Historiamasacre de Soweto | Sudáfrica | afrikaans | Hector Pieterson | apartheid | educación | Stephen Biko

Soweto y Biko

El 16 de junio de 1976, diez mil estudiantes marchaban en forma pacífica por Soweto (un barrio pobre que quedaba 24 km al sudeste de Johannesburg, Sudáfrica) para protestar bor el bajo nivel de las escuelas para ciudadanos negros y por un decreto que complicaba mucho las condiciones de aprendizaje.

Niños y adolescentes de las escuelas de la zona se manifestaban protestando por un decreto emitido por el gobierno que establecía la obligatoriedad de la enseñanza en afrikaans, la lengua de los blancos afrikaners, descendientes de los primeros holandeses que colonizaron el cabo. Los estudiantes negros pedían al gobierno lecciones en sus lenguas nativas, mientras coreaban consignas contra el apartheid. El sistema segregado de educación, establecido en los años '50, obligaba a los ciudadanos negros a pagar para sistir a escuelas en muy malas condiciones edilicias, con clases superpobladas, profesores mal preparados y planes de estudio mal diseñados; todo eso mientras la enseñanza pública para los blancos era gratuita y de mucha mejor calidad.

Los manifestantes se dirigían a un estadio para desarrollar allí una protesta organizada. Un policía blanco lanzó una granada de gas lacrimógeno y otros dispararon contra la multitud, matando a cuatro manifestantes. Así se inició el alzamiento de Soweto, el episodio más sangriento de una serie de rebeliones de ciudadanos negros y represalias policiales de las décadas de los '60 y '70. Al día siguiente, Soweto amaneció militarizado, con cerca de 1500 agentes de policía fuertemente armados, tanques blindados recorriendo las calles y vigilancia policial desde los helicópteros.

Las fotos de la masacre recorren el mundo, especialmente la imagen del primer niño asesinado durante las marchas, Hector Pieterson, de 12 años, que es llevado en brazos por otro estudiante, desfalleciente y con la cabeza ensangrentada, mientras su hermana pequeña Antoinette corre junto a ellos desesperada. Soweto sacude los cimientos mismos del apartheid, el régimen político que estructura de Sudáfrica desde 1948 pero cuyas raíces provienen del siglo anterior.

Captura de Pantalla 2021-06-16 a la(s) 09.11.54.png
Hector Pieterson
Hector Pieterson

La represión deja un saldo atroz: la comisión investigadora oficial reportó 575 muertos, pero otras fuentes aumentan la cifra de muertos hasta 1.000. Esta comisión era una de las particularidades de la Sudáfrica de aquellos años: un país capaz de exigir una investigación relativamente independiente que realizó un exhaustivo trabajo recopilando datos y testimonios, pero cuya investigación quedó en manos de una sola persona: el juez de la Corte Suprema Judge Cillié, por supuesto blanco.

La difícil y dolorosa historia del movimiento estudiantil en Sudáfrica tuvo un gran héroe: Stephen Biko. En 1968, mientras estudiaba en la facultad de medicina, Biko fue co-fundador de la Organización de Estudiantes Sudafricanos, el primer grupo antisegregacionista de jóvenes negros. Anteriormente, las organizaciones estudiantiles estaban dominadas por blancos conservadores.

Biko y la nueva organización formaban parte de un movimiento más amplio: Conciencia Negra (del que Biko fue también uno de los iniciadores), que buscaba superar el sentimiento generalizado de inferioridad que afectaba a la mayoría oprimida de la nación sudafricana. El movimiento estimulaba el orgullo negro e insistía en que los ciudadanos negros debían encargarse de su propio desarrollo y liberación, superando el contexto desfavorable en el que vivían.

Stephen Biko fue oficialmente censurado: se le prohibió actuar políticamente, abandonar su ciudad (King Williams Town), hablar o escribir sobre sus ideas políticas, convocar a reuniones o actos; tenía prohibido incluso hablar con más de una persona a la vez (insólito, pero así como se lee).

Stephen Biko
Stephen Biko
Stephen Biko

La represión en respuesta a estos movimientos de los ciudadanos de raza negra se intensificó, y se enfocó especialmente en todos aquellos a quienes la policía consideraba como cabecillas de la revuelta de Soweto. Se ensañó especialmente con Stephen Biko, que fue detenido en muchas ocasiones y logró esconderse durante un año. Pero el 18 de agosto de 1977 la policía finalmente lo apresó en Port Elizabeth. Biko fue torturado durante días, hasta que el 11 de setiembre fue trasladado 1.200 kms hasta Pretoria, un viaje de 12 horas, desnudo y atado en la parte trasera de un Land Rover. Biko murió horas después de llegar a Pretoria, el 12 de setiembre, desnudo y solo en una celda. Tenía 30 años de edad.

Las circunstancias de la muerte de Biko fueron condenadas a nivel internacional. Doce jefes de Estado asistieron a su funeral. El gobierno sudafricano respondió prohibiendo varias organizaciones e individuos, entre ellos Donald Woods, el periodista cuya amistad con Biko sería inmortalizada en la película “Grito de Libertad”. Las autoridades sostuvieron inicialmente que Biko había fallecido como resultado de una huelga de hambre. En esta situación de represión total, otros líderes, muchos de ellos pertenecientes al movimiento de Conciencia Negra, decidieron huir del país. Esto tuvo una consecuencia inesperada: Conciencia Negra había renegado durante mucho tiempo del Congreso Nacional Africano (CNA, la oposición tradicional al Apartheid), pero los líderes de Conciencia Negra se exiliaban ahora en países (Zambia, Reino Unido, la URSS o Mozambique), donde sólo el CNA tenía infraestructura suficiente para seguir con la lucha. Eso hizo que Conciencia Negra comenzara a acercarse al CNA.

Recién en 1997 varios policías admitieron ante la Comisión de Verdad y Reconciliación haber asesinado a Biko.

Jamás fueron encarcelados.

Dejá tu comentario