MedicinaWilliam Thomas Green Morton | Horace Wells | Ebenezer Hopkins Frost | John Collins Warren | Gilbert Abbot | anestesia | Henry Jacob Bigelow | Oliver Wendell Holmes | Química

Los conflictos por la anestesia

Esta es la historia de uno de los promotores de la anestesia general, William Green Morton, un odontólogo norteamericano que reclamó sin éxito el patentamiento de este procedimiento, aunque no fue ni el primero ni el último en usarlo. Entonces se desató un debate que tiene consecuencias hasta el día de la fecha. ¿Quién tiene el derecho de lucrar a expensas de un producto que beneficiará a toda la humanidad? En todo caso ninguno de los implicados en esta historia logró ese cometido.

El 16 de octubre se celebra el Día del Anestesiólogo, conmemorando la primera demostración pública de una cirugía con anestesia, la que realizó, en 1846, William Morton en el Massachussets General Hospital. Sin embargo, los inicios de esta técnica, que supondría uno de los mayores avances de la Medicina moderna, estuvieron rodeados de celos, querellas, lucha de patentes y “sombreros ajenos“.

wtg_morton.jpg
William Morton
William Morton

William Thomas Green Morton nació en Charlton, Massachussetts, el 9 de agosto de 1819. Hijo de un granjero, tuvo que aceptar diversos empleos (tipógrafo de imprenta, comerciante…) para pagarse los estudios.

En 1840 ingresó en el Baltimore College of Dental Surgery, primera escuela del mundo de odontología. Dejaría Baltimore sin haber terminado su formación, que completaría en Hartford, Connecticut, bajo las enseñanzas de Horace Wells.

Wells_Horace.jpg
Horace Wells
Horace Wells

Un año después de que Morton dejara de trabajar con Wells, éste empezó a usar en sus intervenciones óxido nitroso, conocido como gas hilarante. Había observado cómo una persona que estaba bajo sus efectos había sufrido heridas sin sentir dolor. Esto le llevó a probarlo en sí mismo mientras su ayudante le extraía una muela, y el éxito del procedimiento fue innegable. Pero cuando quiso presentarlo públicamente en Boston el paciente se movió, la administración del gas se interrumpió, y la demostración resultó un fracaso. Wells había hecho el ridículo.

En 1843, Morton se casa con Elizabeth Whitman. Los señores Whitman consideraban que la profesión de dentista no era suficientemente digna para el marido de su hija, por lo que pusieron la condición de que Morton estudiara Medicina. Así que en 1844 Morton comenzó en Harvard los estudios de Medicina, que tampoco terminaría.

Cuando Wells fracasó con el óxido nitroso, Morton estaba ya estudiando Medicina, y se interesó por una sustancia que pudiera resultar más efectiva. Parece ser que Charles Thomas Jackson, su profesor de química, le sugirió que el éter podía ser la solución. Tras experimentar en ratas, peces, insectos, gallinas y su propio perro, Morton realizó experimentos consigo mismo.

PSM_V19_D302_Charles_Thomas_Jackson.jpg
Charles Thomas Jackson
Charles Thomas Jackson

El 30 de septiembre de 1846 se presentó la oportunidad que llevaba tiempo buscando: el chelista Ebenezer Hopkins Frost, que se moría de miedo ante una necesaria extracción dentaria, accedió a probar con éter. La intervención resultó un éxito y Frost despertó sin haber sentido dolor alguno. Al día siguiente se publicó la noticia en el Boston Daily Journal.

Morton quiso entonces hacer una demostración pública. Consiguió interesar al cirujano jefe del Hospital General de Massachussets, John Collins Warren, que le invitó a realizarla el 16 de octubre de 1846. Para enfado del cirujano, Morton llegó tarde: estaba preparando una especie de vaporizador para administrar el éter.

05-inhalador-eter-invento-anestesia_ee95cdf3_800x768.jpg
Inhalador de éter usado por Morton

Inhalador de éter usado por Morton

Gilbert Abbot, trabajador de una imprenta, pasaría a la historia al serle extirpado un tumor cervical bajo los efectos de la anestesia. Warren quedó impresionado. Había nacido la anestesia moderna.

No hubo que esperar mucho para volver a intentarlo. Al día siguiente, el urólogo George Hayward extirpó un tumor bajo los efectos del éter. La admiración general se desataría el 7 de noviembre, cuando Henry Jacob Bigelow amputó a una pierna a una joven anestesiada. Poco tiempo después el éter ya se utilizaba también en Europa. Fue Oliver Wendell Holmes, en ese mismo mes de noviembre, el que bautiza a las sustancias sedantes con el nombre de anestesia.

Captura de Pantalla 2020-08-09 a la(s) 13.15.08.png
Bigelow y Holmes
Bigelow y Holmes

Pero entonces llegó la guerra de patentes y la obsesión de Morton por alcanzar el reconocimiento (y los beneficios económicos) de la invención de la anestesia. Morton había querido ocultar inicialmente la sustancia utilizada, para así poder disfrutar de la patente, y lo llamó Letheon (que deriva del griego “olvido”). Pero tras la cirugía de Bigelow se vio obligado a revelar cuál era la sustancia empleada. Entonces empezó la lucha judicial, en la que se vieron inmersos Wells, Jackson y el propio Morton. La disputa duraría hasta el fallecimiento de Morton y acabaría por arruinarle a él y provocar el suicidio de Wells.

Pero la pelea por la patente no solo le arruinó económicamente, sino que propició la condena por parte de la clase médica de la época: les parecía insolidario que se restringiera el uso de un avance tan importante en la Medicina. Morton se defendió diciendo que no lo hacía por dinero, sino para asegurar que la anestesia se aplicaba con seguridad, pero sus repetidos intentos por conseguir reconocimiento, dinero y patentes en diversos países parecían quitarle la razón. Incluso solicitó en varias ocasiones un reconocimiento formal y una recompensa al Congreso de los Estados Unidos, que se los negó repetidamente.

En realidad, Morton no solo se había basado en las ideas de Wells (emplear una sustancia que disminuyera el dolor) y Jackson (elegir el éter para ese objetivo), sino que ni siquiera había sido el primero en usar éter. Lo había hecho ya Crawford Williamson Long el 30 de marzo de 1842, pero cometió el error de no publicarlo. Lo que es innegable es que Morton fue el primer en demostrar públicamente la eficacia de la anestesia.

Portrait_of_Crawford_Williamson_Long._Wellcome_M0003193.jpg
Crawford Williamson Long
Crawford Williamson Long

Obsesionado con el reconocimiento (y el dinero) que no terminaba de llegar, Morton murió arruinado el 15 de julio de 1868, con apenas 49 años, a causa de un ictus.

TEXTO EXTRAÍDO DEL SITIO https://curaraveces.wordpress.com/2017/10/22/william-morton-el-autentico-padre-de-la-anestesia/

Dejá tu comentario