LugaresParís

Los bombardeos de París

Durante toda la Primera Guerra Mundial, la ciudad de París sufrió numerosas incursiones de bombardeo desde el aire, llevadas a cabo por aviones o por zeppelines. Los historiadores cifran en 27 el número de estos raids aéreos, durante los cuales se lanzaron más de 700 bombas. El número de víctimas ascendería, según sus datos, a 266 personas.

Los ataques dejaron amplia huella en el sentir de los parisinos. Sirva como ejemplo el bombardeo de un zeppelin que sufrió el pueblo de París en la noche del 29 de enero de 1916:

Los periódicos franceses han publicado un interesantísimo relato del bombardeo realizado por un zeppelin, pues á última hora se ha descubierto que fué solamente uno el atacante, y no varios, como se había creído al pronto. El dirigible alemán dejó caer unas 17 bombas, de las que 14 explotaron, causando además de 25 muertos y 32 heridos, los destrozos consiguientes en los edificios.

La crónica de Mundo Gráfico continuaba describiendo con detalle el funcionamiento de las bombas y el efecto que producían. Los diarios también recogieron con detalle las informaciones que llegaban sobre el ataque. La Época señaló que casi todas las víctimas se encontraban en sus casas.

Casa destruida por el bombardeo del zeppelin el 29 de enero de 1916.jpg
Casa parisina destruida tras el bombardeo del zeppelin alemán el 29 de enero de 1916.
Casa parisina destruida tras el bombardeo del zeppelin alemán el 29 de enero de 1916.

Con las luces del día, algunos parisinos se congregaron en los lugares en los que habían caído las bombas, mientras los periódicos adelantaban informaciones sobre cómo pudo producirse: al parecer, según apuntó Le Petit Parisien, la altura a la que se encontraba el aparato alemán y la densa bruma que rodeaba la capital francesa dificultaron la acción defensiva de los aeroplanos situados en las cercanías. Por su parte, Le Matin recordó aquella recompensa que propuso cuando se produjo el primer ataque con zeppelines:

Recorte de Le Matin, Contre les pirates de l'air.jpg
Le Matin recuerda la recompensa de 25.000 francos para aquellos que lograran abatir a un zeppelin.
Le Matin recuerda la recompensa de 25.000 francos para aquellos que lograran abatir a un zeppelin.

Además de las casas destruidas, las bombas cayeron en la vía pública. Quizá la más llamativa fue una que produjo un gran agujero en el suelo, al caer exactamente por donde transcurrían los túneles del metro:

Multitud observa el agujero causado por el bombardeo del zeppelin
Una multitud observa los daños producidos por una bomba lanzada por el zeppelin.
Una multitud observa los daños producidos por una bomba lanzada por el zeppelin.

El impacto de aquel ataque de zeppelin se dejó sentir en el pueblo parisino. En los siguientes días, Le Journal publicaba consejos prácticos para protegerse en el caso de que el zeppelin regresara.

Los preparativos de un gran funeral público se pusieron en marcha. El impacto que tuvo este ataque se puede medir por el multitudinario acompañamiento de los parisinos a las comitivas fúnebres.

Multitud en la comitiva fúnebre de las víctimas del zeppelin
Comitiva fúnebre de las víctimas del bombardeo del zeppelin.
Comitiva fúnebre de las víctimas del bombardeo del zeppelin.

La crónica que de este acontecimiento hizo Mundo Gráfico, permite ponderar la magnitud de éste:

El entierro de las víctimas que las trece bombas lanzadas por los «zeppelines» causaron en París, constituyó una grandiosa é imponente manifestación, más que de duelo, con sentido muy hondo todos los circunstantes, de exaltado patriotismo, de protesta contra un atentado, que en su sentir, reflejado por su prensa, está reñido con todo sentimiento humanitario y contra la nobleza que en toda contienda debe resaltar por encima de la animosidad. Todo París —y nunca fué más justo ni más exacto este tópico— se asoció á la manifestación, y el dolor por las desgracias ocurridas, tanto como las ansias de desquite, templaban todos los ánimos, dándoles entereza y bríos para proseguir la campaña hasta el logro definitivo de la victoria.

Sirva este pequeño ejemplo para ilustrar los más cruentos episodios más allá de las líneas de los frentes de batalla.

Temas

Dejá tu comentario