Historiafútbol

Se inaugura el Monumental

A mediados de la década de 1930 la edificación hacia el norte del Parque 3 de Febrero era casi inexistente. Sin embargo, hubo alguien que concibió los terrenos de Av. Centenario y el Río de la Plata (hoy Figueroa Alcorta y Udaondo) como un lugar ideal de progreso. Ese visionario fue Antonio Vespucio Liberti, en aquellos tiempos dirigente de River Plate. Siguió Liberti la línea que había comenzado Bacigaluppi al mudarse a Recoleta, decidiendo la construcción de un nuevo estadio en esos lejanos parajes del barrio de Belgrano. Lo imaginó grande, imponente y de cemento, igual que el que en 1928 había construido Independiente en Avellaneda y que había sido el primero de material de Sudamérica. El 13 de julio de 1934 compró el terreno: 83.950 m2, de los cuales 35.000 pertenecían a la Municipalidad y el resto al antiguo Hipódromo Nacional, institución a la que le tuvo que pagar $1.500.000.

monumental
Ingreso al estadio Monumental en 1938. Al fondo se ve la Iglesia "Redonda" de Belgrano.
Ingreso al estadio Monumental en 1938. Al fondo se ve la Iglesia "Redonda" de Belgrano.

Los arquitectos José Aslán y Héctor Ezcurra presentaron la maqueta del nuevo coloso de cemento, que fue aprobada por Liberti, quien también se encargó de colocar la piedra fundamental del estadio el 25 de mayo de 1935. La tribuna “Centenario” se terminó en septiembre de 1937 y la cancha se inauguró con forma de herradura el 25 de mayo de 1938, ante 8.000 espectadores. Al día siguiente se jugó por primera vez un partido de fútbol, en el que River venció a Peñarol de Montevideo por 3-1. Tres días más tarde, le tocó el turno al primer encuentro oficial, en el que Independiente derrotó a los millonarios por 4-2. La parte baja de la tribuna que da al Río de la Plata se terminó en 1958, pudiéndose realizar la obra gracias a la venta de Enrique Omar Sívorí a la Juventus, pase que se hizo en $10.000.000. Posteriormente, cuando la organización del Mundial ’78, el EAM (Ente Autárquico Mundial) se encargó de completar la parte alta.

Al momento de su construcción el estadio de River fue el más grande del país ya que tenía una capacidad de 100.000 populares y 12.000 plateas. Fue por eso que de entrada se lo conoció con el nombre de “Monumental”. Aunque en un primer momento su ubicación no fue de las mejores, el progreso edilicio lo fue “acercando” cada vez más al centro de la ciudad y en pocos años se convirtió en el escenario obligado para los principales encuentros disputados en Buenos Aires. A partir de la década de 1950 se convertiría en el “estadio oficial” de la Selección Nacional, la que juega desde aquella época todos sus partidos principales en ese lugar. Entre los encuentros más históricos disputados por la Selección en el Monumental podemos recordar: la final del Campeonato Sudamericano Extra de 1946 cuando venció a Brasil por 2-0; el último partido de la Copa América de 1959, cuando se consagró campeón tras empatar con la selección brasileña en 1; la clasificación al Mundial ’86 con el agónico gol de Gareca frente a Perú el 30 de junio de 1985; el 5-0 propinado por la Selección de Colombia el 5 de septiembre de 1996, que fue la peor derrota como local en toda la historia; la clasificación al Mundial ’94, dos meses mas tarde ante Australia (1-0) y el pasaje al Mundial ’06 tras vencer por 3-1 a la Selección de Brasil.

monumental
        <p><i>El Estadio Monumental antes de las reformas producidas con motivo del Mundial ´78.</i></p><p></p>

El Estadio Monumental antes de las reformas producidas con motivo del Mundial ´78.

Sin embargo, hay un episodio que debe destacarse por sobre todos los otros cuando hablamos del Estadio Monumental. Es que allí se jugó la final del Campeonato Mundial de 1978, junto con otros siete partidos de aquel torneo, incluido el partido inaugural. El último encuentro fue el 25 de junio de 1978, día en que Argentina venció a Holanda por 3-1 adjudicándose por vez primera la Copa del Mundo. También vale la pena recordar con énfasis otros dos encuentros de la Selección Argentina en este estadio. Hablamos de los dos cotejos disputados contra Inglaterra en 1953. El primero, jugado el 14 de mayo fue el primer triunfo argentino sobre los “maestros” y adquirió categoría de legendario porque fue ese día que Ernesto Grillo anotó un gol considerado como imposible, debido a lo cerrado del ángulo de disparo. El segundo se jugó tres días más tarde y debió suspenderse por culpa de una lluvia torrencial. Sin embargo, marcó un récord total de entradas vendidas para el futbol argentino: 91.397.

Entrando en terreno del fútbol local debemos decir que son innumerables la cantidad de partidos jugados en el Monumental que pueden destacarse. Entre otras cosas, los hinchas de River podrán recordar con satisfacción la obtención de las Copas Libertadores de 1986 y 1996, ya que ambos torneos se definieron en su cancha. La primera final ocurrió el 29 de septiembre de 1986, día en que River venció al América de Cali por 1-0 con gol del Búfalo Funes. La otra fue el 26 de junio de 1996, cuando el conjunto millonario volvió a imponerse al América, esta vez por 2-0. También en 1997 se definió allí la Supercopa Sudamericana. Fue el 17 de diciembre de 1997, jornada en la que River se impuso al San Pablo de Brasil por 2-1. Años más tarde, sin embargo, los riverplatenses vivirían en este estadio la jornada más triste de toda su historia. Fue el 26 de junio de 2011 cuando el conjunto de la banda roja empató con Belgrano 2 a 2 y descendió al Nacional “B”.

Las finales de campeonato disputadas en el cemento riverplatense también fueron muchas. Los hinchas de San Lorenzo deben recordar con emoción que allí se jugó la del Campeonato Metropolitano de 1968, cuando el 4 de agosto de aquel año el conjunto de los “Matadores” salió campeón, tras vencer a Estudiantes de La Plata por 2-1. Tampoco podrán olvidarse los hinchas de Boca de la final del Nacional ’70 cuando se consagraron campeones tras derrotar a Rosario Central por 2-1. Allí también fue camp ón River en la final del Nacional ’80 ante Unión y Argentinos Juniors al derrotar a Vélez por 2-1 en la final del Nacional ’85, jugada el 4 de septiembre de aquel año. Por otra parte y aunque no fue partido definitorio de un campeonato, los simpatizantes de Rosario Central recuerdan permantemente el encuentro ante Newell’s Old Boys por las semifinales del Nacional ’71. Fue el 19 de diciembre de aquel año y ganó Central 1-0 con el histórico gol de palomita de Aldo Pedro Poy.

Son muchos los partidos jugados en el Monumental que deberíamos citar. Entre otros no podemos dejar de mencionar: el del 30 de julio de 1944, cuando River alcanzó el récord de 18 partidos ganados consecutivos de local; el del 26 de diciembre del mismo año, cuando se dio la curiosidad de que Boca se consagró campeón ejerciendo su localía en River; el del 24 de agosto de 1947, cuando River derrotó a Boca por 2-1, día en que se batió el récord de entradas vendidas en un partido jugado en Capital Federal por el campeonato; el del 30 de agosto de 1962, cuando el Santos de Pelé y Peñarol de Montevideo disputaron allí el desempate por la final de la Copa Libertadores; el del 4 de septiembre de 1966, cuando River derrotó a Racing por 2-0 quebrando su racha de partidos invicto; el del 14 de diciembre de 1969, cuando Boca empató con River 2-2, consagrándose campeón en la cancha de su rival de toda la vida; el del 13 de marzo de 1982, cuando San Lorenzo empató con Tigre 1-1 batiendo el récord de entradas vendidas en torneos de ascenso; el del 12 de julio de 1987, cuando en la final de la Copa América, Uruguay se impuso ante Chile por 1-0 y el del 24 de Julio de 2011 cuando también en el último partido de este torneo, el conjunto uruguayo venció a Paraguay por 3 a 0.

Sin embargo no todas fueron buenas para el estadio de Belgrano. Allíocurrió el 23 de junio de 1968 la peor tragedia de toda la historia del fútbol argentino, conocida luego como la “tragedia de la Puerta 12”. Ese día, tras finalizar el partido que River y Boca igualaron en 0, 70 hinchas xeneixes fallecieron atropellados al encontrarse con la puerta de salida obstruida. Desde 1986 el Monumental lleva con total justicia el nombre de Antonio Vespucio Liberti. En la actualidad tiene una capacidad para 61.321 espectadores, siendo siempre uno de los escenarios principales del fútbol nacional.

El 26 de junio de 2011, una tarde de domingo, el equipo conducido por Juan José López protagonizó el peor fracaso deportivo de su historia: el descenso en el Monumental.

El equipo Millonario empezó ganando a los 5' minutos contra Belgrano con un gol de Pavone. Antes hubo un polémico gol anulado al visitante y después un penal no cobrado por el árbitro Sergio Pezzotta. A los 17' del segundo tiempo, Guillermo Farré igualó.

El referí admitió que en el entretiempo un grupo de barras entró a su vestuario y lo amenazó para que cobrara un penal. Esa sanción se dio a los 24' del complemento y Mariano Pavone falló el disparo. El encuentro terminó antes de que se cumplan 90' por incidentes en las tribunas.

Temas

Dejá tu comentario