MúsicaMaddalena Casulana | arte | Italia | Mujeres | música | Renacimiento

Maddalena Casulana: la primera compositora en figurar en la historia patriarcal

Maddalena Casulana nació en Italia en 1544 y murió en 1590. Fue una compositora y cantante italiana del Renacimiento tardío que tocaba el laúd y que fue la primera en tener un volumen entero impreso, exclusivamente, dedicado a sus creaciones y publicado en la historia de la música occidental: “Il primo libro di madrigali” (“El Primer Libro de los Madrigales”, 1568, Venecia).

Es poco certera la data que existe sobre ella –al igual que el resto de las mujeres artistas hasta el último tercio de la centuria pasada–. Posiblemente haya nacido en Casole d´Elsa (Italia), cerca de Siena, en coherencia con su apellido. Su primer trabajo data de 1566: cuatro madrigales en una colección titulada “Il Desiderio” (“El Deseo”), el cual escribió en Florencia.

Sus obras fueron sobretodo madrigales que eran composiciones a tres o seis voces normalmente para ser cantados a capela (sin voz) o con acompañamiento musical. Eran breves y solían tratar temas amorosos. Sus líneas melódicas eran cantábiles y eran cuidadosamente respetuosas del texto. Evitaba la extrema experimentación propia de compositores de la Escuela de Ferrara como Luzzasco Luzzaschi (1583 – 1643) y Carlo Gesualdo (1566 – 1613).

En alguna de sus obras (más específicamente en la dedicatoria que le hace a Isabel Médicis en su primera publicación), Maddalena, hace muestra del sentimiento de anomalía que le significaba ser una compositora en su época y de la consciencia del valor de la mujer, frente a la opinión vulgar, difundida por la Iglesia, de su inferioridad frente al hombre:

“Deseo mostrar al mundo, tanto como pueda en esta profesión musical, la errónea vanidad de que sólo los hombres poseen los dones del arte y el intelecto, y de que estos dones nunca son dados a las mujeres”.

Cuántas mujeres en la historia fueron olvidadas por el mero hecho de nunca haber sido tenidas en cuenta como ciudadanas sino como meras sirvientas y paridoras seriales. “¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas?”, se supo preguntar Linda Nochlin recién en la década del 70 y es a día de hoy que seguimos encontrando creadoras artísticas omitidas por la historia y dando vueltas en relación a esa tan profunda e interesante pregunta/respuesta.

Así como Miguel Ángel con Artemisia Gentileschi, Casulana también gozó del respeto de compositores de su época, ejemplo de ellos fueron Philippe de Monte (1521 – 1603) y Orlando di Lasso (1532 – 1594), quien dirigió un trabajo de ella en ocasión de la boda de Alberto V de Baviera en Múnich.

Si bien Maddalena Casulana fue la primera, seguramente, no fue la única, pero sí fue la que dejó un amplio registro de piezas bellísimas que a día de hoy siguen siendo disfrutadas y alabadas por muchos de nosotros, seres tecnoparasitarios del siglo XXI.

Dejá tu comentario