HistoriaManuel Noriega | Operación Causa Justa | George H. W. Bush | CIA | Estados Unidos | Jimmy Carter | Oliver North | Panamá

Operación "Causa Justa": la caída de Noriega

La Operación "Causa Justa" fue una acción militar de Estados Unidos efectuada en Panamá durante la presidencia de George H. W. Bush, entre el 20 de diciembre de 1989 y el 31 de enero de 1990. La misma fue ejecutada por Colin Powell, jefe del estado Mayor Conjunto de los EEUU en ese entonces. Pocos días antes, el 14 de diciembre, el dictador Manuel Noriega había declarado a Panamá en "estado de guerra" frente a EEUU.

Manuel Noriega era dictador, militar y comandante en jefe de las fuerzas armadas panameñas desde 1984. Había sido además colaborador e informante de la CIA desde la década del '60, y aunque recibió pagos generosos por ello de parte de la CIA, también vendió información norteamericana a Cuba y facilitó que el cartel de Medellín enviara droga a EEUU a través de Panamá. Washington se cansó del juego a dos puntas (y tres) de Noriega y perdió la paciencia, así que el recién elegido presidente Bush envió 26.000 soldados a Panamá.

El 20 de diciembre, aviones norteamericanos bombardearon las ciudades de Panamá y Colón. El barrio El Chorrillo fue especialmente dañado, quizá porque en él se encontraba el cuartel principal del ejército panameño, que fue destruido por completo. La invasión a Panamá causó grandes destrozos y numerosas pérdidas de vidas civiles: unos 15.000 panameños vieron destruidos sus hogares, mientras el Pentágono reconocía 516 muertes (de las cuales 459 eran civiles) y 23 bajas norteamericanas.

George_H._W._Bush_on_telephone.jpg
El presidente estadounidense George H. W. Bush hablando por teléfono el 20 de diciembre de 1989.
El presidente estadounidense George H. W. Bush hablando por teléfono el 20 de diciembre de 1989.

La Operación Causa Justa capturó a Noriega y lo llevó a EEUU (lo llamaron “extradición”) para enfrentar cargos por narcotráfico y crimen organizado por los cuales era requerido por la Justicia norteamericana. Mientras los estadounidenses bombardeaban la capital panameña, Guillermo Endara prestó juramento como presidente de Panamá en una ceremonia realizada dentro de una base militar de Estados Unidos ubicada en la Zona del Canal. Endara había ganado las elecciones en mayo de 1989 (con el 62% de los votos sobre el 25% de Noriega) aunque no había podido asumir la presidencia, ya que Noriega no reconoció el resultado de las elecciones y no estaba dispuesto a dejar el poder.

Manuel Noriega había consolidado su poder en 1984 siendo el último de una serie de militares que gobernaron Panamá tras la muerte de Omar Torrijos en un accidente de helicóptero en 1981. Noriega había negociado con Bush desde 1976, cuando Bush era director de la CIA. Era informante habitual y tuvo negociaciones con Oliver North en el asunto “Irán-Contras”, aunque terminó no siendo partícipe importante, no quiso ensuciarse (tanto) las manos. Cuando Bush asumió como presidente de EEUU, Noriega imaginó que su antigua relación con él le reportaría beneficios, pero Washington descubrió su doble juego y resultó todo lo contrario.

e037cdnoriega.jpg
Manuel Noriega

Manuel Noriega

Las relaciones entre Noriega y EEUU habían empezado a deteriorarse cuando, también en 1984, Noriega cerró en Panamá el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad, más conocido como la “Escuela de las Américas”, que funcionaba desde 1946, una academia en la que los militares latinoamericanos recibían formación política anticomunista por parte del Pentágono.

La primera acusación formal contra Noriega fue en 1988, año en que fue acusado formalmente por un tribunal de EEUU de tráfico de drogas; sin embargo Noriega tenía contacto con la organización de Pablo Escobar ya desde 1981, según contó en el juicio contra el dictador el exteniente coronel Luis del Cid, quien fuera guardaespaldas de Noriega por más de 25 años. La verdad es que la CIA conocía sus actividades criminales pero hizo la vista gorda durante un tiempo, hasta que se volvió una persona que sabía demasiado y resultaba particularmente incómoda para George Bush, debido a su vínculo con Noriega en “operaciones” en las guerras civiles de El Salvador y Nicaragua.

Con la invasión a Panamá, EEUU no sólo derrocó a Noriega sino que desmanteló completamente al ejército panameño, base de apoyo y fuerza de choque de Noriega. Los miembros del ejército (unos 15.000 efectivos) fueron desmovilizados, y desde entonces Panamá no volvió a tener ejército; en su lugar se formó la “Fuerza Pública panameña”, que contaba con un organismo policial, uno judicial, uno aéreo y uno marítimo, además de los destinados a la protección de mandatarios y edificios públicos.

La argumentación “oficial” sobre las razones de la decisión de atacar a Panamá fue “proteger la vida de los soldados estadounidenses, capturar a Noriega por sus supuestos vínculos con el narcotráfico y fomentar el regreso de la democracia al país”. La versión “no oficial” dice que EEUU buscaba desestabilizar al país para garantizar (más bien asegurar) el control norteamericano sobre el Canal después del año 2000 (Omar Torrijos y Jimmy Carter habían firmado en 1977 un tratado que garantizaba la “devolución” del Canal de Panamá el 31 de diciembre de 1999). EEUU quería acabar con los contactos que el gobierno de Noriega sostenía con Japón, que pretendía construir una ampliación del Canal, lo que de acuerdo a la mirada estadounidense les daría presencia a los japoneses en Centroamérica y una posición estratégicamente significativa en el comercio mundial.

Panama_7th_infantry_1990_DF-ST-91-02532.jpg
Soldados estadounidenses el 1 de enero de 1990.

Soldados estadounidenses el 1 de enero de 1990.

Noriega fue juzgado en Miami dos años después de ser capturado y fue hallado culpable de narcotráfico y lavado de dinero, en un juicio al menos extraño en el que el tribunal no les permitió a los defensores presentar pruebas “para demostrar que la CIA estaba detrás de sus acciones, que había recibido dinero del Gobierno de los EEUU, que conocía las operaciones que EEUU había impulsado en Centroamérica, que tenía contactos con altos cargos, entre ellos Bush, y que éstos estaban informados de las decisiones que había tomado durante su gobierno”. Noriega negó las acusaciones, fue encontrado culpable y sentenciado a 40 años de prisión.

En el presente, según cifras de la Administración del Canal de Panamá, EEUU, China, Japón, Chile y México son los países que más lo utilizan.

Hoy en día, Panamá es (junto a Costa Rica) el único país de América Latina que no tiene ejército.

Dejá tu comentario