MúsicaRoger Waters | Pink Floyd | Rick Wright | Syd Barrett | The Dark Side of The Moon | David Gilmour | discos | Esquizofrenia | Led Zeppelin | rock

Pink Floyd y El lado oscuro de la Luna

El 16 de marzo de 1973 (sería lanzado masivamente el 24 del mismo mes) aparece en Gran Bretaña "The Dark Side of The Moon", una obra de arte que llegaría a lo más alto de las listas del Billboard una semana después, se mantendría en las listas durante más de 19 años y vendería (hasta ahora) más de 45 millones de copias. Fue grabado en Abbey Road Studios, en Londres, y es uno de los tres discos más vendidos de la historia.

El disco se grabó entre junio de 1972 y enero de 1973, el ingeniero de sonido fue Alan Parsons y la tapa y arte gráfico del mismo fue de Hipgnosis, la empresa fundada por Storm Thorgeson y Aubrey Powell que también haría tapas de discos de Genesis, Zappa, Led Zeppelin y otros grandes grupos de rock. Todas las letras de las canciones fueron escritas por Roger Waters (bajista y letrista), mientras que la composición musical fue compartida, discutida y elaborada grupalmente.

Alentados por el éxito de “Atom Heart Mother” y de “Meddle”, Pink Floyd decidió realizar un álbum temático. Por inapelable decisión de Roger, el tema en cuestión sería la locura o, como se decía entonces, la alienación. Esa propuesta generó problemas de relación con Rick Wright (tecladista), ya que Rick entendió que detrás de ese tema estaba la sombra de Syd Barrett (cantante, guitarrista, compositor y miembro fundador de Pink Floyd, que había “dejado” la banda –más bien “lo dejaron”– y casi literalmente), que padecía de esquizofrenia además de algunas adicciones que hicieron imposible su continuidad en el grupo. Rick argumentó que la elección del tema alrededor del cual giraría el disco le parecía “de mal gusto”.

Y claro que había señales al respecto, como cuando Roger escribe en “Brain Damage” que “el loco está en el césped, después en la sala, luego en su cabeza, y que alguien está dentro de su cerebro, pero que no se trata de él mismo...”.

pink floyd

Otra discusión se abrió entre Roger y Rick cuando descubrieron que el nombre “The Dark Side of The Moon” ya había sido usado justo un año antes por los Medicine Head, un grupo nada trascendente del que no se habló mucho más. Roger, que estaba orgulloso del título que él había elegido, decidió ignorar la noticia, mientras que Rick, con su habitual escrupulosidad, sostenía que había que buscar otro título, y propuso “Eclipse”. Hubo que llegar a una votación: Roger y David Gilmour (guitarrista, quien entró a la banda luego de la salida de Barrett) eran partidarios de “Dark Side”, mientras que Rick y Nick Mason (baterista) votaron por “Eclipse”. Llegados a este punto, Roger, calmado pero firme, y ya claramente posicionado como líder de la banda en esos momentos, le dice a Nick: “¿Sabes cuántos bateristas como tú puedo encontrar?” Resultado: siguiente votación, tres a uno a favor de “Dark Side”.

“The Dark Side of The Moon” fue una puesta al día de las ansiedades que aquejaban a la sociedad británica a comienzos de los años setenta. Alienación y locura (“Speak to me”, “Brain damage”), paranoia (“On the run”), codicia (“Money”), desidia (“Breathe”, “Time”), violencia y agresión (“Us and them”); las preocupaciones de Waters encarnadas en canciones que iban dejando la psicodelia para adentrarse en climas cercanos a lo dantesco. Y es que “The Dark Side of The Moon” fue el álbum en el cual Roger Waters se “apropió” decididamente de Pink Floyd, como portavoz de esa especie de cosmovisión personal que comenzaba a desarrollar. Los créditos musicales eran compartidos, pero por primera vez el bajista tenía el control absoluto de la lírica floydeana.

pink floyd

Recuerda Gilmour: “Roger decía que quería escribir claro y directo, alejarse del rollo psicodélico y de gorjeos complicados o misteriosos”. El mismo Roger lo recuerda de este modo: “esa fue siempre mi gran lucha en Pink Floyd: alejarme de la extravagancia en la que estaba Syd para ir hacia mis inquietudes, que eran mucho más políticas y filosóficas.”

Varias pistas, sobre todo “Us and Them” y “Time”, son reconocibles por la habilidad que muestran Richard Wright y David Gilmour a la hora de armonizar sus respectivas voces. Alan Parsons perfeccionó el uso de técnicas de estudio como el “doubletracking” de las voces y de las guitarras, y usó multipistas vocales que permitían a Gilmour armonizarse consigo mismo. También utilizó efectos especiales en voces e instrumentos y el desplazamiento de sonidos entre canales (muy audible en la mezcla cuadrafónica de “On the Run”, en la que el sonido de un órgano Hammond B3 gira rápidamente alrededor del oyente).

¿Y los agudos de Clare Torry en “The Great Gig in the Sky”? Alan Parsons relata que, en la grabación, el lenguaje corporal y gestual de Clare hacía pensar en un estado especial de excitación que ella misma iba retroalimentando. ClareTorry era una cantante sesionista y compositora que trabajaba habitualmente en los estudios Abbey Road. Parsons la había oído en algunos álbumes pop y la invitó al estudio para cantar en “The Great Gig in the Sky”. Los miembros de la banda le explicaron el concepto que había detrás del álbum, pero fueron incapaces de explicarle lo que debía hacer exactamente. Gilmour estaba a cargo de la sesión, y en unas pocas tomas breves, un domingo por la noche, Clare improvisó una melodía sin letra para acompañar el emotivo solo de piano de Richard Wright. Al terminar la sesión, Clare se acercó y se disculpó con Parsons y con Rick por “haberse dejado llevar”... “Pero ¡bendita mujer! ¡Tú serás el éxito de este disco!” contestó Parsons. “Ella, sonrojándose, balbuceó algo confuso acerca de una sensación de posesión, luego se cubrió los ojos con la mano y se fue.”

pink floyd

Sin embargo, en el futuro tendrían problemas con ella. En 2004, Torry, que había cobrado 30 libras esterlinas por su participación, demandó a EMI y a los Floyd reclamando el pago de regalías de composición, aduciendo que ella había “escrito” “The Great Gig in the Sky” junto al tecladista Richard Wright. Los tribunales de justicia del Reino Unido le dieron la razón, aunque el acuerdo económico al que llegaron nunca llegó a conocerse. Así, todas las ediciones posteriores a 2005 de “The Great Gig in the Sky” acreditan la canción a Wright y Torry.

Con “The Dark Side of The Moon”, Pink Floyd abandonaba la psicodelia que los había visto crecer para acercarse a una especie de pop progresivo que no contaba con demasiados precedentes. Buscaban una manera de sacudirse la camisa de fuerza de Syd Barrett, pero también de cultivar una identidad propia dentro del más que competitivo mundo musical de aquellos años.

Porque, hay que decirlo, esta especie de veta progresiva que inauguraban con “Meddle” y “The Dark Side of The Moon” se parecía poco y nada a la de los grupos progresivos sinfónicos. “El Lado Oscuro de La Luna” era un disco de canciones, pero podía escucharse perfectamente como una obra integral. Era una estructura a gran escala que ligaba ideas, temas y motivos que se transformaban continuamente, pero con una matriz reconocible.

pinkfloyd.jpg

Grupos como Genesis (“Supper' s ready”, “Lamb lies down on Broadway”), ELP (“Tarkus”), Yes (“Close to the edge”, “Tales from topographic oceans”), trabajaban esas estructuras con gran calidad artística y eximia destreza técnica. Pero esas estructuras musicales exigían de los grupos musicales un considerable virtuosismo para el cual ninguno de los Floyd estaba preparado en ese momento. La contención rítmica y armónica de Pink Floyd se comparaba desfavorablemente con la riqueza de la que los grupos mencionados, y otros, hacían gala por entonces. Pero lo que Pink Floyd perdía en complejidad “sinfónica” lo ganaba, y con creces, en “accesibilidad pop”: una madeja de texturas que los volvía distintivos y únicos. A los oídos del oyente común, las canciones de Pink Floyd resultaban mucho más comprensibles que las interminables peregrinaciones de Yes o Jethro Tull hacia el 72 y 73, por no hablar de bandas más “difíciles” como ELP o King Crimson.

Hay “un antes y un después” de “The Side of The Moon”, una obra que trascendió la época y el género musical al que pertenece. O sea, un clásico. Como dice Waters, en la última frase del último de los diez temas del disco: “...and everything under the sun is in tune, but the sun is eclipsed by the moon...”

Así sea.

Dejá tu comentario