PersonajesLouis Althusser | comunista | Francia | Segunda Guerra Mundial

Revolución y oscuridad: Louis Althusser

Alineado con el Partido Comunista Francés, el filósofo Louis Althusser (1918-1990) se esforzó por reinterpretar las doctrinas de Karl Marx y Friedrich Engels. Vivió intensos períodos de bipolaridad y esquizofrenia, lo que desencadenó en el asesinato de su esposa.

Louis Althusser nació en Birmandreis, Argelia (entonces colonia de Francia), el 16 de octubre de 1918. Fue encarcelado brevemente en campos de concentración en la Segunda Guerra Mundial. En 1948 se licenció en filosofía en la Ecole Normale Supérieure de París y enseñó allí durante los siguientes 32 años. En 1980 estranguló a su esposa y vivió la mayor parte de los siguientes diez años, hasta su muerte en 1990, confinado a distintos asilos mentales.

Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, 1939-1945, Althusser estuvo involucrado en el movimiento juvenil católico romano y abogó por algunas de las enseñanzas más conservadoras de la iglesia. Durante la ocupación nazi de Francia, su pensamiento sufrió una transformación radical, y al igual que muchos otros militantes de su época abrazó la ideología marxista. Durante este período se involucró con la Resistencia francesa y se sintió atraído por una de sus activistas más destacados, Helene Legotier, ocho años mayor que él y miembro del Partido Comunista Francés (PCF). En 1948 Althusser también se unió al partido. Después de la guerra, Legotier continuó su activismo, mientras que Althusser pasó la mayor parte de su tiempo en el mundo académico. Sus conferencias y escritos se volvieron muy influyentes y muchos lo vieron como el intelectual más destacado del partido. Althusser intentó reconciliar los puntos de vista del estructuralismo francés con los del marxismo al negar el papel principal del sujeto individual frente al despliegue de las estructuras sociales históricas. Sus obras más importantes son For Marx (1965), Lenin and Philosophy (1969), y sus contribuciones a un libro de ensayos llamado Reading Capital, todos ellos muy populares entre los estudiantes revolucionarios durante la década de la agitación social en los años sesenta.

Louis Althusser_.jpg

Althusser esbozó el tejido subyacente de una sociedad con la ayuda de la teoría "estructuralista" francesa. Esto condujo al desarrollo de un modelo marxista completo e intrincado para la sociedad en su conjunto, aunque el acceso al modelo se ve dificultado por el estilo y la terminología de Althusser. Desde el punto de vista estructuralista, la sociedad no puede ser entendida a través de la experiencia subjetiva de los individuos vistos como de alguna manera diferenciados de los procesos de despliegue en los que están inmersos. Una sociedad funciona como un solo organismo de una manera determinada por su tecnología y sus modos de producción. Cada acción individual está determinada únicamente por su papel en relación con esa tecnología. La crítica de Althusser fue en parte una reacción a las filosofías individualistas prevalecientes, así como a las degeneraciones históricas cada vez más vergonzosas del sistema marxista bajo el mando de Stalin. Los críticos del pensamiento de Althusser se opusieron en gran medida a la extrema austeridad de un sistema que niega la primacía de la experiencia subjetiva, insistiendo en que un sistema que tan enteramente subordina al individuo a la estructura "total" nunca puede esperar sostenerse en ningún otro ámbito que no sea el teórico.

Althusser fué durante mucho tiempo un maníaco depresivo, y Legotier actuaba como su enfermera. En 1976 se casaron, pero en noviembre de 1980 el filósofo estranguló a su esposa y fue enviado a un hospital de París para enfermos mentales. Pasó los últimos diez años de su vida deambulando entre este tipo de instituciones. Durante este tiempo, continuó escribiendo ensayos, intentando explicar su acción homicida a la luz de un análisis social más amplio. Una autobiografía póstuma de memorias recopiladas, El futuro dura para siempre, se publicó en 1992.

Dejá tu comentario