Los Montesco y los Capuletti en Kentucky

Una muy sangrienta y no muy heroíca historia de 'cowboys'

Más de un siglo después de que hicieron historia en Kentucky y Virginia Occidental (West Virginia), los Hatfield y McCoy se han íconos de las disputas entre familias, incluso si las razones por las que comenzó su lucha pueden parecer haberse perdido en el tiempo.

En diciembre de 1864, Asa Harmon McCoy dejó el Ejército de la Unión y regresó a su casa en Kentucky. Apenas 13 días después, fue asesinado por un grupo de guerrilleros pro-confederados dirigidos por un hombre llamado Jim Vance. Vance era primo de “Devil” Anse Hatfield, jefe de la prominente familia Hatfield de la vecina Virginia Occidental, y el asesinato que cometió resultaría ser el comienzo de una de las disputas de sangre más famosas de la historia entre los Hatfield y McCoys.

El asesinato de McCoy fue una forma de retribución para el papel que la unidad de McCoy, los Guardias del Condado de Pike, había tomado en el tiroteo de un amigo de Anse Hatfield.

Anse juró venganza por el tiroteo, así que Anse y su primo Jim organizaron ataques contra soldados de la Unión en la Guardia del Condado de Pike como McCoy. Aunque no había pruebas que vincularan a Anse con la muerte de McCoy, parece probable que estuviera involucrado.

Cuando la guerra terminó, la violencia comenzó a decaer de manera importante. Probablemente habría sido el final de la disputa de Hatfields y McCoys si no hubiera sido por un lindo cerdito.

Trece años después de la muerte de Harmon, el patriarca de la familia, Randolph McCoy, llevó a los Hatfields a la corte por robar uno de sus cerdos. El caso terminó frente al Juez de Paz local, Anderson Hatfield.

Anderson era otro de los primos del diablo Anse, y falló por su familia basándose en el testimonio de un hombre llamado Bill Stanton. Stanton estaba técnicamente relacionado con ambas familias, lo que lo convirtió en un testigo bastante neutral. Pero el fallo no le cayó bien a los McCoy. Dos años más tarde, dos hijos de McCoy, Sam y Paris, mataron a Stanton.

Los McCoy pudieron argumentar que el tiroteo fue en defensa propia, y fueron absueltos del asesinato.

Una vez más, ese podría haber sido el final del feudo de Hatfields y McCoys. Pero como en todas las grandes historias de familias feudales, surgieron dos amantes traicionados por Cupido.

Roseanna McCoy, hija de Randolph McCoy, pronto huyó de su casa para vivir con Johnse Hatfield, el hijo de “Devil” Anse.

Los McCoy consideraron este romance una traición y repudiaron a Roseanna. Pronto Roseanna descubrió que Johnse no era exactamente el Romeo que ella en principio había idealizado. Johnse era un mujeriego notorio, y a pesar de atraer a Roseanna lejos de su familia, continuó sus escandolosos romances, para usar una palabra diplomática, con otras mujeres. Finalmente habiendo soportado demasiado, Roseanna volvió con los McCoy.

Cuando Johnse apareció ante los McCoy para recuperar a Roseanna, lo tomaron como rehén e hicieron planes para entregarlo a las autoridades para responder por una orden de captura bajo el cargo de producir bebidas alcoholicas de manera ilegal. Todavía enamorada de Johnse, Roseanna montó a caballo a la medianoche para advertir a Anse Hatfield. Éste inmediatamente organizó un grupo de rescate y emboscó a los McCoy, liberando a Johnse. La experiencia vivida por Johnse no parece haberle cambiado mucho, ya que pronto abandonó a una embarazada Roseanna para casarse con su prima, Nancy.

Obviamente, todo el episodio dejó abundante mala sangre entre los Hatfield y McCoy.

Esa mala sangre contenida pronto explotó en una celebración del día de las elecciones en Kentucky en 1882. Allí, tres de los hermanos de Roseanna se toparon con Ellison Hatfield, el hermano de “Devil” Anse. Una pelea estalló, y Ellison fue apuñalado 26 veces. Un grupo de Hatfields que sirvieron como policías condujeron un arresto civil contra los hermanos McCoy y los trasladaron a la cercana Pikeville para ser juzgados.

Pero antes de llegar allí, Anse Hatfield y un gran grupo de hombres armados se reunieron con el grupo y llevaron a los McCoy a Virginia Occidental. Ellison murió de sus heridas poco después, y como venganza por su muerte, los Hatfield ejecutaron a los McCoy. Cuando los cuerpos fueron examinados más tarde, había más de cincuenta heridas de bala en ellos.

En 1886, Jeff McCoy mató a un hombre llamado Fred Wolford, y Cap Hatfield, que sirvió como agente de paz (un oficial con autoridad policial limitada, por lo general activo en una pequeña ciudad), fue enviado a perseguirlo. Cap Hatfield y un socio llamado Tom Wallace persiguieron a McCoy a las orillas de un río cercano, donde lo mataron a tiros. Unos meses más tarde, Wallace fue asesinado en represalia.

Luego de tanta sangre derramada, los Hatfield decidieron poner fin a la contienda de una vez por todas. Claro, de una manera especial.

En la víspera de Año Nuevo de 1888, Cap Hatfield y Jim Vance llevaron a un grupo de hombres Hatfield a la cabaña de la familia McCoy y le prendieron fuego en medio de la noche. Mientras los McCoy salían de la gran casona espantados por las llamas, los Hatfield abrieron fuego. Dos de los hijos de Randolph McCoy fueron asesinados a tiros, aunque Randolph logró escapar y trasladó al resto de su familia a Pikeville.

El asesinato de dos hijos de Randolph McCoy -a sangre fría- convenció al Gobernador de Kentucky de que había llegado el momento de intervenir, y envió al Sheriff Frank Phillips para proteger a los McCoy. Phillips y un grupo de hombres de McCoy comenzaron a perseguir a los Hatfields y lograron acorralar y matar a Jim Vance. Cuando Anse “Devil” Hatfield se enteró de la muerte de su primo, organizó un grupo de asalto para una ofensiva final contra los McCoy.

Los dos grupos se reunieron cerca de la frontera con Virginia Occidental cuando el grupo del Sheriff Phillips se equivocó al quedar en el centro en una emboscada de Hatfield en Grapevine Creek. Un intenso tiroteo estalló, pero los McCoy comenzaron a ganar ventaja. Al final del día, la mayoría de los Hatfield habían sido capturados.

Los hombres fueron llevados de vuelta a Kentucky para ser juzgados por los asesinatos de los hijos de Randolph. Debido al hecho de que los Hatfields habían sido extraditados ilegalmente de Virginia Occidental, la Corte Suprema de los Estados Unidos se vio obligada a pronunciarse sobre el asunto. Declaró que los fugitivos traídos de vuelta a una jurisdicción ilegalmente todavía podían ser juzgados, y se permitió que los juicios continuaran.

Eventualmente, la mayoría de los Hatfields capturados fueron sentenciados a largas penas de prisión, excepto por el hijo ilegítimo de Ellison Hatfield, quien fue ahorcado porque fue identificado directamente como responsable del asesinato de una de las hijas de Randolph McCoy.

Ese fue en gran parte el final de todo el asunto entre los Hatfield y McCoys, aunque las pruebas de los involucrados continuaron durante años. Pero el feudo de Hatfields y McCoys pronto se convirtió en una parte legendaria del folclore de los Apalaches y hasta el día de hoy es recordado como la rivalidad entre familias más sangrienta en la historia de Estados Unidos, hasta las disputas entre las “familias” mafiosas.

fff

Texto extraído del sitio: https://prisioneroenargentina.com/index.php/2019/10/16/los-hatfield-y-los-mccoy/

Dejá tu comentario