/ Omar López Mato

Omar López Mato es médico oftalmólogo, escritor e investigador de historia y arte. Nació en Buenos Aires en 1956 y se recibió de médico con Medalla de Oro (Premio Villamil) de la Universidad del Salvador. Es director del Instituto de la Visión, así como también de Olmo Ediciones.

Entre sus libros se encuentran Ciudad de Ángeles. Historia del Cementerio de la Recoleta, Males de Artistas, Monstruos como nosotros, La Patria enfermaÁngeles de Buenos Aires, Fierita, Trayectos Póstumos, y la serie “Detrás de las Pinturas” (Desnudo de Mujer, A su Imagen y Semejanza, Cuadros Clínicos y La Marea de los Tiempos). Muchos de sus libros fueron editados en España e Italia.

Es columnista del diario La Prensa, además de colaborar con artículos en diversas revistas y diarios, como Perfil, La Capital e Infobae. También desde 2005 se desempeña como comentarista político de Notiar. En radio fue conductor del programa “Hablemos de Historia” (de 2006 a 2009) y de “Tenemos Historia” por la radio Concepto (FM 95.5). En televisión condujo  la serie “Males de Artistas” y el programa “Ojo Clínico”, ambos emitidos por Metro. En el  2013 realizó la columna “Historias de la Historia” del programa “Alto Nivel”.

  • CINE

    Paul Klee: "Aquí abajo nadie me puede alcanzar"

    Pocos artistas reflejaron tanto y tan bien su mundo interior en sus trabajos como lo hizo Paul Klee. Incluso los crueles padecimientos de la esclerodermia, enfermedad que adoptó su forma más dolorosa e incapacitante, y que reconoce entre sus factores contribuyentes la exposición a pinturas y solventes.

  • CINE

    Música prisionera de la mente: Maurice Ravel

    Nunca deja de sorprender que haya músicos sordos (Beethoven, Smetana y Faure, entre otros) y que a pesar de esta limitación sean capaces de componer obras magníficas. ¿Puede haber algo peor para un músico que no poder oír? Resulta que sí lo hay: que la música desaparezca de su cerebro. El 28 de diciembre se cumplen 81 años del fallecimiento del compositor Maurice Ravel, sin duda uno de los más famosos, interpretados y grabados del siglo XX.

  • CINE

    El sendero de la libertad

    La ciudad de Boston tiene más de 400 años de historia y ha jugado un rol protagónico en la historia de los Estados Unidos.

  • CINE

    La tumba de hielo: Walt Disney (1901-1966)

    Uno de los mitos urbanos más difundidos del mundo se refiere a la supuesta suspensión criónica que mantiene a Walt Disney en una helada espera, hasta que la ciencia encuentre una cura a su enfermedad.

  • CINE

    La extraña muerte del Bandido: George Smith Patton

    "Bandido", así lo llamaban a George Smith Patton Jr. El nombre le venía de los tiempos en que, como teniente, participó en la expedición punitiva del general Pershing para capturar a Pancho Villa. En la oportunidad mató al coronel Cárdenas y a dos de sus escoltas, con su legendaria Colt con cachas de madreperla. Los periódicos lo bautizaron "The bandit killer". Entonces no se imaginaba la extraña muerte que lo esperaba después de desafiarla a lo largo de casi 40 años.

  • CINE

    La muerte de Washington

    Washington murió la noche del 14 de diciembre de 1799 en su casa a los 67 años de edad, mientras lo asistían el Dr. James Craik, uno de sus más cercanos amigos, y otros médicos. Su muerte es buena muestra del refrán "un médico cura, dos dudan, tres muerte segura".

  • CINE

    William Turner, el pintor de tormentas

    Nos gustan las historias de artistas perseguidos, atormentados, incomprendidos, pobres y enfermos, que vencen a la adversidad en un medio que no los comprende. No es el caso de William Turner, un pintor que, a pesar de su estilo innovador, y su vida poco convencional, fue famoso, rico y apreciado por sus coetáneos. Un día como hoy, ingresó a la inmortalidad gracias a sus obras que le ganaron un lugar entre los grandes del arte.

  • CINE

    Un clavel Rojo, un clavel blanco y Manuel Dorrego

    Se cumplen 190 años del fusilamiento del coronel Manuel Dorrego, víctima fatal del disenso entre hermanos. Antes de ser ejecutado en los campos de Navarro, pidió que su muerte no fuera causa de derramamiento de sangre. Su deseo final no se ha cumplido, y desde entonces mucha sangre argentina ha sido derramada y lavada con lágrimas de dolor.