estallido revolucionario protagonizado por obreros y estudiantes, a los que se unió la Guardia Nacional. El día 24, Luis Felipe, sitiado en las Tullerías, abdicó, y al día siguiente se proclamó la II República, con una orientación claramente democrática.

El Gobierno provisional estableció el sufragio universal y en abril se celebraron elecciones, en las que triunfaron los demócratas moderados.

La nueva Asamblea Constituyente preparó una Constitución que fue promulgada el 12 de noviembre. El poder ejecutivo quedaba encarnado en un presidente elegido por sufragio universal, mientras el legislativo correspondía a una Asamblea única.

En diciembre fue elegido presidente Luis Napoleón Bonaparte, sobrino del emperador Napoleón, que dio un giro moderado a la revolución.

La extensión de la revolución

  • Austria: en marzo estalló en Viena la revolución. El canciller Metternich se vio obligado a dimitir y Fernando I (1835-1848) abdicó en su sobrino Francisco José I (1848-1916). Se convocó una Dieta Constituyente, pero en marzo de 1849 se restauró el absolutismo.
  • Hungría: el caudillo nacionalista Lajos Kossuth (1802-1894) proclamó la independencia en abril, pero en agosto el ejército austriaco aplastó la nueva República.
  • Bohemia: los checos consiguieron la autonomía con respecto a Austria, que concluyó con el bombardeo de Praga.
  • Italia: en Nápoles y Palermo Fernando II (1830-1859) se vio obligado a conceder una Constitución. En el Norte, Milán y Venecia se sublevaron contra Austria, con el apoyo de Piamonte. El Papa Pío IX (1846- 1878) huyó de Roma y Mazzini proclamó la República. En 1849 todos estos movimientos fueron sofocados.
  • Alemania: las insurrecciones se multiplicaron en los diferentes Estados alemanes, alentadas por aspiraciones liberales y democráticas con un componente nacionalista. En Berlín, la revolución obligó a Federico Guillermo IV de Prusia (1840-1857) a aceptar un gobierno liberal. El movimiento revolucionario se extendió a Sajonia, Baviera y Hannover. A partir de 1850 el ejército prusiano acabó con los movimientos republicanos y la reacción se extendió a toda Alemania.

Fechas clave

  • 1848 Revolución en Francia: Luis Felipe es depuesto y se instaura la II República con Luis Napoleón Bonaparte como presidente. El triunfo electoral de los liberales moderados provoca un levantamiento popular que es duramente reprimido.

    Italia: levantamientos liberales y contra el dominio austriaco. Revolución en Nápoles. En Roma, Mazzini proclama la República.

    Austria: insurrecciones nacionalistas en Bohemia y Hungría.

    Alemania: revoluciones liberales en muchos Estados, que terminan fracasando. La Asamblea de Frankfurt intenta conseguir la unidad política.

    Publicación del Manifiesto comunista de Marx y Engels.

  • 1849 Proclamación de la República en Hungría y victoria de Austria sobre los independentistas.

    Represión de la revolución en Nápoles y Sicilia. Derrota de Piamonte ante Austria. Ocupación de Roma por el ejército francés y restauración de Pío IX. Ocupación austriaca de Venecia.

francia 1848

Publicación original: https://www.hiru.eus/es/historia/las-revoluciones-de-1848

Dejá tu comentario