HistoriaEdelmiro Mayer | Batalla Chattanooga

Un argentino en Chattanooga

A fines de noviembre de 1863 se enfrentaron los ejércitos de la Unión contra los Confederados en el cruce ferroviario de Chattanooga, Tennessee. Le tocaba al jefe sureño, general Braxton Bragg defender su posición con casi 50.000 efectivos que debían enfrentar a los 72.000 federales que hostigaban su posición.

Las tropas de la Unión estaban al mando del mismo general Ulises Grant que alentaba la posibilidad de cortar en línea recta los Estados del sur, avanzando hacia el mar, tarea que poco después cumpliría el general William Sherman. Ésta campaña poco podría interesarle a los argentinos, sino fuera que un compatriota estaba presente, dirigiendo a las legiones de soldados afroamericanos. Nos referímos al legendario Edelmiro Mayer.

Durante la campaña de Chattanooga se sucedían los combates con resultados inciertos. La batalla de Chickamauga y Wauhatchi, no definieron la suerte de los ejércitos y las tropas de ambas partes se acumulaban, al igual que los muertos de los dos bandos. En estos enfrentamientos se destacó por el uso de las tropas de color en el ejército federal, una de las primeras veces que se ponían a prueba y frente a ella se destacó el liderazgo del entonces coronel Edelmiro Mayer, un argentino que llegó a ser oficial en tres ejércitos (argentino, americano y mexicano), que fue el primer gobernador de Santa Cruz, y además era un prolífico compositor.

mayer-8-min.jpg
Edelmiro Mayer.
Edelmiro Mayer.

Mayer, nació en Buenos Aires en 1834, y pasó los primeros años de su vida en EE.UU. Cuando volvió en 1858, encontró un país dividido por la segregación de Buenos Aires. En estas circunstancias se incorporó al ejército porteño en Cepeda y Pavón, pero entró en una abierta disputa con sus jefes Paunero y Mitre sobre la discrecionalidad en los ascensos. El hermano menor había muerto peleando contra los insubordinados del Norte, y su hermano médico había sido asesinado por unos esbirros contratados por su suegra (pero ésta es una historia que merece ser contada en otra oportunidad). Mayer renunció a su puesto y viajó a USA. Ahí no tardó en incorporarse a West Point, donde trabó amistad de Todd Lincoln, el hijo del presidente.

Mayer era conocido por haber escrito en “Harper Magazine”, un artículo alabando las condiciones guerreras de las personas de color que él había tenido que comandar durante sus años de servicio en Argentina, donde casi la cuarta parte de las tropas eran de origen africano.

Como el ejército americano no tenía soldados de color (pelear por la patria era reconocer una equidad de derechos), pronto contrató a oficiales europeos para que comandasen los batallones de afroamericanas (Por esta razón en algunos textos, Mayer figura como alemán). Prontamente fue asignado a la conducción de 45 Regimientos de color que participó en la batalla de Chattanooga, ocasión en el que se desempeñó como teniente coronel.

Para amenizar la larga espera en las trincheras, Mayer solía apostar un dólar a sus subalternos que, a pesar de exponerse al fuego enemigo, ninguna bala lo podría dañar. Al parecer estaba muy seguro de su suerte.

La guerra terminó y Mayer fue el encargado de que sus tropas de color desfilaran en Washington durante los actos de celebración.

La noche del asesinato de Lincoln, Mayer estaba en compañía de Todd Lincoln y fue uno de los primeros en enterarse del magnicidio.

lincoln.jpg
        Así reflejaban los dibujantes el asesinato de Lincoln, Mayer estuvo presente.

Así reflejaban los dibujantes el asesinato de Lincoln, Mayer estuvo presente.

Terminado el conflicto, los americanos encontraron una tarea para este oficial bilingüe, que era entregar armas de contrabando a Benito Juárez en su guerra contra los franceses. Al ejército mejicano se sumó Mayer, que pronto llegó a tener un alto mando, aunque un romance indebido por poco le cuesta una corte marcial, de la que fue salvado por Domingo Faustino Sarmiento… pero éste, como dije es otro episodio que alguna vez habré de contar.

CHATTANOOGA

Dejá tu comentario