PersonajesJimmy Hoffa | Robert Kennedy | luchas gremiales | Estados Unidos

¿Una historia conocida?

Jimmy Hoffa desapareció hace 43 años. Nunca más se supo de él. Cada tanto surgían testigos que juraban saber dónde fue enterrado bajo toneladas de cemento. Sin embargo jamás pudieron dar con sus restos. ¿Cómo es que un dirigente sindical se convirtió en una leyenda urbana? Esta es su historia.

James Riddle Jimmy Hoffa nació en Brazil, Indiana, en 1913. Su padre murió joven dejando a su familia en una situación precaria. Jimmy debió salir a trabajar a los 14 años, y para el año 1932 ya era conocido por destacarse en las luchas gremiales, razón por la cual fue invitado a organizar el sindicato de camioneros, conocido como Teamstears, que para entonces contaba con 75.000 afiliados. En solo tres años Hoffa duplicó ese número.

Para presionar a la patronal Hoffa organizaba quick strikes (huelgas relámpago) y boycotts de distinto tipo. A la vez que los Teamstears crecían en fuerza de negociación, Hoffa construyó una serie de nexos con organizaciones mafiosas, que a su vez lo asistían a presionar a las empresas.

Durante la Segunda Guerra había evitado el reclutamiento alegando que su tarea como gremialista era de gran valor para la nación, ya que mantener “tranquilos” a sus afiliados asistía al esfuerzo bélico.

Aunque nunca trabajó como camionero, se convirtió en presidente de una de sus sedes en 1946.

En 1952 fue electo vicepresidente del gremio, secundando a Dave Beck, el sucesor de Daniel J. Tobin, presidente desde 1907. Su ascenso se debió a la campaña contra Tobin que Hoffa había llevado adelante, especialmente en los estados centrales de los Estados Unidos.

Cuando Beck fue convocado por el Senado para responder por algunos de sus actos, este se negó a declarar invocando 140 veces la Quinta Enmienda, (que protege al acusado de no declarar en su contra). Cuando Beck fue condenado, Hoffa se convirtió en el presidente de los Teamstears. En este período se avocó a expandir el sindicato, reclutando no solo camioneros, sino empleados de aerolíneas y otros medios de transporte.

Robert Kennedy había seguido de cerca la carrera de Hoffa y desde los ’50 presentó una serie de causas contra él, aunque recién cuando su hermano accedió a la primera magistratura es que Robert, como Fiscal General, pudo avocarse a juntar cargos contra Hoffa y otros sindicalistas conectados con la mafia.

En 1964 Jimmy fue sentenciado a 8 años de prisión por intento de soborno, fraude y uso inapropiado de los fondos del sindicato, como falsos préstamos que concedía a conocidas empresas del crimen organizado. A pesar de ser condenado por fraude, Hoffa fue una vez más electo presidente del gremio.

JimmyHoffa610.jpg

Después de tres años de apelaciones que llegaron a la Corte Suprema, ingresó a la Prisión de Lewisburg en Pennsylvania.

Durante su tiempo en la cárcel, Frank Fitzsimmons fue presidente del sindicato. A pesar de haber accedido a ese cargo por Hoffa, pronto se apartó de su influencia.

En 1971, después de menos de 5 años en el presidio, le presidente Nixon conmutó su pena.

Una vez libre, Hoffa recibió una pensión del sindicato de 1.700.000 dólares, una extraña decisión que nunca había ocurrido antes. Este hecho creó suspicacias a punto tal de afirmar que fue el mismo Nixon quien había provisto el dinero a fin de obtener el apoyo del sindicato para su reelección.

Como le fue prohibido continuar con su actividad sindical Hoffa, sintiéndose discriminado, inició una causa para invalidar esta disposición. La Corte dictaminó en su contra.

Hoffa estaba escribiendo su autobiografía cuando el 30 de julio de 1975 fue invitado a una cena con dos conocidos jefes de la mafia: Anthony Joseph Giacalone y Anthony Provenzano. La relación con ambos Anthony no era buena. Provenzano se había enemistado con el ex sindicalista, a punto tal de amenazar a Hoffa con asesinar a sus nietas.

Sin embargo nadie se presentó al Machus Red Fox, un restaurant en Bloomfield Township, un suburbio de Detroit, donde debía tener lugar el encuentro, y desde entonces nadie lo volvió a ver. Su vehículo estaba abierto en el estacionamiento.

El 30 de julio de 1982, después de siete años de pesquisas, entrevistas y careos, James Riddle Hoffa fue declarado muerto.

Desde entonces las versiones sobre dónde se esconde el cuerpo de Hoffa se sucedieron. Obviamente, el FBI llenó un reporte de 56 páginas recogiendo distintas versiones; todas apuntan a un ajuste de cuentas.

Un matón llamado Sheeran dice haberlo asesinado con dos disparos en la cabeza. Su cuerpo fue cremado por orden de un gánster llamado Salvatore Brigulio. Esto jamas se pudo demostrar, ninguno de los dos fue apresado.

Desde su desaparición fue rastreado en el fondo de los Grandes Lagos, se ha buscado sus restos en tres casas (1992, 2002, 2004), en una caballeriza y en el Estadio de los Giants.

Se lo vinculó con la muerte de Kennedy (como JFK de Oliver Stone) y se han filmado series y películas como Fist (1978), Odio a la muerte (1983) y Hoffa (1992) protagonizada por Jack Nicholson y escrito por David Mamet.

el-cadaver-de-jimmy-hoffa-la-mafia-y-la-pieza-que-faltaba-en-el-asesinato-de-jfk.jpg
Jimmy Hoffa junto a su hijo James.
Jimmy Hoffa junto a su hijo James.

Su hijo, James Phillip Hoffa, fue presidente del mismo sindicato de su padre.

James Riddle Hoffa continúa desaparecido haciendo honor a su nombre, ya que Riddle significa enigma.

HOFFA

Jimmy Hoffa en películas.

Jimmy Hoffa

Fragmento de Hoffa, 1992.

Jimmy Hoffa'

En 1991, en la película Nothing But Trouble, los personajes de Chevy Chase y Demi Moore encuentran una habitación repleta de recortes de periódicos sobre gente desaparecida, entre los que está una noticia de la desaparición de Jimmy Hoffa, incluso estando a su lado ¡su carnet de identidad!, dando a entender que desapareció en ese ficitio pueblo de Valkenvania.

Dejá tu comentario