MúsicaFrank Sinatra | música | ley seca | Sinatra

Te llevo bajo mi piel

Frank Sinatra fue uno de los grandes músicos de todos los tiempos, actor e intérprete de conocidas melodías que todos llevamos bajo la piel...

Francis Albert Sinatra nació el 12 de diciembre de 1915, en 418 Monne Street, Hoboken, Nueva Jersey.

Pesó 6 kilos al nacer, por lo que se vieron obligados a usar fórceps. De allí que lució una cicatriz en el cuello y oreja de por vida. El niño quedó tan maltrecho después del difícil alumbramiento, que tardaron meses en bautizarlo.

Su madre, Dolly, había nacido cerca de Génova, y a los diecisiete años se casó con Antonino Martino Sinatra, oriundo de Catania. Las familias originalmente se resistieron a esta unión, a pesar de ser todos italianos, había diferencias sociales entre ellos.

Dolly era muy popular entre la comunidad italiana de Nueva Jersey, asistiendo a escribir cartas a los parientes que habían dejado en Italia, especialmente durante la Guerra Mundial.

Dolly trabajaba de partera, no solo trayendo niños al mundo, sino evitando que llegaran. (Su prestigio como abortista impidió que Frankie ingresara al coro de la Iglesia).

sintra kid.jpg
Sinatra de niño.
Sinatra de niño.

Cuando en 1930 se estableció la Ley Seca, Dolly y Martino regentearon una taberna ilegal (que entonces les decían Speakeasy). El bar en cuestión, se llamaba Marty O’Brien (pseudónimo del padre de Frank, que era boxeador y podía pasar por un irlandés).

Martin Sinatra tuvo una larga y poco prometedora carrera como boxeador, con treinta peleas como profesional.

La figura materna ejerció una marcada influencia en Frank, que solía golpearlo cuando la sacaba de quicio (circunstancia no frecuente). También lo mimaba y le compraba ropa cara, que lo convertían en “el joven más elegante del barrio”.

A los quince años, su tío Doménico le regaló un ukelele, que Frank tocaba de oído durante las reuniones familiares, o en el bar de sus padres. Quien sería el cantante más convocado del mundo, nunca aprendió a leer música.

Mientras asistía al secundario en A. J. Demarest High School, Frank se dedicó a organizar fiestas donde se escuchaba a las bandas de moda y se bailaba. Estas reuniones lo hicieron muy popular, pero le sacaban tiempo a sus estudios. Finalmente, no llegó a graduarse porque fue expulsado por mala conducta. Siguiendo las indicaciones de su madre, asistió al Drake Business School, pero apenas duró unos meses.

Trabajó de cadete en el periódico “The Jersey Observer”, y por un tiempo hizo changas en el puerto. Fue entonces que empezó a cantar en clubes como The Cat Neon y The Comedy Club. También cantaba en algunas radios locales. Para mejorar su dicción tomó clases de elocución con John Quinian, el primero en darse cuenta de su impresionante rango vocal.

sinatra y su mama.jpg
Sinatra y su mamá.
Sinatra y su mamá.

Como profesional Frank empezó a trabajar en un cuarteto llamado Hoboken Four and Harry James. Curiosamente fue su madre quien convenció a los tres integrantes del grupo que Sinatra era la persona indicada para ser la primera voz. De esta forma ingresó en el profesionalismo, cobraba 12,50 dólares por actuación, y ganó un concurso que por seis meses lo llevó por radios de costa a costa de EE.UU.

De acá en más se sucedieron los contratos, subió su caché y afianzó su espíritu de niño mimado que afirmaba sin complejos que llegaría a ser “tan grande que nadie podría tocarlo”. Y tuvo razón.

Ya estaba en el camino de ser “La Voz”.

Una última anécdota con respecto a su madre, por la que sentía afecto y algo de temor, ya que no había ahorrado “schiaffos” para domar a su hijo. Cuando Frank se involucró con la mafia para construir Las Vegas, llevaba con frecuencia a Dolly, a la que le encantaba jugar, pero no perder... Para ahorrarle disgustos, Sinatra tenía un tragamonedas arreglado exclusivamente para Dolly… para que nunca perdiese.

Frank no podía ver sufrir a su madre.

sinatra

Dejá tu comentario