HistoriaWinston Churchill | Dunkerque | Estados Unidos

Las horas más oscuras y la hora de la verdad

¿Qué tan exacta es la película sobre Winston Churchill y la decisión de evacuar Dunkerque?

Las horas más oscuras es una excelente puesta en escena de uno de los momentos más dramáticos de la historia contemporánea. Las tropas británicas estaban acorraladas en Dunkerque y el gobierno británico hesitaba entre continuar solo una lucha desesperada (Estados Unidos no tenía intenciones de inmiscuirse en lo que muchos estadounidenses creían que era una «guerra europea») o capitular con el Eje. El diálogo telefónico que mantiene Winston Churchill con su homólogo Franklin D. Roosevelt muestra a las claras que Estados Unidos no tenía muchas intenciones ni «posibilidades» de colaborar.

Hasta el momento, el Primer Ministro Arthur Neville Chamberlain había llevado adelante una política «inocente» frente al avance de Hitler. El único que había advertido sobre las intenciones expansionistas del Führer había sido Winston Churchill, al que muchos achacaban el fracaso de la Campaña de Noruega en la Segunda Guerra Mundial, y el desastre de Galípoli durante la Primera Guerra Mundial (aunque en la película el personaje de Gary Oldman rebate este asunto).

La derrota del Ejército británico-francés y el sitio de Dunkerque fue el golpe final al gobierno de Chamberlain, quien por otro lado sufría un avanzado cáncer de colon que lo obligaba a ingerir morfina. A su muerte, fue el mismo Churchill quien habló ante la tumba de su predecesor.

churchill.jpg

Al asumir, Churchill se dirigió al Parlamento con su hoy célebre discurso (que entonces pasó bastante desapercibido): «Solo tengo para ofrecerles sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor» (I have nothing to offer but blood, toil, tears and sweat). No muchos políticos de hoy día tendrían el coraje de expresar el grado de fragilidad, impotencia e incertidumbre que Churchill sabía que debería compartir con el electorado en los tiempos que se avecinaban.

La idea de enviar miles de frágiles veleros para rescatar a las decenas de miles de soldados acorralados en Dunkerque solo podía nacer de la desesperación.

Fue el éxito de esta operación el que le permitió recuperar la confianza de una Inglaterra abatida por el derrotismo.

Es verdad que muchos dentro del partido Conservador apoyaban a Lord Halifax, pero fue él mismo quien declinó su candidatura a Primer Ministro porque no tenía apoyo dentro del partido Laborista.

En sus memorias, Halifax reconoce que Churchill era el hombre indicado para liderar el país en esas horas tan oscuras.

darkest hours

La escena menos precisa de esta construcción de época es el curioso viaje en subterráneo que Churchill emprende camino al Parlamento. Si bien como Primer Ministro y durante la guerra Churchill tomó contacto personal con los ciudadanos de Londres, no hay constancia que haya realizado ese viaje ni tampoco que recibiese un apoyo tan contundente de la gente común para volcarse a una guerra que prometía ser tan dura como la Gran Guerra (que le había costado a Inglaterra la pérdida de millones de ciudadanos).

Por último, y es un detalle menor, el papel de su secretaria Elizabeth Layton no fue tal como se lo describe en la película, debido a que Elizabeth comenzó sus tareas días después de lo acaecido en Dunkerque. En sus memorias detalla las luces y sombras de este gran hombre, su espíritu bipolar que por momentos se emocionaba, lloraba y se le quebraba la voz y en otros era «brusco, impredecible, considerado, encantador, demandante, gruñón, que se enojaba rápidamente y que todo lo olvidaba. Uno podía amarlo con profunda devoción, pero era difícil de trabajar aunque lo quisiese. Eso sí, siempre fue muy divertido…».

ElizabethNel.jpg.CROP.promo-xlarge2.jpg
        <p>La actriz Lily James como Elizabeth  y la real Elizabeth Layton</p><p></p>

La actriz Lily James como Elizabeth y la real Elizabeth Layton

Churchill y las horas más oscuras de Inglaterra y del mundo…

Dejá tu comentario