PersonajesFlorencio Varela | Rosas | Oribe

El crimen de Florencio Varela

El 13 de marzo de 1848, Florencio Varela, la filosa pluma que atacaba al régimen de don Juan Manuel de Rosas, recibió una carta en la que prometían asesinarlo si no se retractaba de sus dichos. La nota la firmaba "El Vizcaíno". Este mensaje podría haber sido uno más de los tantos recibidos por el poeta tildado de "salvaje unitario". Sin embargo, el 20 de marzo, cuando ingresaba en su domicilio de la ciudad de Montevideo a las siete y media de la tarde, Florencio Varela fue apuñalado en el pecho y el cuello.

Herido de muerte, Florencio Varela se arrastró hasta la casa de Pedro Charbonier. Alertado por los gritos de los vecinos, Juan N. Madero, su socio y colaborador en el diario El Comercio del Plata acudió a asistirlo. Todos los esfuerzos por contener la sangre que se llevaba la vida de uno de los antirosistas más beligerante, fueron insuficientes. El doctor Julián Fernández fue el encargado de informar de su deceso a la familia.

Andrés Cabrera, un canario analfabeto fue el autor del crimen, pero siendo analfabeto ¿quién escribió la nota? La pregunta nunca tuvo respuesta.

Asesinato F. Varela.jpg

Cabrera huyó a refugiarse con las tropas de Oribe que acampaban en Buceo (donde hoy se alza la llamada Aduana de Oribe). Se dice que Oribe lo premió con una chacra y cinco mil pesos fuertes.

Rosas y Oribe fueron señalados como responsables del crimen, aunque las disidencias internas entre los exiliados argentinos y la fracción riverista dieron motivos para pensar que éstos útimos también pudieron haber sido responsables del asesinato. Lo que se sabe es que su muerte fue festejada por el rosismo y que dos semanas antes, la imagen de Varela había sido “fusilada” en el campamento de Oribe.

Andrés Cabrera fue detenido en 1851. Las investigaciones impulsadas por la familia de Varela no aportaron ninguna conclusión relevante y pocos meses después Cabrera quedó libre de culpa y cargo. Pero el destino, al poco tiempo, le cobró la vida en una riña con un oficial del ejército.

La muerte de Varela causó repudio en Montevideo. Desde su diario, El Comercio del Plata, ejercía el liderazgo duro de la oposición. Sus artículos no pasaban inadvertidos por sus adictos y repudiados por sus enemigos.

asesinato florenci varela.png

Ese mes de marzo llegaron a Montevideo los representantes de Francia e Inglaterra, Roberto Gore y Jean Baptiste Louis Gros con intenciones de conspirar contra Rosas. Varela tenía el alma puesta en esa conspiración. Desde hacía diez años, Florencio, Alsina y Alberdi eran integrantes de la célebre Comisión Argentina que alentó la invasión de Lavalle con la connivencia de la diplomacia francesa. Con el tiempo, Alberdi atribuyó a devaneos juveniles su participación en dicha Comisión, Florencio Varela murió con la convicción de haber obrado correctamente.

En 1841 Lavalle sufrió la derrota de Quebracho Herrado; Rufino, hermano de Florencio Varela, fue ejecutado en el campo de batalla. Lo degollaron con la rueda de una carreta pasando sobre su cuello. En esos años también murió su hermano Juan Cruz, el poeta a quien Florencio reconocía como un verdadero maestro.

Con el objetivo de convencer a la diplomacia francesa e inglesa para que llevasen a cabo una intervención en el Río de la Plata, Florencio Varela viajó en 1843 a Europa. Se entrevistó con Aberdeen y con Canning en Londres, y en París lo hizo con Guizot, Chateuabriand y Thiers. Si bien relató las atrocidades cometidas por el “tirano” contra los disidentes, y llevó la recién la obra recién editada por Rivera Indarte, “Tablas de sangre”, ni los ingleses ni los franceses aceptaron la propuesta.

En ese viaje, Varela se reunió con San Martín en su casa de Grand Bourg. El encuentro no tuvo los resultados esperados por Varela; el Libertador, a pesar de sus amigos unitraios privilegió su relación con Rosas, al punto de donar su sable al Restaurador y ofrecerse para luchar en contra de la intervención extranjera.

Florencio_Varela_Jurista_Escritor.jpg
Florencio Varela.
Florencio Varela.

A mediados de los años cuarenta promovió su iniciativa más audaz: la constitución de una nueva Nación llamada tentativamente “Mesopotamia”, integrada por las provincias de Entre Ríos y Corrientes. Esta idea era parte del ideario Riverista, a su vez heredado del Artiguismo. Hacer la patria Grande. El proyecto no se concretó pero Corrientes siempre fue hostil a la política aduanera de Rosas y con el tiempo (y algunos factores económicos que afectaban su bolsillo) Urquiza se convirtió en el líder de la Revuelta contra Rosas. La idea de hacer un nuevo país siempre lo tentó al entrerriano.

Después de Caseros, sus restos fueron trasladados a la Recoleta. Lo despidieron sus amigos Valentín Alsina y José Mármol.

Los más distinguidos miembros de la logia masónica “Los caballeros liberales”, estuvieron presentes en la ceremonia. Hicieron uso de la palabra Luis L. Domínguez y Francisco Acevedo de Figueroa. Entre los presentes se destacaban Valentín Alsina, Álvarez Thomas, Salvador María del Carril, y José Mármol.

Su urna dice: Florencio Varela asesinado en Montevideo.

Urna Florencio Varela
"Florencio Varela murió asesinado en Montevideo el 20 de marzo de 1848".

Dejá tu comentario