PersonajesHipólito Yrigoyen | Cementerio de la Recoleta

Muerte de Hipólito Yrigoyen

Murió el 3 de julio de 1933. Fue un lunes y lloviznaba. Elpidio González le preguntó la hora a Alvear y el patricio sacó su reloj, lo miró y dijo: son las 19.21. Yrigoyen tenía más de ochenta años y había sido dos veces presidente de la República Argentina. No murió de golpe. Fiel a su estilo, se tomó su tiempo. Se fue apagando despacio y controló la situación casi hasta el final.

Hipólito Yrigoyen nació en Buenos Aires, el 12 de julio de 1852, fue un político argentino, figura relevante de la Unión Cívica Radical, dos veces elegido como presidente de la Nación Argentina. Fue el primer presidente argentino en ser elegido democráticamente, por medio del sufragio secreto y obligatorio masculino establecido por la Ley Sáenz Peña de 1912. Su primer mandato se inició en 1916, abriendo así el período histórico conocido como primeras presidencias radicales, hasta su derrocamiento en 1930, el primero producto de una serie de golpes de Estado que se sucedieron hasta 1983, para impedir la consolidación de la democracia en Argentina.

hipolito.jpg

Murió el 3 de julio de 1933, fue velado durante tres días en la casa de Sarmiento 844 y luego fue trasladado a pie hasta el cementerio de la Recoleta debido a que la gente literalmente se adueñó del féretro para brindarle un último adiós.

Los historiadores mencionan que Yrigoyen pidió descansar no en la bóveda familiar sino en el Panteón de los caídos de la Revolución de 1890 (obra de Emilio Cantillion), donde también están enterrados Alem e Illia.

Si bien Yrigoyen no era religioso, aportan los investigadores, el caudillo radical pidió ser enterrado con un sayo redentor dominicano.

Yrigoyen, Perón y Eva Duarte son algunos de los nombres que engrosan la lista de los entierros más multitudinarios de la historia argentina, que comenzó con el de Manuel Dorrego, siguió con el de Encarnación Ezcurra (fue en 1838 y asistieron 25 mil de los 60 mil porteños de entonces) y continuó con el de Bartolomé Mitre en 1906.

Dejá tu comentario