Muere Larry Flynt: cinco mujeres, una hija fallecida y otras batallas del magnate del porno

El creador de 'Hustler' tuvo una vida tan intensa como sus negocios, en los que siempre apostó por desafiar el puritanismo de su país

Larry Flynt, el magnate de la pornografía estadounidense fallecido en el 2021 a los 78 años, era un hombre de contrastes. Por una parte, era un público defensor de las libertades, poco amigo de las bufonadas de Trump y luchador incansable contra los abusos infantiles. Por otra parte, su papel relevante como fundador de la revista 'Hustler' hizo de él un personaje controvertido. En sus publicaciones aparecían mujeres en actitud sumisa, fotos fingiendo violaciones que hoy en día serían pasto de lo políticamente incorrecto.

En su vida personal fue más o menos igual. Se llegó a casar en cinco ocasiones; fue un apasionado del matrimonio de breve duración. Con Mary, su primera mujer, se casó cuando apenas tenía 19 años en 1961. A ella no le debió hacer demasiada gracia que, en una época donde todavía no había triunfado la revolución sexual, él abriese su primer club de striptease en Dayton, una pequeña ciudad de Ohio, después de comprarle el local a su propia madre.

426707516bcf83005fc2bffb800311fa.jpg
  Woody Harrelson, en la película sobre la vida de Larry Flynt. (CP)
Woody Harrelson, en la película sobre la vida de Larry Flynt. (CP)

Con Peggy, la segunda esposa, estuvo tres años desde que se casaron en 1966 hasta que se divorciaron en 1969. La chica ya conocía el negocio de striptease que estaba convirtiendo a Flynt en todo un personaje del noroeste de Estados Unidos, y apostó por un amor que tampoco duró mucho. Fue Kathy, la tercera, la que vio cómo su marido ideaba una publicación en blanco y negro de dos páginas sobre sus clubes. Cuando la crisis del petróleo hizo que sus negocios fuesen mal, Flynt convirtió esas dos páginas picantes en una revista de contenido sexual explícito. Su triunfo fue sonado en todo el país. El triunfo de su particular 'american dream' contrastaba con la infancia del entonces joven emprendedor en Kentucky. Él mismo confesó en más de una ocasión que vivió en la más absoluta pobreza, padeciendo los peores años de la Gran Depresión.

Captura de Pantalla 2021-11-01 a la(s) 21.04.25.png
  Larry Flynt y su cameo en
Larry Flynt y su cameo en 'El escándalo de Larry Flynt'. (CP)Althea, su cuarta esposa, con la que se casó en 1976, fue la más duradera y la que vivió uno de los acontecimientos que marcarían para siempre la vida del magnate: el disparo que lo dejó en una silla de ruedas para siempre. Por entonces, Flynt ya batallaba en los juzgados por denuncias que lo acusaban de obsceno y se había convertido en un personaje polémico que defendía la libertad de expresión. Su defensa de la pornografía traía de cabeza a las mentes más conservadoras de Estados Unidos. Cuando él y su abogado salían de un juzgado de Gwinnett, Georgia, en el que se dirimía una de sus acusaciones, fueron disparados por un supremacista blanco que confesaría el intento de homicidio muchos años después. El tiroteo dejó a Flynt con daño permanente en la médula espinal y a partir de entonces el mundo lo conocería pegado a su silla de ruedas.

Althea, su cuarta esposa, con la que se casó en 1976, fue la más duradera y la que vivió uno de los acontecimientos que marcarían para siempre la vida del magnate: el disparo que lo dejó en una silla de ruedas para siempre. Por entonces, Flynt ya batallaba en los juzgados por denuncias que lo acusaban de obsceno y se había convertido en un personaje polémico que defendía la libertad de expresión. Su defensa de la pornografía traía de cabeza a las mentes más conservadoras de Estados Unidos. Cuando él y su abogado salían de un juzgado de Gwinnett, Georgia, en el que se dirimía una de sus acusaciones, fueron disparados por un supremacista blanco que confesaría el intento de homicidio muchos años después. El tiroteo dejó a Flynt con daño permanente en la médula espinal y a partir de entonces el mundo lo conocería pegado a su silla de ruedas.

Althea vivió con sufrimiento esta etapa, que también la afectaría a ella para siempre. Se volvió adicta a los medicamentos que recetaban a su marido para combatir el dolor y, nunca se aclaró muy bien por qué, fue contagiada de sida a principios de los 80. Murió en 1987 con apenas 33 años.

Larry Flynt tampoco tuvo excesiva suerte con sus hijos, sobre todo con dos de ellos. Tonya Flynt-Vega, una activista cristiana contra la pornografía, llegó a decir que había abusado de ella siendo una niña, pero nunca pudo demostrarlo. Otra, Lisa Flynt-Fugate, murió en un accidente de tráfico con 47 años, acontecimiento que llenaría de tristeza a su padre.

En los últimos años de su vida, Flynt no ha dejado de exponer su opinión, de luchar contra el conservadurismo o criticar duramente la gestión de Donald Trump como presidente de su país. Y nunca ha perdido su sentido del humor: el personaje juez que encarnó en la película sobre su propia vida dirigida por Milos Forman en 1996 es buen ejemplo de ello.

Dejá tu comentario