PinturaMark Rothko | Estados Unidos | Nueva York | Segunda Guerra Mundial

Muros de luz, Mark Rothko

Un 25 de septiembre, pero de 1903 nacía Mark Rothko, conocido como una de las figuras centrales del movimiento Expresionista Abstracto que tuvo su epicentro en el arte estadounidense de los años 50 y 60.

Mark Rothko nació como Marcus Rothkowitz en Dvinsk, Rusia, actualmente Letonia. Fue el cuarto hijo de Jacob Rothkowitz, un farmacéutico de profesión, y Anna Goldin. La familia emigró a los Estados Unidos cuando Rothko tenía 10 años, estableciéndose en Portland, Oregon.

Rothko se destacó en el mundo académico y se graduó de la Lincoln High School de Portland en 1921. Asistió a la Universidad de Yale, estudiando artes liberales y ciencias hasta que se retira sin graduarse en 1923. Luego se mudó a Nueva York y estudió brevemente en la Art Students League. En 1929, Rothko comenzó a enseñar en la Academia del Centro del Centro Judío de Brooklyn.

En 1933, exhibió individualmente en el Museo de Arte de Portland y en la Galería de Arte Contemporáneo de Nueva York. Durante la década de 1930, Rothko también exhibió con un grupo de artistas modernos que se autodenominaban "Los Diez", y trabajó en proyectos artísticos patrocinados por el gobierno federal para la Administración del Progreso de Trabajos.

rothko early work underground fantasy.jpg
<i>Underground Fantasy</i>
Underground Fantasy

En la década de 1940, la temática y el estilo de Rothko comenzaron a cambiar. Anteriormente, había estado pintando escenas de la vida urbana cargadas de aislamiento y misterio; después de la Segunda Guerra Mundial, recurrió temas intemporales como la muerte y la supervivencia, y a conceptos extraídos de los mitos y religiones antiguas. En lugar de representar el mundo cotidiano, comenzó a pintar formas "biomorficas" que sugerían plantas o criaturas de otro mundo. Fue influenciado por el arte y las ideas de surrealistas como Max Ernst y Joan Miró.

En 1943, Rothko y su colega Adolph Gottlieb escribieron un manifiesto con sus ideas artísticas, como "El arte es una aventura en un mundo desconocido" y "Estamos a favor de la expresión simple del pensamiento complejo". Rothko y Gottlieb, junto con Jackson Pollock, Clyfford Still, Willem de Kooning, Helen Frankenthaler, Barnett Newman y otros, se hicieron conocidos como los expresionistas abstractos. Su arte era abstracto, lo que significa que no se refería al mundo material, a pesar de ello, era altamente expresivo y transmitía un fuerte contenido emocional.

Para la década de 1950, el arte de Rothko ya era completamente abstracto. Incluso prefirió numerar sus lienzos, en lugar de darles títulos descriptivos. Había llegado a su estilo característico: trabajando sobre un lienzo grande y vertical, pintó varios rectángulos de colores de colores sobre un fondo de color. Dentro de esta fórmula encontró infinitas variaciones de color y proporción, lo que dio como resultado diferentes estados de ánimo y efectos.

rothko nro 10 1950.jpg
<i>No.10</i>, 1950
No.10, 1950

El uso de Rothko de áreas de color amplias y simplificadas, en lugar de salpicaduras gestuales y gotas de pintura, hizo que su estilo se categorizara como "Pintura de campo de color" (Colorfield Painting). Pintó en finas capas de colores que parecían brillar desde dentro, y sus lienzos a gran escala estaban destinados a ser vistos de cerca, para que el espectador se sintiera envuelto por ellos.

En la década de 1960, Rothko comenzó a pintar en colores más oscuros, especialmente granate, marrón y negro. Recibió varias comisiones por obras públicas a gran escala durante estos años. Uno era un grupo de murales para el restaurante Four Seasons en el Seagram Building de Nueva York, que Rothko nunca completó; otra fue una serie de pinturas para una capilla no confesional en Houston, Texas. Rothko consultó con los arquitectos de la capilla, y el producto final fue el espacio ideal para la contemplación de sus lienzos rígidos, pero inmersivos.

Rothko sufría de depresión y en 1968 fue diagnosticado con problemas cardíacos. Se suicidó en su estudio el 25 de febrero de 1970. Le sobreviven su segunda esposa, Mary Alice Beistle, y sus hijos, Kate y Christopher. La posesión de casi 800 pinturas se convirtió en el centro de una turbulenta y prolongada batalla legal entre su familia y los ejecutores del testamento. La obra restante finalmente se dividió entre la familia Rothko y los museos de todo el mundo.

mark_rothko_.jpg

Dejá tu comentario