LugaresHitler

Los 30 minutos que desataron a Hitler

El Hofbräukeller, en Múnich, no es una cervecería cualquiera. Situada en un sótano de estilo neo renacentista en el corazón de la capital bávara, fue escenario del primer y efervescente discurso político de Adolf Hitler el 16 de octubre de 1919 y terminó convertida en sede no oficial del partido nazi, albergando muchos de sus actos en años posteriores. Curiosamente, en el apartado «Historia» de su página web esa fecha ni siquiera es mencionada.

Fue en la cervecería Hofbräukeller, el 16 de octubre de 1919, hace 100 años, donde aquel hombre anónimo tuvo la oportunidad de darse a conocer al público. Un público reducido, apenas 111 personas aproximadamente, pero que salieron «electrizadas» tras escuchar el primer discurso político de Hitler, que actuaba como segundo orador de la noche.

Aquel bautismo político supuso un acontecimiento decisivo en la vida de Hitler. A sus 30 años, aquel hombre nacido en la localidad austriaca de Braunau am Inn, había protagonizado una vida plagada de fracasos y ahora, al fin, descubría que tenía un don: «Yo sabía hablar», señaló él mismo con llamativa simpleza.

Con esa satisfactoria primera experiencia, esos 30 minutos que le permitieron «soltarse» de forma triunfal hasta llegar al vértigo, Hitler se entregó aún con más denuedo a su carrera política.

hbk-600.jpg
La cervecería Hofbräukeller hoy.
La cervecería Hofbräukeller hoy.

Temas

Dejá tu comentario