PersonajesZully Moreno | Armando Discépolo | cine | Enrique Santos Discépolo | Hollywood | Hugo del Carril | Luis Sandrini | María Luisa Bemberg | Navidad | Niní Marshall | Pedro Quartucci | tango

Zully Moreno la gran diva del cine nacional

Fue un ícono del cine argentino e hispanoamericano y el paso del tiempo la ha convertido en un mito viviente.

Zully Moreno fue, sin lugar a dudas. la gran diva del cine argentino, por talento, belleza y glamour. Su figura era impactante, medía 1,72 de estatura, con una diminuta cintura (53cm), un cuerpo armonioso, un rostro hermoso y una mirada cautivante, era la Greta Garbo criolla.

Llegué a conocerla en el otoño de su vida y conservaba su belleza, charme y elegancia.

Había nacido en la localidad de Villa Ballester, en el partido de San Martín, provincia de Buenos Aires el 17 de octubre de 1920, y su verdadero nombre era Zulema Esther González Borbón.

Cuando contaba con apenas 10 años falleció su padre y, a los dos años y medio, su hermano mayor. Estas desgracias la obligaron a realizar diversas labores para ayudar a la economía familiar.

Debutó en el cine como extra en el año 1938 en la película “Mujeres que trabajan” que marca el inicio cinematográfico de Niní Marshall con el personaje de Catita, con dirección del legendario Manuel Romero.

Y sería justamente la gran Niní Marshall, mientras filmaba la película Cándida (1939), que quedó impactada por la belleza de esa joven de 19 años que trabajaba de extra. “Fíjese qué linda, ¿por qué no le hace unos primeros planos para decorar la película?”, le sugirió al director Luis Bayón Herrera. Desde entonces, Niní la tomó como su protegida y tuvieron un vínculo muy fuerte durante toda su vida.

Asimismo, participó como extra en “Bartolo tenía una flauta” (1939), junto a Luis Sandrini y en “Azahares rojos” (1940). En 1941 tuvo su primer papel destacado en el filme “En la luz de una estrella”, protagonizada por Hugo del Carril y Ana María Lynch, dirigida por Enrique Santos Discépolo y según su propio guión escrito en colaboración con Armando Discépolo.

Ese año el destino jugaría sus cartas, Zully fue convocada para participar en “Orquesta de señoritas” formando parte del elenco encabezado por Niní Marshall, Francisco Álvarez y Pedro Quartucci y durante su rodaje conoció al director Luis César Amadori, el flechazo fue inmediato y jamás se separaron. Él tenía una relación sentimental con la actriz Alicia Vignoli, pero se enamoró perdidamente de Zully y tuvo que esperar seis años para casarse.

Él mismo lo relataba: "Yo me quería unir vía Montevideo, pero Zully me contestó que no, que ella se casaría una sola vez en la vida y lo haría indisolublemente por la ley argentina".

Comenzó entonces un importante crecimiento como actriz lo que, sumado a su extraordinaria belleza y elegancia, hizo que su rostro comience a aflorar con frecuencia en revistas dedicadas al espectáculo y en los afiches de algunos de los films en los que trabajó sin ser protagonista, como “El Profesor Cero”, “En el último piso” y “Fantasmas en Buenos Aires”.

En 1942 condujo junto a Carlos Ginés el programa radial de preguntas y respuestas “¿Cómo me llamo?”, emitido por Radio Splendid .

Participó como protagonista en las películas: “Bajó un ángel del cielo”, “Historia de crímenes”, “Su hermana menor”, “Stella”, “Apasionadamente”, “Dos ángeles y un pecador”, “Celos”, “Nunca te diré adiós” y “La gata”.

En abril de 1947 se casó con el director Luis César Amadori y se fueron a vivir a un espléndido chalet ubicado en la paqueta localidad de Martínez en la zona norte del conurbano bonaerense; tuvieron un hijo, Luis Alberto.

dia.jpg

En 1948, protagonizó “Dios se lo pague” (adaptación de la obra teatral homónima de Joracy Camargo) junto al actor mexicano Arturo de Córdova. La película fue un éxito a nivel mundial, fue uno de los primeros en ser reconocidos por la Academia de Artes y Ciencias de Hollywood en los Oscar, cuando todavía no existía la categoría Mejor película extranjera, recibió una distinción especial.

La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina le otorgó los premios a Mejor película, Mejor director, Mejor actor (Arturo de Córdova), Mejor actriz (Zully Moreno) y Mejor actor de reparto (Enrique Chaico).

bloqueo.jpg

También fue galardonada en el Certamen Hispanoamericano de Madrid.

En 1950 filmó tres películas en México y después de su exitosa experiencia en tierra azteca, Zully regresó a la Argentina filmnado: “La indeseable”, “La dama del mar”, “La mujer de las camelias” (por ese papel recibió un premio Globo de Oro ), “La calle del pecado”, “El barro humano”, “El amor nunca muere” y “Amor prohibido”.

La dictadura militar de 1955 que había derrocado el gobierno democrático de Juan Perón detuvo a Amadori con cargos ficticios el 25 de octubre y lo encerró en la Penitenciaría Nacional junto con Atilio Mentasti, Ángel Luis Mentasti y Hugo del Carril, entre otros.

Una vez liberado su esposo, se radicaron en España. En la madre patria filmó “Madrugada” (por la que ganó un premio especial del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor actriz extranjera en película española), “Una gran señora” y “Un trono para Cristy” (filmada en 1960).

Regresaron definitivamente a la Argentina en 1975, vivieron en un coqueto piso de la Avenida Del Libertador. Por aquel entonces, Alejandro Romay le ofreció reemplazar a Mirtha Legrand en los populares almuerzos televisivos, pero se negó rotundamente.

Continuó con su único vicio: el cigarrillo, era una fumadora empedernida. El domingo 5 de junio de 1977, el destino le asestó un golpe fuertísimo al fallecer su único y gran amor, Luis César Amadori, a los 75 años.

Durante la etapa de preproducción de “Camila” (1984), María Luisa Bemberg y Lita Stantic le ofrecieron interpretar el papel de la abuela de la joven protagonista (Susú Pecoraro). Zully agradeció el ofrecimiento pero rechazó el papel y fue Mona Maris quien finalmente encarnó a ese personaje.

El 25 de julio de 1989 realizó su última incursión televisiva en el programa “Historias con aplausos”, conducido por el recordado Claudio España, emitido por ATC.

Falleció en la Navidad de 1999, a los 79 años, mejor dicho: ese día se convirtió en leyenda. Los artistas nunca mueren, su obra siempre perdurará.

Zully Moreno fue un ícono del cine argentino e hispanoamericano, el tiempo la ha convertido en un mito viviente.

*El autor es historiador de tango, escritor, productor cultural.

Dejá tu comentario