French | 25 de mayo | Beruti | Cabildo

Domingo French

French y Beruti se convirtieron, casi involuntariamente, en dos figuras fundacionales de la historia nacional, personajes que no podían faltar en las "Fiestas Mayas". Sin embargo, para la mayoría de los argentinos desaparecen a poco de haber repartido esas cintas con los colores del cielo, que se han convertido en un símbolo nacional, con poco de verdad histórica.

Domingo María Cristobal French nació en Buenos Aires el 21 de noviembre de 1774. Era hijo de don Patricio French, comerciante español y de doña María Isabel de Urreaga y Dávila. Hizo sus primeras letras en la escuela que los jesuitas abrieron anexa al Templo de San Templo. El 7 de octubre de 1798 contrajo matrimonio con su prima doña Juana Josefa de Posadas y Dávila (hermana del futuro Director Supremo). Su posición económica no debió ser desahogada porque comenzó a ganarse la vida como asalariado del Convento de la Merced, y en 1802, ejercía el puesto de “cartero único” de la Administración de Correos. En 1806, con motivo de la Primera Invasión Inglesa, se inició en la carrera de las armas. Como soldado formó parte del Primer Escuadrón de Húsares Voluntarios Urbanos, y más tarde, pasó al cuerpo de Húsares de Pueyrredón, donde hizo su bautismo de fuego en la Chacra de Perdriel. Su comportamiento le valió el título de teniente de Húsares, otorgado el 8 de octubre de ese mismo año. Después de la defensa de 1807, fue promovido a sargento mayor. Gozó de prestigio entre los milicianos criollos por gravitar en el poder, y ejerció arriesgadas comisiones al prender a José Presas y Marull en 1807, y “singularmente –dice el autor- cuando puesto al frente de los amigos y partidarios de Juan Martín de Pueyrredón, lo sacó del cuartel de Patricios para ocultarlo en la casa de Cornelio de Zelaya, embarcándolo en el navío proporcionado por Contucci, que lo llevó a Río de Janeiro”.

French asistió al Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810, reproduciendo el voto de Saavedra. En la madrugada del 25 de mayo, acaudilló a buena parte del bajo del pueblo en compañía de Beruti, estampando su firma en la petición por la que se designó la Primera Junta de Mayo. Se dice que ese día, adquirió la tienda de la Recova junto a Beruti, cintas blancas y celestes con las cuales confeccionó lazos distintivos que repartieron entre los patriotas, el acto que más perduró en la memoria popular.

A los pocos días de constituido el gobierno revolucionario, se lo promovió al grado de coronel, encargándose de la formación del regimiento de infantería conocido con el nombre de “América” o “de la Estrella”, por lucir sus integrantes esta insignia en rojo sobre la manga del uniforme. Con este cuerpo, el coronel French marchó a Córdoba para aplastar la resistencia de Liniers, comandando la ejecución de los rebeldes en Cabeza de Tigre. Fue fervoroso partidario de Moreno, y a consecuencia del movimiento del 5 y 6 de abril de 1811, se lo separó de su regimiento, siendo desterrado a Patagones.

Con la caída del partido saavedrista French fue restituido a su cargo militar y al mando de su regimiento –que desde entonces se llamó 3 de Infantería-, hallándose en el sitio y toma de Montevideo. Por esos servicios, el Director Posadas le acordó una medalla a los vencedores.

Tuvo French serias dificultades con su cuñado Posadas, quien lo desterró del país, permaneciendo en esa situación durante el gobierno de Alvear hasta el advenimiento de Álvarez Thomas, que lo rehabilitó. En 1815, pasó French con su regimiento a reforzar el ejército del Norte que comandaba el general Rondeau, recientemente derrotado en Sipe-Sipe. Al atravesar la provincia de Salta, sus desinteligencias con Güemes casi provocaron un choque armado, pero, al fin y al cabo, el contingente porteño pudo incorporarse en Humahuaca a las tropas desmoralizadas del Alto Perú. Relevado Rondeau de su jefatura y sustituido por Belgrano, French y Pagola intentaron desobedecer las órdenes del Director Pueyrredón, razón por la cual éste los separó de las filas y los hizo regresar a Buenos Aires, en donde French siempre inquieto y levantisco se unió a Dorrego y a su ruidoso grupo de federales que acusaban con razón, a don Juan Martín de monarquismo. El Director Supremo no dudó en deportarlo a los Estados Unidos”. Permaneció en el destierro casi durante dos años siendo restituido a su jerarquía de coronel mayor por el mismo director Pueyrredón, en abril de 1819. Al año siguiente, salió a campaña como jefe del Estado Mayor del ejército porteño que la mando del general Soler fueron derrotados el 28 de junio de 1820 en Cañada de la Cruz por las montoneras que acaudillaban Estanislao López, José Miguel Carrera y Carlos de Alvear. Cuatro meses más tarde, el 15 de octubre, el gobernador Martín Rodríguez lo nombró “Comandante del resguardo de Mar y Tierra”, pero French no aceptó el cargo y permaneció adscripto al Estado Mayor. Falleció en Buenos Aires, el 4 de junio de 1825, a los 51 años de edad. Hijos suyos fueron: Domingo, fraile dominico, y Aurelio French y Posadas. médico farmacéutico.

Hombre valiente y decidido, quizás amerite ser recordado por sus servicios a la Patria, que le costaron sinsabores y destierro antes que, por repartir, supuestamente, cintas color de cielo.

Dejá tu comentario