PersonajesMary Shelley | Europa | Lord Byron | Thomas Edison | Frankenstein | Percy Bysshe Shelley | John Polidori

Soñando monstruos con Mary Shelley

Hija de célebres filósofos y esposa de un poeta revolucionario, Mary Shelley se hizo un nombre y prosperó sin haber tenido una educación formal, convirtiéndose en escritora pionera en un género todavía hoy, dominado por los hombres.

A los 18 años, Mary Shelley tuvo un sueño que cambiaría su vida. Fue durante 1815, conocido como "el año sin verano", cuando la erupción del volcán Tambora, en Indonesia, se convirtió en la erupción volcánica más grande de la historia, lo que provocó que el clima en Europa se volviera loco.

De vacaciones en el lago Lemán, en Suiza, junto a los poetas Lord Byron, Percy Shelley (su futuro esposo) y el médico John Polidori, Shelley y el grupo se entretenían en el interior de la embarcación leyendo un libro de historias de fantasmas, cuando Byron planteó un desafío: cada uno escribiría su propia historia de fantasmas y votarían por cuál era la mejor.

Mary basó el suyo en un sueño, escribiendo a través de la voz de su protagonista: "Mis sueños fueron solamente míos; No se los conté a nadie; eran mi refugio cuando me molestaban, mi mayor placer cuando era libre ".

Byron describió su historia como "un trabajo estupendo para una niña de su edad" y decidió convertirla en una novela. Se publicó dos años más tarde, en 1818.

Frankenstein, o, el Moderno Prometeo fue un éxito instantáneo.

Mary Shelley era hija de la pensadora proto feminista Mary Wollstonecraft, autora en el año 1792 de Una reivindicación de los derechos de la mujer, texto fundacional del movimiento sufragista y del filósofo anarquista William Godwin. Creció rodeada de la élite liberal de Londres.

Pero Wollstonecraft murió cuando Mary tenía apenas un mes, y la nueva esposa de su padre no se interesó en darle a la pequeña una educación formal. Sin embargo, Shelley estudió por su cuenta entre home schooling y la biblioteca de sus padres.

mary_shelley.jpg

Tenía 16 años cuando conoció al aspirante a poeta (y casado) Percy Shelley, con el que se enamoran rápidamente. Su padre desaprobó la relación, pero la pareja se escapa y comienza una etapa de viaje por Europa.

En lo que podemos podríamos llamar una vida plagada de tragedia, Shelley vio a sus dos primeros hijos morir a una edad temprana, y sufrió el suicidio de su media hermana. Poco después de estas pérdidas, la pareja se fue a Suiza. Se cree que el deseo de recuperar a sus seres queridos inspiró varias líneas en Frankenstein (la descripción de Shelley del despertar del monstruo se lee más como un deseo que una realidad: "Él duerme, pero está despierto, abre sus ojos, mira").

Bestseller de una ópera prima, Frankenstein es una de las novelas góticas más populares de todos los tiempos, y fue escrita por una adolescente. No solo eso, concibió un género completamente nuevo: la ciencia ficción y un carácter duradero, el tropo del científico loco.

Para su tiempo se la consideró una novela tan masculina que, al publicarse anónimamente (como era común para las obras escritas por mujeres), mucha gente atribuyó la escritura a su marido.

Pero los Shelley se apoyaron mutuamente en su trabajo literario, editando y promocionando los escritos del otro. Es por esto que las notas en las primeras ediciones del libro son de Percy.

Todavía hoy en día, algunos discuten si la novela pudo haber sido escrita por él.

Esta incorrecta atribución de la autoría no es la única equivocación que rodea al texto. A pesar de lo que muchos puedan pensar, y de varios errores de la cultura pop, el epónimo Frankenstein no se refiere al monstruo, sino a su creador, el Dr. Victor Frankenstein. El monstruo de la historia de Shelley, de hecho, no posee un nombre.

En 1910, la novela se convirtió en el tema de una de las primeras películas de terror, Frankenstein de Thomas Edison, y desde entonces ha inspirado una infinidad de otras películas y adaptaciones teatrales.

Percy Shelley se ahogó en 1822 en el Golfo de Spezia. Después de su muerte, la autora de Frankenstein continuó escribiendo, publicando cuatro novelas más, cuentos cortos, ensayos, biografías y escritos de viajes, así como compilando colecciones de la poesía de su difunto esposo.

Hija de famosos filósofos y esposa de un poeta revolucionario, Mary Shelley se hizo un nombre y prosperó sin una educación formal, convirtiéndose en una escritora pionera en un género todavía dominado por los hombres de hoy.

Shelley murió de cáncer cerebral a los 53 años en 1851.

Dejá tu comentario