PersonajesLos Tres Chiflados | Adolf Hitler | Charles Chaplin | cine | Columbia Pictures | Gran Depresión | Guerra Fría | Hollywood | Jack Kerouac | Joseph Goebbels | Segunda Guerra Mundial | Tercer Reich | Hermann Göring | Stalin

Los Tres Chiflados, los primeros en ridiculizar a Hitler

El trío de cómicos popular por su humor de bofetadas realizó la primera sátira abierta sobre la Alemania nazi, a pesar de la censura de Hollywood a películas contra el aislacionismo de EE.UU.

El humor de Los Tres Chiflados, violento, rústico y repetitivo, nunca recibió el aplauso de la crítica académica. Su comicidad era tachada, básicamente, como idiota; más aún en comparación con la sutilidad y el trasfondo de contemporáneos suyos como Charles Chaplin o Los Hermanos Marx. Gracias a esa falta de atención por la crítica, consiguieron sortear la censura imperante en Hollywood y crear la primera sátira abierta de la meca del cine contra Adolf Hitler, «You Nazty Spy!», estrenada en enero de 1940.

Hollywood trataba de dar continuidad a la neutralidad impuesta por Washington. Los estudios de cine mantenían la consigna de no hacer ninguna propaganda bélica, cómica o dramática, a pesar de estar dominados por empresarios de origen judío. Los Tres Chiflados, devotos judíos, sí se arriesgaron a la realizar la primera parodia del líder nazi. La obra de Charles Chaplin «El gran dictador» no se estrenó hasta nueve meses después.

«You Nazty Spy!» es una burla ostensible del ascenso de Hitler al poder. Unos prominentes hombres de negocios del país inventado de Morónica deciden convertir a un empapelador de paredes en dictador (Adolf Hitler) para que acabe con la paz y así beneficiar su industria armamentística. Los compañeros del pelele, para completar el trío chiflado, son el mariscal de campo (Hermann Göring) y el ministro de propaganda (Joseph Goebbels). El corto, de 18 minutos de duración, aborda la persecución de los judíos, los campos de concentración, la quema de libros, el ánimo expansionista alemán y la farsa nazi de los acuerdos de no agresión.

tres chiflados

Burlas abiertas

Las burlas al Tercer Reich son descaradas en el corto producido por Columbia Pictures. El título «You Nazty Spy!», traducible por «Tú, espía asqueroso», hace un juego de palabras entre nazi y «nasty» (asqueroso). El lema del país es un trasunto del «Alemania para los alemanes», pero con «Moronica for morons» («moron» significa idiota en inglés).

Los diálogos son abiertamente satíricos. En el film, el mariscal de campo dice al «führer»: «Hemos bombardeado 56 hospitales, 85 colegios, 42 guarderías, cuatro cementerios y otros objetivos militares vitales». «Está prohibido leer libros. Imáginese que aprende algo. Salga y queme todos los libros», comenta Hitler en un momento del film. «¿Podré tener un uniforme lleno de medallas?», pregunta el nuevo mariscal de campo; «Claro, podrá tener cien uniformes si sale y mata a cien generales», le responden. En momentos de parloteo rápido, el antisemita Hitler pronuncia palabras en idioma judío yiddish.

Humor de bofetada

La falta de sentimiento hacia el dolor causado por una violencia desempeñada a toda velocidad fueron su seña de identidad, por eso siempre fueron calificados de ramplones. Pero sus personajes no eran caracteres fuera de contexto político y social. Su periodo más fecundo, las décadas de los treinta y los cuarenta, coincide con los años más turbulentos del siglo XX. Los Tres Chiflados encarnaron como ningún otro la clase obrera. Siempre caracterizados como trabajadores de cualquier índole, buscaban en sus cortos remarcar las diferencias de clase: retrataban una aristocracia ostentosa en plena era de la Gran Depresión, eran despedidos, desahuciados de sus pensiones, buscaban un trabajo. Los tortazos directos a la clase alta eran muy del agrado de un público asfixiado por la crisis.

Los Tres Chiflados conocieron diversas formaciones en su dilatada carrera, con 190 cortos rodados entre 1922 y 1970. En 1940, año de «You Nazty spy!», el grupo estaba conformado por el trío más popular y recordado: Moe Howard, Curly Howard y Larry Fine. Moe actuaba siempre en los cortos como líder violento y torturador sin sentimientos, un carácter mucho más propicio para interpretar a Hitler que cualquier otro actor en la historia del cine.

Otras películas antinazis

«You Nazty spy!» no fue el único film antinazi del conjunto. El corto tuvo su secuela en «I’ll never Heil again» (Nunca volveré a decir Heil), estrenada en julio de 1941, cinco meses antes del ataque a Pearl Harbor y la entrada de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial. Entre 1941 y 1945, Los Tres Chiflados se sumaron al esfuerzo de guerra con nuevas obras de tono propagandístico. Y en la Guerra Fría también añadieron contenido político con cortos donde caracterizaron a Josif Stalin.

Sonidos para edulcorar golpes

El ingenioso uso de efectos de sonido propició el éxito de Los Tres Chiflados. No importa lo fuerte que sea el golpe, el dolor siempre desaparece y nadie sale realmente herido. El manejo de los sonidos era su clave para desdramatizar la violencia: los mamporros en la cabeza tenían el sonido de un golpeo a un yunque para dar a entender que son cabezaduras; el estómago es un timbal; y el piquete de ojos un punteo a una cuerda de violín. El escritor norteamericano Jack Kerouac entendía que la clave poética de Los Tres Chiflados era la onomatopeya.

Texto extraído del sitio: https://www.abc.es/play/cine/abci-chiflados-hitler-nazty-201208180000_noticia.html

Dejá tu comentario