HistoriaAmadeo de Saboya | Fernando VII | atentado | España | monarquía | Puccini | Italia | María Victoria del Pozzo

Un Rey italiano en España

Fernando VII no solo fue lo peor que le pasó a España por las ridiculeces que hizo durante su reino, sino por la imposición de su hija Isabel II, joven escasa de luces (y liviana de cascos), fuente del conflicto con las aspiraciones monárquicas de su tío Carlos que culminaron con una sucesión de sublevaciones internas, las guerras carlistas.

El gobierno de Isabel estuvo signado por estos conflictos que no mermaron la libido de la Reina, buscando nuevos amantes como el general Serrano (llamado por Isabel “el general bonito”), quien decidió que España ya había tenido demasiado de la “real” ineptitud y la derrocó, obligándola a un dorado exilio en París (gracias a los millones de libras esterlinas que su padre había atesorado en su cuenta personal en Londres).

Los españoles no tuvieron mejor idea que buscar otro monarca europeo y encontraron disponible para el trono a Amadeo de Saboya, duque de Aosta, hijo de Víctor Manuel II de España.

Amadeo se había casado con la princesa de La Cisterna, María Victoria del Pozzo, rica heredera a la que amaba, aunque no por eso dejaba de sustraerse de los placeres mundanos. Estos excesos obligaron a la princesa a dirigirse al Rey para que pusiese freno a la carrera galante de su hijo. Vittorio Emanuele, quizás por falta de convicciones sobre la lealtad conyugal, se excusó de reprocharle las infidelidades de su hijo.

Maria_Vittoria_dal_Pozzo_with_her_husband.jpg
Amadeo de Saboya y su esposa, María Victoria dal Pozzo della Cisterna, entre 1868 y 1870.

Amadeo de Saboya y su esposa, María Victoria dal Pozzo della Cisterna, entre 1868 y 1870.

Las cortes constituyentes españolas de 1869 establecieron una monarquía constitucional como forma de gobierno y encontraron (o creyeron encontrar) en Amadeo al monarca que sacaría a España del marasmo. El nuevo Rey tenía ancestros españoles, pertenecía a una antigua dinastía europea y aunque había sido bautizado, Amadeo era masón y había alcanzado el grado 33 dentro del Rito Escocés (aunque este dato fue desmentido por varios investigadores).

Desde un inicio su figura fue discutida, su acceso a la corona estuvo lejos de un consenso por unanimidad. Muchos españoles veían con malos ojos que fuese el hijo de un monarca que había clausurado a los Estados Pontificios poniendo en jaque al Vaticano.

Mientras Amadeo viajaba a España, el general Prim, uno de los impulsores de su elección, moría por las heridas sufridas en un atentado. La inestabilidad política española sería la única constante de su reinado, inestabilidad que se tradujo en un atentado del que, afortunadamente, salieron ilesos tanto Amadeo como la Reina.

Amadeo_I_
Amadeo I frente al féretro del general Prim (1871)

Amadeo I frente al féretro del general Prim (1871)

A pesar de cierta popularidad que le dio su valiente reacción durante el atentado, la situación política no mejoró, cosa que lo llevó a decir que el país que lo había adoptado era “una jaula de locos”. El estallido de una nueva guerra carlista y el recrudecimiento de la guerra de Independencia en Cuba obraron como disparador del descontento popular. Apenas dos años después de su arribo otra revuelta militar amenazó el trono. Amadeo se enteró que había sido “despedido” mientras ordenaba la comida en el Café de Fornos. Sin hacer muchos comentarios, quizás sintiéndose liberado de la pesada carga impuesta escribió su renuncia al Consejo de ministros, donde pretende poner término “a las sangrientas y estériles luchas” que cercenaban al pueblo español, desprendiéndose de la corona de una nación “tan noble como desgraciada, del que no llevo otro pesar que el de no haberle procurado el bien que mi leal corazón apetecía”.

Aceptada su división esa tarde se declaró la Primera República y el exrey, disgustado, partió primero a Portugal y después a Italia, donde no volvió a ejercer función ejecutiva alguna.

Al morir, su amigo Puccini compuso el cuarteto de cuerda Crisantemi, quizás el recuerdo más perdurable de este italiano que fue rey de España.

puccini

Dejá tu comentario