HistoriaCasa Blanca | Estados Unidos | Franklin D. Roosevelt | perro | Segunda Guerra Mundial | Roosevelt

El perro del presidente

Sabemos de perros inteligentes, de perros artistas, de perros guardianes y de muchísimos perros fieles. Sabemos de perros que heredaron millones y de perros célebres en el mundo del espectáculo. Esta es la historia del perro que ganó una elección

En realidad, el que la había ganado era su dueño Franklin D. Roosevelt, presidente norteamericano que le tocó regir los destinos de su patria durante los duros años de la Segunda Guerra Mundial. Pero a su lado y en todo momento estuvo Fala, un terrier escocés. El perrito dormía en el cuarto presidencial y tomaba el desayuno con su amo. También lo acompañaba en sus viajes y se quedaba con Roosevelt en la Casa Blanca hasta altas horas de la noche. Podían faltar los ministros y los secretarios de Estado, podían no estar los generales y los almirantes, pero siempre estaba Fala para hacerle compañía al presidente.

1944 fue año electoral y el candidato por el partido republicano, Thomas Dewey, no ahorró en críticas contra Roosevelt. Mal momento eligió el opositor para criticar al presidente. En tiempos de guerra, históricamente, el pueblo americano ve a su presidente como infalible. Sino, ¿cómo justificar que Bush haya sido reelegido? Pero eran otras épocas y había que ganar votos.

A Roosevelt lo habían acusado de muchas cosas: de autoritario, de poco eficiente y hasta de nepotismo, porque sus dos hijos servían en el ejército con altos grados en el escalafón militar. Todas esas y muchas otras cosas podía escuchar el presidente sin perder los estribos. Lo que no podía tolerar era que criticasen a su perro. Al enterarse de una serie de comentarios maliciosos sobre Fala, Roosevelt transmitió el siguiente mensaje por la cadena nacional de radio.

Los líderes republicanos suelen atacarme a mí, a mi esposa y a mis hijos No conforme con ello, ahora hostigan a mi perro Fala. Yo soporto las críticas. Mi esposa soporta las críticas. No así mi perro. Fala, siendo un escocés, ha debido escuchar las ficciones de los republicanos que afirman que habiéndomelo olvidado en la Islas Aleutianas, envié un crucero en su búsqueda, que le costó al contribuyente uno, dos, ocho, o dieciséis millones de dólares, según distintas versiones. Su alma de escocés se puso furiosa y desde entonces no ha sido el mismo. Yo estoy acostumbrado a escuchar infundios sobre mi persona y mi familia. Si soy o no indispensable, eso lo decidirá el pueblo americano. Pero creo que tengo todo el derecho de este mundo para rechazar estas acusaciones que comprometen la integridad de mi querido perro.

La prensa inmediatamente se hizo eco de este discurso y los asesores de Roosvelt también, por lo que la campaña tuvo como protagonista a Fala, un perro, contra los republicanos. Finalmente, Fala venció y su amo fue presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, una vez más.

Captura de Pantalla 2021-08-08 a la(s) 19.39.19.png

Captura de Pantalla 2021-08-08 a la(s) 19.42.46.png

Texto extraído del libro ANIMALITOS DE DIOS (Olmo Ediciones)

Dejá tu comentario