PersonajesMaureen Dunlop | 1944 | Amelia Earhart | aviación | Mujeres | pilotos | Primera Guerra Mundial | Segunda Guerra Mundial

Maureen Dunlop: piloto del transporte aéreo auxiliar

No muchas mujeres han sido tan valientes y hermosas como Maureen Dunlop, cuya experiencia de vuelo durante la Segunda Guerra Mundial derriba a los pioneros de sus amigas más antiguas, Amelia Earhart y Amy Johnson, con un sombrero abultado.

Dunlop voló aviones mucho más rápidos que ellas, incluidos Spitfires, Lancasters, Hurricanes y Mosquitos, y demostró ser el sueño del fotógrafo de Picture Post cuando, al salir de la cabina de un Fairey Barracuda, el sol iluminó su cabello, fue la foto de la portada. Vendió miles de copias a un mundo asombrado en otoño de 1944.

_methode_times_prodmigration_web_bin_1a9de206-f943-3306-a758-b9e020416759.jpg

Ella era una de las 164 mujeres miembros del Auxiliar de Transporte Aéreo (ATA) de la guerra, de las cuales una de cada diez pilotos murió cumpliendo con su deber de transportar aviones entre fábricas y campos de aviación militares. Las mujeres pilotos compartieron igualmente las pérdidas: muchas tuvieron que llamar al número de búsqueda y rescate de "Mayfair 120", o nunca más se les volvió a escuchar, pero no en sus paquetes de pago, hasta una campaña parlamentaria liderada por el parlamentario conservador, más tarde Dame, Irene Ward, al final de la guerra, logró la paridad.

Dunlop dominó los controles de 28 tipos diferentes de aviones monomotores y 10 multimotores, que incluyeron Hawker Typhoon, Hawker Tempest, Avro Anson, Mustang, Bristol Blenheim y Vickers Wellington.

El ATA hizo un trabajo diario agotador, haciendo frente a los cielos bajo la amenaza constante del clima inclementado a lo largo y ancho de Gran Bretaña, en un momento en que la naturaleza de volar estaba cambiando en la conciencia popular de haber sido una novedad de antes de la guerra. y el tema de los intentos de récord y los viajes de alegría, a ser una parte vital del esfuerzo de guerra.

Las mujeres, entre sus miembros, también tuvieron que soportar la oposición de hombres que tenían poca fe en su capacidad, o quizás de caballerosidad equivocada, como el Jefe del Aire Sir Trafford Leigh-Mallory, que no permitiría que las mujeres pilotos cruzaran el Canal, o que eran simplemente groseros, como los hombres de la RAF que bromeaban con el primer grupo de mujeres en Hamble en Hampshire como "el grupo de lesbianas".

Dunlop, al igual que muchas de sus colegas femeninas, dijo que deseaba haber volado en combate: "Pensé que era lo único justo. ¿Por qué solo deberían matar a los hombres?"

Los pilotos de ATA tuvieron que aprovechar al máximo el entrenamiento que, algunas confesaron después de la guerra, fue inadecuado. El fundamento del vuelo no se enseñó, pero el servicio se habría paralizado, según Giles Whittell en su libro Spitfire Women of World War (2007), si las pilotos no hubieran roto las reglas que les prohibían volar con mal tiempo.

El ATA, con sede en White Waltham en Berkshire, al final de la guerra había entregado 308567 aviones, según los registros de Whittell, incluidos 57286 Spitfires, 29401 Hurricanes y 9805 Lancasters. Una de sus primeras víctimas fue Amy Johnson, quien murió en enero de 1941 después de saltar dentro de una nube sobre el estuario del Támesis, ya que nunca había volado un Spitfire. Se había visto obligada a tomar una prueba para unirse, a pesar de su récord de vuelo obtenido en 1930 al unir Gran Bretaña con Australia, y fue considerada una aterradora torpe.

Las mujeres debían tener un mínimo de 500 horas de vuelo en solitario antes de unirse a la ATA, el doble de las 250 horas establecidas originalmente en septiembre de 1939 para los primeros miembros, todos hombres. El servicio se había fundado por iniciativa de Gerard "Pop" d'Erlanger, un director de British Airways y banquero, quien prestó atención a Sir Francis Shelmerdine, director general de Aviación Civil de Gran Bretaña, contra la oposición de la RAF, que prefería el uso de sus propios pilotos, hasta la escasez lo obligó a ceder.

Maureen Dunlop, la segunda de los tres hijos de Eric Chase Dunlop, un gerente de una granja australiana empleado por una compañía británica en Argentina, y su esposa inglesa, Jessimin May Williams, comenzó a volar a la edad de 15 años, cuando se unió al Aeroclub Argentino. Dos años después había obtenido su licencia de piloto.

Viviendo con sus padres, su hermana mayor Joan y su hermano menor Eric en estancias en la Patagonia, fue educada por una institutriz y asistió brevemente a la universidad de St Hilda, una escuela de inglés en Hurlingham, Buenos Aires.

El ejemplo de la experiencia militar británica de su padre como voluntario en la Royal Artillery Field en la Primera Guerra Mundial, junto con un artículo en la revista Flight, la inspiró a navegar a Inglaterra y ofrecer sus habilidades de vuelo a la ATA.

Salió ilesa de la guerra, pero una vez tuvo que hacer un aterrizaje forzoso cuando un motor defectuoso desarrolló una fuerte vibración, un incidente por el que fue absuelta de responsabilidad, y una vez estaba volando un Spitfire cuando explotó una cubierta de cabina mal ajustada.

Después de la guerra, se graduó en Inglaterra como instructora y, regresando a Argentina, voló para la Fuerza Aérea Argentina y enseñó a sus pilotos, además de volar comercialmente.

En 1973, ella y su esposo, Serban, un diplomático rumano retirado que conoció en una embajada británica en Buenos Aires, regresaron a Inglaterra, donde durante el resto de su vida, en una granja en Norfolk, siguió a su segundo amor, la cría de caballos árabes. Dunlop acumuló un conocimiento excepcional de líneas de sangre.

Sin embargo, nada podía ayudarla cuando, al expirar un permiso de la Segunda Guerra Mundial, tenía que tomar el examen de manejo de automóviles británicos.

Los machistas que habían ridiculizado las habilidades de las mujeres en el ATA podrían haber triunfado al escuchar cómo los examinadores le rechazaron cuatro veces. A pesar de que tuvo éxito en su quinto intento, su hijo Eric, él mismo piloto de aeronaves calificado, escribió: "Después, sus hijos tal vez se sorprendieron de que no necesitaran más intentos".

Maureen Adele Chase Dunlop, piloto de aviones y criadora de caballos: nacida en Quilmes, Argentina, el 26 de octubre de 1920; casada en 1955 con Serban Victor Popp, fallecido en el 2000; una de sus hijas también falleció, un hijo y una hija la sobrevivieron. Murió en Norwich, Inglaterra el 29 de mayo de 2012.

Dejá tu comentario