PinturaLa familia de Carlos IV | arte | Carlos IV | Dalí | Felipe V | Frida Kahlo | Georgia O'Keeffe | Goya | Henri Matisse | Las meninas | Van Gogh | Picasso

Patas para arriba: un recorrido por los cuadros que fueron colgados al revés

A lo largo de la historia del arte, una serie de creaciones han sido exhibidas de forma incorrecta.

Además de tener una vasta obra pictórica, Henri Matisse, confinado a una silla de ruedas, escribió extensamente sobre su arte, su obra y su concepción estética. En sus textos relucen afirmaciones como “yo no pinto la mesa sino la emoción que produce en mí pintarla”, “yo pinto la diferencia entre las cosas”, o bien “la exactitud no es verdad”. Para un esteticista como Matisse, y más aún cuando una de sus obras pasó semanas exhibiéndose al revés, la inexactitud aparece como un gran inconveniente. El 18 de octubre de 1961, en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, se exhibió una obra de Matisse llamada Le Bateau (El barco). A lo largo de 47 días, 160 mil personas desfilaron ante esta obra y ninguno de ellos se percató que el cuadro estaba al revés.

images.jpg
"Le bateau", de Matisse:
"Le bateau", de Matisse: a la derecha la forma correcta; a la izquierda, la obra invertida.

No fue esta la única obra que sufrió un destino singular. Un cuadro de Edward Dickinson expuesto ante la Academia Nacional de Diseño de Estados Unidos, también fue colgada al revés, y sin embargo el jurado de expertos le otorgó el segundo premio del concurso. Nadie sabe cuál hubiese sido su destino de haber sido colgado correctamente.

Este tipo de errores se da casi exclusivamente en pintura abstracta o geométrica, aunque no es exclusiva de estos estilos. A Georgia O'Keeffe, la famosa pintora norteamericana, conocida por sus cuadros de flores gigantes y su relación con Frida Kahlo, le pasó dos veces. El Árbol de Lawrence se exhibió en forma inapropiada en 1931 y, nuevamente, desde 1979 a 1989. También le pasó con Amapolas Orientales, el cual estuvo expuesto dado vuelta durante 30 años, en el Museo de la Universidad de Minnesota, hasta que un experto determinó su posición correcta.

El árbol de Lawrence, de Georgia O'Keefe.
Al derecho.
Al derecho. "El árbol de Lawrence", de Georgia O'Keefe.

Pero no hay que irse a Minnesota para ver errores, en la National Gallery de Londres, en el año 1965, a lo largo de dos semanas se exhibió en forma invertida la pintura de título Hierba alta y mariposas, de Vincent Van Gogh, sin que nadie se percatara del error. Un caso similar sucedió en el Metropolitan de Nueva York, cuando se dispuso en forma inapropiada la obra de Salvador Dalí llamada Cuatro mujeres de pescadores de Cadaqués, o bien en el Reina Sofía, de Madrid, donde colgaron al revés El violinista, de Picasso.

Este fenómeno no se debió siempre a error o falla del curador. Un retrato de Felipe V, que no tenía nada de abstracto, fue expuesto boca abajo en el Museo de L' Almodí, en Valencia, porque el personaje retratado, el Rey Felipe V, había ordenado quemar esta ciudad durante la Guerra de Sucesión.

Captura de Pantalla 2020-09-30 a la(s) 23.40.52.png
Un retrato de Felipe V, expuesto boca abajo en el Museo de L
Un retrato de Felipe V, expuesto boca abajo en el Museo de L' Almodí, en Valencia. Foto Museo L'Almodí.

Siguiendo el mapa, Georg Baselitz, el controvertido pintor neoexpresionista alemán, ha presentado una serie de cuadros pintados al revés, ya que, según afirmaba el artista, había escogido dar vuelta al mundo en que le ha tocado vivir.

Tanto Las meninas de Velázquez como el retrato de La familia de Carlos IV de Goya están pintados invertidos, o mejor dicho, de forma especular, ya que ambos se valieron de un espejo al momento de hacerlos. Por su parte, Manuel Moldes, un pintor gallego, ha pintado a Cristo desnudo y cabeza abajo. Su cuadro expuesto en el Auditorio de Galicia de Santiago de Compostela, fue censurado en la Bienal de Pontevedra, ciudad de la que el artista es oriundo.

Captura de Pantalla 2020-09-30 a la(s) 23.43.35.png
"Las meninas" de Velázquez están pintadas de forma "invertida", dado que el pintor las hizo a través de un espejo.

Tal como afirma el conocido cliché sobre que “el mundo está al revés”, no debe extrañarnos que una serie de valiosas obras de arte hayan sido colgadas, pintadas o expuestas de forma inapropiada. No he encontrado historias de cuadros de pintores argentinos que hayan sufrido este percance, aunque sería bueno que algún curador o especialista del arte revise que los cuadros de Felipe Noé y Roberto Mackintosh estén colgados de la forma en que corresponde.

Dejá tu comentario