PersonajesJohn Harvey Kellogg | Corn Flakes | medicina

Las manías del Will K. Kellogg

No todo tratamiento médico tiene demostrada su efectividad científicamente y hay tratamientos médicos cuya efectividad no ha podido ser confirmada por el análisis estadístico pero subsisten y son de uso extensivo, gracias a la mitología popular y al auspicio no siempre bien intencionado de profesionales de la medicina.

Un claro ejemplo es el Dr. John Harvey Kellogg (1852-1943), cuyo nombre quedó inmortalizado en los célebres cereales que aseguraban a aquel que los consumiese una larga vida.

El Dr. Kellogg estaba interesado en dos temas: la eugenesia y la evacuación de los intestinos.

Era este doctor un entusiasta de la selección de individuos que asegurasen el mejoramiento de la raza, sin embargo el Dr. Kellogg no tuvo descendencia propia… por elección. En 1879 se casó con Ella Ervilla Eaton pero el matrimonio nunca se consumó por decisión de la pareja. Vivieron en casas separadas (para evitar las tentaciones, damos en suponer) y adoptaron 40 hijos que llevaron el apellido del doctor.

John_Harvey_Kellogg_cph.3b33669.jpg
John Harvey Kellogg.
John Harvey Kellogg.

En su clínica de Battle Creek seguía los preceptos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día promoviendo los beneficios de la dieta vegetariana y el ejercicio. Por ese entonces se discutía la conveniencia de mantener materia en putrefacción dentro de nuestro cuerpo. No podía haber nada bueno para el organismo en retener tanto excremento. A tal fin Kellogg promovía la rápida eliminación de la materia fecal acelerando el tránsito o en su defecto eliminándola con frecuentes y extensos enemas en los que era capaz de inyectar 57 litros de agua por el recto de sus pacientes para asegurar su pulcritud.

BattleCreekSanitorium.jpg
Ejercicios de respiración en la clínica Battle Creek (c. 1900).
Ejercicios de respiración en la clínica Battle Creek (c. 1900).

El doctor también promovía el consumo de yogur siguiendo los preceptos del Premio Nobel ruso Iliá Ilich Méchnikov. A diferencia del ruso, quien propugnaba su ingesta, Kellogg insistía en administrarlo por el otro extremo del aparato digestivo.

John y su hermano Will fundaron una empresa para producir cereales integrales. Al principio anduvo todo bien, pero los cereales sin azúcar no eran tan apetitosos. ¿Había que agregar azúcar o no?, esa era la cuestión. Will y John se trenzaron en una larga disputa. El primero quería agregar azúcar, y el segundo sostenía que la sacarosa solo alimentaba a las bacterias malas que pululan en nuestros intestinos. Esta discusión terminó con la separación de Will de la empresa familiar y creó los hoy famosos Corn Flakes que saboreamos con nuestros desayunos. Eso sí, John nunca más le volvió a hablar a su hermano.

CornFlakesAdvertizement1910s.jpg
Antiguo anuncio de Corn Flakes.
Antiguo anuncio de Corn Flakes.

A fin de acelerar el tránsito intestinal de sus pacientes John creó la silla vibratoria del Battle Creek, aparato que sacudía violentamente a los pacientes a fin de estimular las peristalsis intestinal y asegurar una pronta evacuación.

Como el método parecía funcionar en otros males, el Dr. Kellogg prolongó sus indicaciones hacia otras afecciones multifacéticas como la cefalea y el dolor de espalda.

pd_the_battle_creek_sanitarium_system-109_vibrotheraphy.jpg
Silla vibratoria.
Silla vibratoria.

En la última etapa de su vida John Kellogg profundizó en un tema que lo tenía muy preocupado ya que en la autograficación onamistica (léase masturbación) veía la causa de los males que aquejaban a hombres y mujeres por igual. Los consejos para evitarla y la corrección de estos vicios merecerán un articulo ad hoc.

John Harvey Kellogg murió en 14 de diciembre a los 91 años, una edad avanzada que nos hace sospechar que en la abstinencia sexual, la ingesta de cereales y los enemas frecuentes pueden esconderse el secreto de la longevidad, aunque uno se pregunte si en esas condiciones vale la pena llegar a viejo.

kelloggs.jpeg

Dejá tu comentario