HistoriaNeil Amstrong | NASA | Apollo 11 | Buzz Aldrin | Michael Collins | Stanley Kubrick

Un pequeño paso... y las teorías conspirativas sobre el hombre en la luna

Cuando a las 2:56 del 21 de julio de 1969 (hora internacional UTC) Neil Amstrong puso un pie sobre la superficie lunar dijo “Este ha sido un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Entonces las millones de personas que mirábamos el paseo lunar desde nuestros hogares ni sospechábamos que este acontecimiento histórico podría ser un fraude… pero muchos creen que el hombre nunca posó un pie en la luna o que si lo hizo fue años más tarde.

En 1961 John F. Kennedy largó la carrera a la luna dentro del marco de la Guerra Fría y la confrontación espacial con la Unión Soviética. Entonces las autoridades norteamericanas no sospechaban que esta guerra de recursos sería el colapso del gobierno soviético.

En 1966, la NASA puso en orbita la primera misión Apollo, que un año más tarde (27 de enero de 1967) terminaría con la muerte de tres astronautas.

El 16 de julio de 1969 partía la misión Apollo 11 tripulada por Neil Amstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins. Los primeros dos habían servido durante la Guerra de Corea y los tres eran pilotos de prueba (curiosamente, Collins había nacido en Italia mientras su padre era agregado militar). Después de tomar muestras y plantar la bandera americana, Aldrin tomó la comunión (que había llevado para la oportunidad) y ofició un breve servicio religioso en la superficie lunar. Esa noche durmieron en el Eagle y a las 6:35 del 22 de julio (hora internacional UTC) iniciaron el camino de vuelta.

Buzz-en-la-Luna Apolo-11-.jpg

Habría seis alunizajes más. Los últimos en caminar sobre la superficie lunar fueron los miembros del Apollo 17, Eugene Cernan y Harrison Schmitt (el 11 de diciembre de 1972).

El programa fue abandonado después de haber ocupado a 400.000 ingenieros y costado 24 billones de dólares (100 billones al costo actual). Al parecer el costo beneficio convertía a la carrera hacia la luna en una tarea cara y poco remunerativa.

Desde entonces han surgido teorías conspirativas que niegan parcial o totalmente las misiones lunares, induciendo a más del 10% de los norteamericanos, el 25% de los británicos y casi el 30% de los rusos consultados a descreer de lo que se vio ese histórico día de julio, hace 50 años.

El primero en exponer sus teorías fue Bill Kaysing, un ex oficial de la Marina americana que había trabajado en el diseño de los cohetes Saturno V y en motores de competencia para Formula 1. Según Kaysing, los astronautas “alunizaron” a 120 kilómetros de Las Vegas. La posterior filmación se habría realizado en el Sands Hotel de esa ciudad.

En 1980, la Sociedad de La Tierra Plana (que últimamente ha tomado nuevo protagonismo) afirmó que dicha filmación se realizó en los estudios Disney, con un guión realizado por Arthur C. Clarke y dirigida por Stanley Kubrick. Al parecer, la NASA no se privó de nada.

stanley-kubrick-luna.jpg

Después del asesinato nunca esclarecido de John F. Kennedy (el 22 de noviembre de 1963) y el caso Watergate, el americano medio desarrolló una desconfianza por todo lo que fuera comunicación oficial del gobierno. La necesidad de superar a la Unión Soviética, la justificación de los gastos exorbitantes de la NASA y el fracaso de la impopular Guerra de Vietnam, podían crear suspicacias. Hasta el mismo Aldrin, el más locuaz de los miembros de esta primera tripulación, había dicho “Si llegamos a la Luna no fue para estudiarla ni recoger muestras de su suelo, sino para aventajar a los rusos en la carrera espacial. Todo lo demás quedó en segundo plano...”

Desde entonces se sucedieron distintas versiones como la del editor británico de Nexus, Marcus Allen, quien afirmó que recién con el Apollo 14 se pudo llegar a la luna, mientras que Milton W. Cooper y James Fetzer sostenían que todas las misiones habían sido falsas.

David Groves, después de estudiar las fotos de Aldrin y Armstrong, sostuvo que existían una serie de incongruencias en ellas: No se ven estrellas, existen variaciones en las sombras proyectadas, parece que la bandera flamea cuando no hay aire en la luna y ¡hasta la aparición de una botella de una conocida gaseosa cola! (¿acaso una campaña publicitaria encubierta?). Groves también afirmó haber detectado el destello de un flash. Continuando con esta línea argumental, el productor de TV David Percy sostuvo que las fotos tenían tantos errores porque un “alma caritativa” (sic) dentro de la NASA quiso advertirle al mundo sobre el fraude.

luna-bandera eeuu.jpg

El francés Philippe Lheureux reconoce que el aluminaje existió pero sostiene que las fotos difundidas por la NASA eran falsas.

El ruso Yury Mikhin afirmó que la NASA fue asistida por miembros del Partido Comunista Soviético para lograr esta trasmisión y que no era desde nuestro satélite natural. El científico Stanislav Pokrovsky puso en duda la capacidad de los cohetes Saturno de poder ir y volver de la luna.

Los libros y películas sobre el tema se sucedieron. Aron Ranen, Bart Sibrel, Jay Weidner y Gerhard Wisnewski produjeron films donde abordan la teoría del fraude. Para agregar sal a la controversia, las filmaciones telemétricas originales del Apollo 11 ¡se extraviaron! y hubo una serie de muertes “sospechosas” de diez astronautas y dos civiles.

La NASA no se calló ante las denunciar y hasta contrató a una comisión dirigida por el ingeniero y periodista estadounidense James Oberg, especializado en temas espaciales, a fin de contestar las acusaciones … aunque el libro no se publicó porque, a criterio de las autoridades de la NASA, difundirlas era darle jerarquía a estas mentiras. El tema podría haber seguido por años, hasta que se mostraron las fotos de los lugares de aluminaje tomadas por grupos ajenos a la NASA, como la Comisión Japonesa de Exploración Aeroespacial, el telescopio Hubble, la misión lunar hindú Chandrayaan-2 y la misión lunar china Chang’e-2. Estas fotos confirmaron que en cinco de los seis lugares donde se alunizó aún están de pie las banderas norteamericanas. La única que no está en su lugar es la del Apollo 11, desplazada por el accionar de los cohetes que llevaron de vuelta a los astronautas.

Telescopio Hubble.jpg

El hecho concreto es que la exploración lunar que hace 50 años nos abría la conquista del especio ha quedado suspendida desde entonces. Una vez más, Buzz Aldrin (que aún vive al igual que Collins a pesar de los pronósticos ominosos por su exposición a rayos cósmicos) ha expresado su desilusión “Nos prometieron colonias en Marte, y en cambio nos han dado Facebook”.

Apollo_11_insignia.png

Dejá tu comentario