PersonajesAntonio Machado | poesía | filosofía | literatura | Madrid

Triste labor de poeta

Antonio Machado, poeta español nacido un día como hoy en el año 1875, fue una de las principales figuras del movimiento literario español conocido como la Generación del 98. Su vida y obra fueron marcadas por el golpe de estado y el exilio volviéndolo un icono de la división española.

Antonio Machado nació en Sevilla un año después de su hermano Manuel. La familia se mudó a Madrid en 1883 y ambos se inscribieron en la Institución Libre de Enseñanza. Durante estos años, y gracias al aliento de sus maestros, Antonio descubrió su pasión por la literatura. Mientras completaba el bachillerato en Madrid, las dificultades económicas lo llevaron tener que encontrar varios trabajos, incluido el de actor. En 1899 viajó con su hermano a París para trabajar como traductor para una editorial francesa. Durante estos meses en París, entró en contacto con los grandes poetas simbolistas franceses Jean Moréas, Paul Fort y Paul Verlaine, y también con otras figuras literarias contemporáneas, como Rubén Darío y Oscar Wilde. Estos encuentros fueron los que cimentaron la decisión de Machado de dedicarse a la poesía.

En 1901 publicó sus primeros poemas en la revista literaria 'Electra'. Su primer libro de poesía fue publicado en 1903 con el título Soledades. A lo largo de los años que siguieron, modificó gradualmente la colección, eliminando algunas piezas y añadiendo muchas más, y en 1907 se publicó la colección definitiva con el título ¨Soledades. Galerías. Otros poemas¨. El mismo año, Machado tomó el puesto de profesor de francés en la escuela de Soria. Allí conoció a Leonor Izquierdo, que era hija de los dueños de la pensión donde se hospedaba. Se casaron en 1909: él tenía 34 años, ella tenía 16 años. A principios de 1911, la pareja se fue a vivir a París, donde Machado se empapó de literatura francesa y estudió filosofía. En el verano, sin embargo, Leonor fue diagnosticada con tuberculosis avanzada y tuvieron que regresar a España. Ella murió en agosto de ese mismo año, pocas semanas después de la publicación de ¨Campos de Castilla¨. Machado quedó devastado y abandonó Soria, la ciudad que había inspirado la poesía de ese libro. Se instaló en Baeza, Andalucía, hasta 1919. En esa ciudad escribió una serie de poemas sobre la muerte de Leonor que se agregaron a una nueva edición de Campos de Castilla publicada en 1916 junto con el Primera edición de Nuevas canciones. Mientras que sus poemas anteriores se conforman en un estilo adornado y modernista, con la publicación de "Campos de Castilla" mostró una evolución hacia una mayor simplicidad, una característica que marcaría su poesía a partir de entonces.

Antonio_Machado_por_Leandro_Oroz_(1925).jpg
<div><p>Retratado por Leandro Oroz (1925).</p></div><div><div></div></div>

Retratado por Leandro Oroz (1925).

Entre 1919 y 1931, Machado fue profesor de francés en el Instituto de Segovia. Donde se mudó para estar más cerca de Madrid, donde vivía Manuel. Los hermanos se reunían los fines de semana para trabajar juntos en una serie de obras, cuyas actuaciones les valieron una gran popularidad. Fue aquí también donde Antonio tuvo una aventura secreta con Pilar Valderrama, una mujer casada con tres hijos, a quien se referiría en su trabajo con el nombre de Guiomar. En 1932 le fue otorgado el puesto de profesor en el "Instituto Calderón de la Barca" en Madrid.

Cuando Francisco Franco llevó a cabo el golpe de estado en julio de 1936, dando comienzo a la Guerra Civil Española, Machado estaba en Madrid. Este hecho lo separó para siempre de su hermano Manuel, que quedó atrapado en la zona nacionalista, y de Valderrama, que estaba en Portugal. Machado fue evacuado con su madre y su tío a Valencia, y luego a Barcelona en 1938. Finalmente, cuando Franco se acercó a los últimos bastiones republicanos, se vieron obligados a cruzar la frontera francesa hacia Collioure. Fue en aquella ciudad, el 22 de febrero de 1939, que Antonio Machado murió, tres días antes que su madre. En su bolsillo se encontró su último poema, "Estos días azules y este sol de infancia".

Antonio_Machado,_por_Joaquín_Sorolla.jpg
<div><p>Antonio Machado, por Joaquín Sorolla.</p></div><div><div></div></div>

Antonio Machado, por Joaquín Sorolla.

La evolución de la obra de Antonio Machado tiene fuertes vínculos con las tendencias europeas del mismo período en el que vivió. Se alejó de los principios estéticos herméticos del post-simbolismo y cultivó una apertura dinámica del realismo social. Al igual que poetas franceses como Verlaine, Machado realizó con una contemplación de fin de siècle de su mundo sensorial, retratándolo a través de la memoria y las impresiones de su conciencia. Y al igual que sus colegas con consciencia social de la Generación de 1898, abandonó su mirada introspectiva para contemplar el paisaje histórico de España con un ojo simpático pero indulgente. Los poemas tardíos de Machado son una antropología virtual de la gente común de España, describe su psicología colectiva, sus costumbres sociales y su destino histórico. Logra este panorama a través de mitos y patrones recurrentes y eternos de comportamiento social. Las metáforas de este segundo período utilizan alusiones geográficas y topográficas que enmarcan juicios poderosos sobre las condiciones socioeconómicas y morales en la Península.

Su libro, "Nuevas canciones", publicado en 1924, marca el último período de su obra. Las obras completas de su poesía, Poesías Completas, se publicaron en 1938 y contienen Poesias de Guerra con El crimen fue en Granada, la elegía a Federico García Lorca.

Dejá tu comentario