PersonajesBuffalo Bill | Manuelita Rosas

El último show de Buffalo Bill

La historia póstuma de Bufallo Bill.

William Frederick "Buffalo Bill" Cody era guía del ejército americano. Gran cazador de búfalos. Se dice que abatió más de 7000. Podrá ser verdad o podrá ser otra exageración más de este megalómano, autopublicitado y vanidoso que creó uno de los shows itinerantes mas deslumbrantes de los que se tenga memoria. No sólo juntó a sus cowboys e indios, en su espectáculo estaban incluidos todos los jinetes del mundo –charros mexicanos, cosacos, tártaros y gauchos argentinos–. Algunos de ellos, al visitar Inglaterra se hicieron una "escapadita" para verla a Manuelita Rosas que, con lágrimas en los ojos, recordó sus tiempos de “Princesa del Plata”. Ya para ese entonces Don Juan Manuel yacía en Southampton.

Manuelita_Rosas.jpg
Manuelita Rosas.
Manuelita Rosas.
Bufalo-bill.jpg
Buffalo_Bill_Cody_signature.svg.png

Buffalo Bill, a pesar de las fortunas que manejaba, jamás alcanzaba a balancear su siempre comprometida economía. Estas preocupaciones, más sus problemas renales, lo hicieron buscar algún alivio en los baños termales de Glenwoods Spring (Colorado). Pero su salud no mejoró y se trasladó a la casa de su hermana en Denver, donde a los pocos días falleció.

Por esos días William Frederick Cody tomó dos resoluciones que asombraron a su familia. Primero, se convirtió al catolicismo, sin que nadie pudiese asegurar qué lo empujó a tomar tal decisión. La segunda fue que pidió ser enterrado en Lockout Mountains, a las afueras de Denver. Este último deseo iba contra lo expresado en vida y en su testamento, donde había establecido que su cuerpo debería ser enterrado en Cedar Mountain, cerca de Cody (Wyoming) -pueblo que él mismo fundara–. Su esposa Julia decidió respetar su última voluntad y se hicieron todos los preparativos para que fuera enterrado en Lockout, con gran pompa ceremonial y alegría local –que ya gastaba a cuenta los dólares a ingresar en concepto de turismo–. Los habitantes de Cody (Wyoming) se sintieron estafados, a tal punto que hubo planes para secuestrar los restos de su desleal fundador.

Los habitantes de Denver no estaban dispuestos a perder a este imprevisto y redituable huésped permanente. No solo montaron guardia alrededor, sino que decidieron enterrarlo bajo toneladas de cemento para alejar todo intento de secuestro codicioso por parte de los habitantes de Cody.

buffalo bill_.jpg

Por años, los periódicos de ambas ciudades cruzaron mutuas acusaciones y promesas de secuestro del cadáver. En 1968, las hostilidades cesaron cuando el “espíritu” de Buffalo Bill fue transportado en un caballo blanco desde Look Out Mountain hasta Cedar Mountain.

En Denver quedó el cadáver. En Cody (Wyoming), el espíritu.

Este fue el último show de Buffalo Bill.

buffalo bill

Dejá tu comentario