PersonajesYukio Mishima | Japón | Segunda Guerra Mundial

Yukio Mishima, el samurai del siglo XX

Mishima Yukio fue el seudónimo de Hiraoka Kimitake, muerto el 25 de noviembre de 1970, desentrañado por su propia espada. Tuvo una prolífica carrera de escritor considerada por muchos críticos como el novelista japonés más importante del siglo XX.

Yukio Mishima era hijo de un alto funcionario del gobierno japonés y asistió a la aristocrática Peers School en Tokio. Durante la Segunda Guerra Mundial, tras no haber logrado calificar físicamente para el servicio militar, trabajó en una fábrica de Tokio y, después de la guerra, estudió Derecho en la Universidad de la misma ciudad. En 1948–49 trabajó en la división bancaria del Ministerio de Finanzas de Japón. Su primera novela, Kamen no kokuhaku (1949; Confesiones de una máscara), es un trabajo en parte autobiográfico que describe con excepcional brillantez estilística a un homosexual que debe enmascarar sus preferencias sexuales de la sociedad que lo rodea. La novela obtuvo reconocimiento inmediato, y Mishima comenzó a dedicar todas sus energías a la escritura.

Su éxito inicial continuó con varias novelas cuyos personajes principales, generalmente seres atormentados por diversos problemas físicos o psicológicos, obsesionados con ideales inalcanzables que hacían que la felicidad cotidiana sea imposible para ellos. Entre estas obras se encuentran Ai no kawaki (1950; Sediento de amor), Kinjiki (1954; Colores prohibidos) y Shiosai (1954; El sonido de las olas). Kinkaku-ji (1956; El Templo del Pabellón Dorado) es la historia de un joven acólito de un templo budista con problemas, que quema el antiguo edificio al no poder alcanzar su belleza. Utage no ato (1960; Despues del banquete) explora el amor y la corrupción en la política japonesa. Además de novelas, cuentos y ensayos, Mishima también escribió obras teatrales en forma de drama japonés Nō, produciendo versiones modificadas y modernizadas de las historias tradicionales. Sus obras incluyen Sado kōshaku fujin (1965; Madame de Sade) y Kindai nōgaku shu (1956; Five Modern Nōh Plays).

El último trabajo de Mishima, Hōjō no umi (1965–70; El mar de la fertilidad), es una epopeya en cuatro volúmenes que muchos consideran como su logro más acabado. Sus cuatro novelas separadas, Haru no yuki (Nieve de primavera), Homma (Caballos desbocados), Akatsuki no tera (El templo del alba) y Tennin gosui (La caída del angel), están ambientadas en Japón y cubren el período desde aproximadamente 1912 a los años sesenta. Cada uno de ellos representa una reencarnación diferente del mismo ser: como un joven aristócrata en 1912, como un fanático político en la década de 1930, como una princesa tailandesa antes y después de la Segunda Guerra Mundial, y como un joven huérfano malvado en la década de 1960. Estos libros comunican efectivamente la obsesión cada vez mayor de Mishima con la sangre, la muerte y el suicidio, su interés en personalidades autodestructivas y su rechazo a la esterilidad de la vida moderna.

Las novelas de Mishima son típicamente japonesas en su apreciación sensual e imaginativa del detalle natural, pero sus argumentos sólidos y competentes, su análisis psicológico de sondeo y un cierto humor subestimado ayudaron a leerlas en otros países.

Yukio Mishima

El cuento "Yukoku" ("Patriotismo”de la colección Death in Midsummer, and Other Stories (1966) reveló los puntos de vista políticos de Mishima y demostró ser profético de su propio fin. La historia describe, con evidente admiración, a un joven oficial del ejército que comete seppuku, o suicidio ritual, para demostrar su lealtad al emperador japonés. Mishima se sintió profundamente atraído por el patriotismo austero y el espíritu marcial del pasado japonés, que contrastó desfavorablemente con el pueblo occidentalizado materialista y la sociedad próspera de Japón en la era de la posguerra. El propio Mishima se dividía entre estos diferentes valores. Aunque mantuvo un estilo de vida esencialmente occidental en su vida privada y tenía un vasto conocimiento de la cultura occidental, se enfureció contra la imitación de Occidente por parte de Japón. Desarrolló diligentemente las antiguas artes japonesas de karate y kendo y formó un polémico ejército privado de aproximadamente 80 estudiantes, el Tate no Kai (Shield Society), con el objetivo de preservar el espíritu marcial japonés y ayudar a proteger al emperador (el símbolo de la cultura japonesa) en caso de un levantamiento de la izquierda o un ataque comunista.

El 25 de noviembre de 1970, después de haber entregado ese mismo día la última parte de El mar de la fertilidad a su editor, Mishima y cuatro seguidores de Shield Society tomaron el control de la oficina del comandante general en una sede militar cerca del centro de Tokio. Desde un balcón del establecimiento dio un discurso de 10 minutos a mil soldados que se encontraban allí reunidos, en el que los instó a derrocar la constitución japonesa posterior a la Segunda Guerra Mundial, que prohíbe la guerra y el rearme japonés. Los soldados no respondieron como esperaba, entonces Mishima cometió seppuku a la manera tradicional, destripándose con su propia espada, seguida de decapitación a manos de un asistente. Este impactante evento despertó muchas especulaciones sobre los motivos reales de Mishima. También se lamentó que su muerte hubiera dejado al mundo sin un escritor de gran talento.

Dejá tu comentario