PersonajesÖtzi | artritis

El crimen del hombre de Ötzi

En septiembre de 1991 una pareja de alpinistas alemanes descubrió el cadáver de un pastor neolítico en la frontera alpina entre Austria e Italia . Pronto este hallazgo fue tapa de todos los diarios del mundo.

Helmut y Erika Simon estaban descendiendo el Finialspitz en la frontera italo-austriaca cuando observaron una mancha marrón entre la nieve semiderretida por ese verano que había sido más caluroso de lo habitual.

Creyeron que era un muñeco, pero al acercarse vieron que era un cadáver y bajaron a advertir a las autoridades del hallazgo. Pensaron que podía ser un campesino perdido, pero no se imaginaban que eran los restos de un pastor que había merodeado por ese lugar hace 5000 años .Estaban frente a uno de los grandes descubrimientos arqueológicos del siglo: un hombre preservado por el frio que podría revelar como vivían nuestros ancestros.

El Carbono-14 pronto dio cuenta de la fecha y el hacha que llevaba, demostró que ya trabajaban el bronce.

Era un hombre de 1,60 metros, 50 kilos, 46 años y ojos oscuros. Tenía artritis, caries, parásitos intestinales y padecía la enfermedad de Lyme probablemente contagiada por uno de los ciervos que cazaba (justamente en su estómago se determinó que antes de morir había comido carne de ciervo).

133_otzi1_2000x1314.jpg

Ötzi tenia 68 tatuajes en el cuerpo, y algunas de estas impregnaciones cutáneas coincidian con las articulaciones comprometidas, llevando a especular que, más allá de la estética, los tatuajes cumplían una función mágico curativa.

Lo inquietante del caso es que este hombre de Ötzi tenía una punta de flecha en el pulmón izquierdo cuando murió. El astil había sido quitado. ¿Él mismo lo quitó ó alguien intentó asistirlo? El cuerpo lucía otras heridas y contusiones.

Sobre la ropa del hombre de Ötzi había sangre de otra persona (él era 0rh+), también había sangre en su cuchillo, lo que hace suponer que fue asesinado y falleció por pérdida de sangre.

Algunos especulan que podría haber sido víctima de un sacrificio ritual, pero es poco probable que en ese lugar desolado se haya procedido el rito.

Los más probable es que haya muerto en un enfrentamiento entre tribus, hecho que convierte al hombre de Ötzi en un crimen sin resolver, como los muchos que vemos hoy en las noticias.

Dejá tu comentario