PersonajesLouisa May Alcott

Siempre hay luz detrás de las nubes

Louisa May Alcott, la famosa autora de Mujercitas, creó coloridos personajes para grandes novelas durante siglo XIX. Su trabajo introdujo a los lectores a heroínas fuertes y cultas. Se unió a la causa del sufragio femenino y contribuyó a lo largo de su vida a la ampliación de derechos de las mujeres.

Louisa May Alcott nació el 29 de noviembre de 1832 en Filadelfia, Pensilvania. Los padres de Louisa May fueron parte del movimiento trascendentalista del siglo XIX, un movimiento religioso popular. Sus creencias religiosas y políticas inspiraron profundamente a Alcott cuando era niña. Su padre, Bronson Alcott, fue un educador popular que creía que los niños deberían disfrutar aprendiendo. Por eso, a temprana edad, Alcott comenzó a leer y escribir. Aunque la mayor parte de su educación provino de sus padres, también estudió con el famoso filósofo Henry David Thoreau y los reconocidos Ralph Waldo Emerson y Nathanial Hawthorne. Igual que en su novela Mujercitas, Alcott fue una de cuatro hijas y se mantuvo cerca de sus hermanas a lo largo de su vida. Muchas veces, la familia de Alcott sufrió problemas financieros, lo que la obligó a ir a la escuela de manera irregular. Tomó muchos trabajos para ayudar a aliviar las dificultades financieras, trabajando como maestra y lavando ropa. Se volcó a la escritura para conseguir apoyo emocional y financiero.

Su primer poema, "La luz del sol", fue publicado en una revista bajo un seudónimo. Su primer libro, una compilación de cuentos, se publicó en 1854. Cuando comenzó la Guerra Civil en 1861, Alcott se desempeñó como enfermera en un hospital de la Unión. Desafortunadamente, en medio de su tarea contrajo fiebre tifoidea. Su experiencia en el hospital como paciente y enfermera inspiró la novela Hospital Sketches. Después de la guerra, Alcott publicó varias otras obras y ganó seguidores. Su audiencia incluía tanto a adultos como a niños. Muchos de sus trabajos anteriores, fueron publicados bajo el nombre, AM Barnard.

En esa época, uno de sus editores le pidió que escribiera una novela para mujeres jóvenes. Para hacerlo, simplemente reflexionó sobre su infancia con sus hermanas. En 1868, ve la luz su obra más popular, Mujercitas. La novela se publicó en principio como una serie de cuentos, pero finalmente se compiló en un libro. Little Women fue un éxito instantáneo y el libro consolidó a Alcott como una de las novelistas más destacadas del siglo XIX. En 1870, con un exitoso libro, Alcott se mudó a Europa con su hermana May. Allí publicó, otro clásico Little Men. También se unió al movimiento del sufragio femenino. A lo largo de su vida, contribuiría en varias publicaciones que promovían los derechos de las mujeres. También fue la primera mujer en registrarse para votar en Concord, Connecticut.

alcott_fem.jpg
Alcott fue la primera mujer registrada para votar en Concord, después de que en 1879 las mujeres ganaron su derecho al voto.
Alcott fue la primera mujer registrada para votar en Concord, después de que en 1879 las mujeres ganaron su derecho al voto.

Alcott nunca se casó ni tuvo hijos, sin embargo, cuando su hermana murió, adoptó a su sobrina. Luego se mudó a Boston, Massachusetts y continuó publicando más obras que continuaron a los personajes de Little Women. Alcott sufrió diversos episodios de enfermedad a lo largo de su vida. Ella atribuía su mala salud al envenenamiento por mercurio que creía haber contraído mientras trabajaba como enfermera durante la Guerra Civil. En 1888, murió a la edad de 56 años en Boston, Massachusetts. Hoy en día, los lectores siguen disfrutando de los escritos de Alcott y sus novelas siguen apareciendo en la lista de los más vendidos en todo el mundo.

mujercitas.jpg
Jo y Laurie, ilustración de 1868.
Jo y Laurie, ilustración de 1868.

Dejá tu comentario